¿En qué momento surgió la palabra perroflauta?

La RAE actualiza su ‘Nuevo Diccionario Histórico del Español’, disponible en Internet, con la historia y etimología de 704 palabras más

Nuevas palabras en el 'Diccionario Histórico Español'.
Nuevas palabras en el 'Diccionario Histórico Español'.Samuel Sánchez

La primera vez que se documenta la palabra perroflauta, con el significado de “persona, generalmente joven y de aspecto desaliñado, que toca la flauta como medio de subsistencia y suele ir acompañada de un perro”, fue en el año 2005, en un artículo publicado en La Vanguardia, aunque antes había ejemplos porque existía un grupo musical con ese nombre. Desde hoy se puede conocer la historia y etimología de este término con la actualización del Nuevo Diccionario Histórico del Español (NDHE), que ha anunciado la Real Academia Española (RAE) sobre esta obra disponible solo en Internet.

La institución señala que este diccionario, puesto en marcha en 2013, en coincidencia con el tricentenario de la RAE, una obra relacional para descubrir los vínculos entre palabras y sus significados, se amplía ahora con 704 artículos pertenecientes a distintos ámbitos: animales, enfermedades, instrumentos, máquinas bélicas e indumentaria. Esta labor se ha desarrollado desde septiembre de 2019 por un equipo de ocho personas, formado por una coordinadora y siete lexicógrafos, más el departamento técnico de la RAE. Estos nuevos términos comprenden 1.034 acepciones y más de 15.700 ejemplos.

Con ello, filólogos y aficionados a la lengua española pueden ver la evolución del idioma y sus palabras, pero también la propia evolución y debates de la sociedad en diferentes momentos, subrayan en la RAE. Ponen como ejemplo, un término de los que se oponen al confinamiento de los delfines en ciertos recintos (antidelfinarios) o a la caza de focas (antifocas) o, en el caso de los movimientos sociales, a la aparición de los yayoflautas.

La RAE explica que el método de trabajo para el NDHE consiste en redactar “artículos en función de su pertenencia a una misma familia léxica o en virtud de las relaciones semánticas que mantienen con otros vocablos”. Esto quiere decir que al teclear en el buscador de este diccionario “perroflauta”, también nos ofrece la historia, igualmente desde sus primeras referencias, de palabras como perroflautada, perroflautesco o perroflautil, entre otras de la misma familia.

Esa labor investigadora se puede realizar también con voces como cachalote, delfín (del que no solo existe la conocida derivada delfinario, sino también delfinear o delfinorrinco); foca (y su familia, que incluye foquero, foquina o foquístico); guacamayo, marsopa…

En cuanto a palabras que designan enfermedades, los académicos se han centrado en la historia del vocablo gota, de la que no solo han surgido términos relacionados con la dolencia, sino que forman parte de su familia léxica gotera o gotelé, que nada tienen que ver con la dolorosa gota. Aún no se ha llegado a actualizar todo lo vinculado con el coronavirus, pero sí con la listeria, palabra que estuvo en primera plana hace unos meses por el brote en Andalucía relacionado con partidas defectuosas de carne mechada.

Otras familias de palabras que se han enriquecido son las vinculadas a determinados instrumentos de medida, como acetímetro, alcoholímetro, gleucómetro (que mide la densidad del mosto), o pesaorina (la del pis)… En el campo de los instrumentos musicales destacan chalaparta (txalaparta), pífano y las palabras relacionadas con chifla, que se documentó, ya en 1611, como “sonido agudo producido al expulsar el aire con cierta fuerza por la boca a través de los labios fruncidos o con los dedos colocados en ella de manera adecuada”, en el Tesoro de la lengua castellana o española de Covarrubias. Con ella, chiflar, chiflado, chifladura…

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50