Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los libreros madrileños denuncian a Amazon ante la Comunidad por “campaña ilícita”

En opinión de los comerciantes hay que atraer a los potenciales clientes “con actividades culturales, no con descuentos ilegales”

librerias madrid
Lola Larumbe, en la librería Rafael Alberti.

La Asociación de Empresarias y Empresarios del Libro de Madrid (Gremio de Librerías) ha denunciado a Amazon ante la Subdirección Generla del Libro de la Comunidad de Madrid por incumplir el artículo 9 y el 10 de la ley del libro vigente, en el lanzamiento de una polémica campaña de descuentos al 25%. Los dos capítulos supuestamente lesionados aluden al precio fijo de la venta al público y a las excepciones del mismo. No hay precedentes de una iniciativa similar entre los libreros españoles, que en los próximos días tienen previsto proseguir en otras comunidades como Comunidad Valenciana, Andalucía, Cantabria, Castilla-La Mancha, Galicia o Aragón. Además, la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL) estudia tramitar en los próximos días una demanda mercantil.

En ningún artículo de la Ley se permite establecer un descuento del 25% y, explican, "resulta engañoso llamar a esta campaña FIESTA DEL LIBRO, lo que induce a confusión con FERIA DEL LIBRO donde sí están permitidos descuentos, aunque hasta un 10%, no el 25%”, se lee en la denuncia a la que ha tenido acceso este periódico. “Solamente este hecho ya sería clara demostración de la mala fe del denunciado que intenta confundir al consumidor. La única “fiesta del libro” es la suya con este comportamiento ilícito”, añaden. Tramitan la denuncia ante la Comunidad de Madrid porque la denunciada comercializa allí sus productos.

Los libreros reclaman que se inicie expediente sancionador a la empresa Amazon “por incumplimiento de la infracción prevista en el artículo 17.2 a) de la Ley 10/2007 [la excepción de seis meses ofertado y expuesto y dos años de la última edición del título] y se resuelva sancionar a dicha empresa por infracción grave con la multa máxima prevista por la Ley por concurrir circunstancias agravantes de su responsabilidad, se amoneste públicamente a la infractora y ordene la publicación de la resolución en la página web de la editorial, así como en dos periódicos de difusión nacional”.

Una "campaña ilícita"

Los denunciantes sostienen que Amazon no demuestra que los libros ofertados tengan más de dos años desde la última edición, “tienen más de dos años desde su alta en su web, lo cual es materialmente muy distinto”. No es lo mismo estar en la web que en un almacén. Tampoco demuestra Amazon que los venga ofertando desde hace seis meses, dicen los libreros que han demostrado en la denuncia.

Para los libreros madrileños (que generan casi un tercio de las ventas nacionales) resulta “engañoso y desleal” hacer coincidir el inicio de esta “campaña ilícita” -el 6 de noviembre- con el día de las librerías, que se celebró el 8 de noviembre. Por eso señalan que el precio fijo debe ser respetado por todos los otros operadores comerciales (libreros, mayoristas, minoristas, etc).

Denuncian que “la web incluye miles de libros con ese descuento [25%] con la única discriminación aparente que hayan sido publicados antes del 31 de octubre de 2017”, indican. Se quejan de que la promoción esté integrada en la propia web, en un lugar preeminente, capaz de confundir al consumidor. En su opinión, la oferta debería estar separada de manera clara e indicada “como suele hacerse habitualmente en el sector”, y así lo indica la Ley, con las palabras “saldos”, “descabalgados”, “libros en liquidación”, “anteriores ediciones”.

Una fiesta

Pero muy al contrario, la campaña se llama “Fiesta del libro”. “Esto no deja de ser sarcástico, pues parece que la fiesta de un libro es vender el libro que no se ha vendido y a precio de saldo”, añaden. En opinión de los libreros hay que atraer a los potenciales clientes “con actividades culturales, no con descuentos ilegales”.

Creen que el control administrativo debe reforzarse ante los nuevos operadores en internet porque operadores como Amazon son “proclives a eludir los controles nacionales y a poner en riesgo las leales reglas del mercado”. El “manifiesto desprecio” a los principios de dicha ley y a la regulación del precio fijo del libro “causa un grave prejuicio a los libreros que no pueden competir y ven cómo sus clientes habituales contratan directamente con la web de la denunciada en mejores condiciones de precio, lo que es contrario a la letra y el espíritu del precio fijo”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >