Música

‘Obvio’, de Kiko Veneno: “Esta canción me marca un listón”

Estrenamos el vídeo de uno de los temas clave del último disco del artista, ‘Sombrero roto’

El último disco de Kiko Veneno es Sombrero roto (2019), un álbum que nos muestra a un artista vivo, inquieto, experimentando a pesar de su veteranía. Un álbum con profusión de electrónica con unos textos de lo mejor de su carrera. Obvio es una de las canciones clave de este trabajo, un tema de amor que huye de la cursilería para acercarse a la pureza del sentimiento, con toda su ingenuidad y esplendor. Ahora esa canción tiene su extensión visual y narrativa con un vídeo que ha realizado su hijo Adán (de nombre artístico Akimoski), y que estrenamos en EL PAÍS.

Padre e hijo conversan aquí sobre las intenciones y emociones de su trabajo conjunto:

Kiko: Obvio es una canción con mucha verdad, y bonita. Con el tiempo parece que he podido depurar, y hablar de amor de una forma poética, y con mucho sentimiento. También es bonita por lo bonito. Yo siempre he tenido una parte inconformista, de insatisfacción con mis facultades vocales, con mi voz. Empecé siendo muy rockero, en Veneno quería llamar la atención. Y Obvio está lejos de eso. La voz está muy en su sitio, adentro, templada. Me satisface haber hecho ese recorrido. Que todo este musicalmente en su sitio y se vea la persona, la verdad, no se consigue fácilmente. Escucho Obvio y me parece que devuelve algo sustancial; hay magia en la música cuando la voz, aunque no sea bonita ni muy dotada, como la mía, canta lo justo. Canta emocionante, yendo al corazón de la melodía.

Akimoski: Hombre, diría que tiene muchas canciones así. Yo nací, por ejemplo.

Kiko: Que sonaran así, con ese convencimiento, con esa voz tan grave y tan cuajada… No. Esta canción me marca un listón: las que tengo que hacer desde ahora tienen que ser aún más verdaderas. Compartir desde la esencia.

Akimoski: Desde luego está canción habla de cosas esenciales, de amor. En el vídeo siempre vislumbré una relación de pareja, claro, pero me parecía muy claro que se encarnaban en algo simple, sencillo, natural. Algo así como el primer amor, que es muy puro y pasional.

Kiko: Si, habla de amor a primera vista, de enamorarse. De ese momento en que la parte racional no carbura, se queda bloqueada: no puedo dejar de pensar en ti.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Lo más visto en...

Top 50