Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hungría sale de Eurovisión en pleno auge de la homofobia en el país

El gobierno de ultraderecha considera el festival “demasiado gay”

hungria eurovision
Conchita Wurst celebra su victoria en Eurovisión en 2014. Getty Images

Hungría no participará en el festival de Eurovisión 2020, que se celebrará en Róterdam (Holanda) en mayo. La televisión pública MTVA no ha querido explicar las razones de la retirada, que llega en un momento de ascenso del discurso homófobo en el país, gobernado por el ultraderechista Viktor Orbán. Según fuentes del medio público citadas por la web de noticias index.hu, Eurovisión es considerado “demasiado gay” entre los líderes del gobierno.

Los trabajadores de la cadena interpretan que la decisión está relacionada con la vinculación del festival a la cultura LGBTI, según fuentes de la emisora, citadas por The Guardian. Las mismas fuentes han señalado que la retirada no ha sido una sorpresa porque encaja en la forma de actuar de la televisión pública húngara, que no ofrece una cobertura positiva de noticias relacionadas con los derechos del colectivo LGBTI, salvo la celebración del Orgullo.

El portavoz de Orbán, Zoltán Kovács, ha descrito la historia de index.hu como fake news en Twitter. “No es inusual que miembros de la UER se tomen descansos en su participación. Desde su primera aparición en 1994, Hungría no ha estado presente en la competición en ocho ocasiones. Esperamos recibirles de vuelta a la familia de Eurovisión pronto”, explican en la Union Europea de Radiodifusión, la organización de la que depende el festival. Hungría ha participado 19 veces, las últimas nueve ya con Orbán al frente del país, y ha conseguido en dos ocasiones el segundo puesto.

András Bencsik, comentarista de un canal de televisión progubernamental, se ha referido a Eurovisión como “una flotilla homosexual” y ha dicho que no participar beneficia la salud mental de la nación. El parlamentario del partido opositor LMP, Péter Ungár, pidió explicaciones la semana pasada al gobierno. Solo recibió unas vagas declaraciones del Secretario de Estado del ministerio de Recursos Humanos, Bence Rétvári: “Ningún miembro del gobierno tiene la potestad de revisar ni controlar las decisiones de la cadena pública”.

En los últimos meses, las actitudes homófobas han aumentado en el círculo de Orbán. Un parlamentario de su partido pidió un boicot a Coca-Cola tras una campaña publicitaria con fotografías de una pareja gay, mientras que el presidente del parlamento húngaro comparó a los defensores del matrimonio igualitario y la adopción de parejas homosexuales con los pedófilos. "Moralmente, no hay diferencia entre el comportamiento de un pedófilo y el comportamiento de alguien que exige tales cosas", dijo. En 2018, la Ópera de Budapest suspendió el musical Billy Elliot después de una campaña de un diario progubernamental que afirmaba en diferentes artículos que los jóvenes que fueran a ver la obra corrían el riesgo de “convertirse a la homosexualidad”.

En lugar de participar en Eurovisión, la cadena pública ha comunicado que apoyará directamente las "valiosas producciones de los talentos de la música pop húngara" a través de un programa especial (el mismo que se usaba para elegir representante eurovisivo) que tendrá continuidad durante meses y un importante premio final.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información