Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amaya Valdemoro: “Crecí sin modelos femeninos que seguir”

La exbaloncestista se estrena en la literatura infantil con 'Los Trugos. El enigma del Trece'

La escritora y exbaloncestista, Amaya Valdemoro, junto a su perro Trece en un parque de Alcobendas este martes.
La escritora y exbaloncestista, Amaya Valdemoro, junto a su perro Trece en un parque de Alcobendas este martes.

La exjugadora de baloncesto Amaya Valdemoro (Alcobendas, 43 años) cuenta que, cuando era pequeña, "no tenía modelos ni ídolos femeninos a los que seguir". "Los superhéroes y todos los personajes que veía en la tele eran hombres, las únicas mujeres que encontraba eran princesas", lamenta. Tampoco tuvo ningún referente femenino en el mundo del deporte hasta que el baloncesto se transformó en su profesión, con 13 años. Por eso, desde antes de retirarse de la alta competición, a punto de cumplir 37 años, empezó a pensar en escribir un relato infantil en el que plasmar su carácter competitivo y donde otras niñas se pudieran ver reflejadas. Su estreno en la literatura infantil, Los Trugos. El enigma del Trece (Loqueleo), que salió a la venta en septiembre, lo protagoniza una Amaya Valdemoro de 12 años y su grupo de amigos, los Trugos. Para conseguir que su colegio, el Principe de Asturias, de Alcobendas, tenga un equipo de baloncesto y compita en la liga con el resto de centros, van a tener que reclutar a siete personas y ganar al equipo de un colegio rival.

Valdemoro hace hincapié en que, aunque la historia central es ficción, lo que le ocurre a la Amaya de 12 años está basado en los recuerdos de su juventud. "La gente que me conoce y está leyendo el libro me reconoce en la protagonista. Hay más de verdad que de mentira en este libro", resume. También el resto de los personajes están inspirados en los amigos del colegio de la exjugadora y en la gente que se ha ido encontrando en su vida profesional. Incluso ha querido incluir a su actual mascota, un pequeño perro negro de nueve kilos que su padre le regaló cuando se retiró del baloncesto y que se llama Trece por el número del dorsal con el que siempre ha jugado. En la ficción, los padres de Amaya le regalan a Trece cuando supera la púrpura, una enfermedad rara que tuvo antes de cumplir un año. Algo con lo que también lidió la exbaloncestista en la vida real.

Sin embargo, Valdemoro no ha situado la historia en los ochenta, cuando ella iba al colegio, sino en la actualidad: "Lo que quiero es que tenga recorrido y que lo lean los niños de hoy". Para ello ha colaborado con la otra autora que firma este relato, Nora Bucket, autora de otros libros infantiles que le ha ayudado a poner su historia "en el lenguaje de los niños de ahora".

Llevar la historia al siglo XXI ha permitido a la exjugadora incluir en su libro a "muchísimas mujeres que están marcando la historia de nuestro deporte". Mujeres a las que admira la Amaya de 12 años y que son los referentes que la de 43 no tuvo en su juventud. "Lo primero que le dije a Nora y a la editorial es que quería mencionar a muchas deportistas porque creo que esta lucha por la que estamos trabajando todavía no está igual. No hay suficientes caras y nombres reconocibles en la sociedad y no se las valora igual que a los hombres", reivindica la única española ganadora de tres anillos de la WNBA, la liga profesional de baloncesto femenino de los Estados Unidos.

Valdemoro confía en que su libro sea "una opción a Los futbolísimos", la saga infantil española sobre un equipo de fútbol que ya se ha traducido a 15 idiomas, porque cree que ambos son "los dos grandes deportes de equipo de nuestro país". Por eso, espera que Los Trugos. El enigma del Trece sea solo el primer libro de una larga serie: "Espero que se haga una saga, tengo muchas más historias que contar. Ya tengo terminados el dos y el tres en mi cabeza".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información