No lo llamen “nueva normalidad”, llámenlo “normalidad chunga”

En contra de la utilización de los eufemismos amables

Un camarero llevando unas consumiciones el pasado 11 de mayo en una terraza de Tarragona.
Un camarero llevando unas consumiciones el pasado 11 de mayo en una terraza de Tarragona.EMILIO MORENATTI / AP

Esta epidemia ha confeccionado una serie de pseudoneologismos serie B que me ponen enferma, aunque el que me resulta más tedioso —por reiterado— es la expresión “nueva normalidad”. Ya me parecía antipática en la crisis del 2008 —cuando se codificó en Estados Unidos—, pero en este momento de caos y muerte me resulta un insulto a la inteligencia: ahora no solo hemos perdido empleos y capacidad de consumo —que también—, sino nuestra vida como la conocíamos. Y no me estoy quejando, que conste: se trata de una s...