Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rob Biddulph: “No hay nada mejor que compartir una gran historia con un hijo”

El escritor es uno de los autores de álbumes ilustrados más reconocidos del mundo.

El escritor Rob Biddulph es uno de los autores de álbumes ilustrados más reconocidos del mundo. Tanto es así que ha sido elegido como ilustrador oficial del Día Mundial del Libro 2019 y 2020. Biddulph ejercía como director de arte en el prestigioso semanario británico The Observer, pero leer álbumes a sus tres hijas por las noches le hizo replantearse su ya exitosa carrera profesional. En España sus multipremiados álbumes están siendo publicados, en castellano y en catalán, por Andana Editorial. Dice Biddulph que no hay una fórmula del éxito en el mundo del álbum ilustrado, pero si unas ideas clave: tener un estilo propio, buenas historias y no olvidar la vertiente oral, ya que al final los libros están pensados para ser leídos en voz alta a los niños. “Paso la mitad de mi vida caminando por mi estudio hablando solo. ¡Mi esposa piensa que me estoy volviendo loco!”, asegura entre risas.

Rob Biddulph: “No hay nada mejor que compartir una gran historia con un hijo”

PREGUNTA. Entraste en el mundo del álbum ilustrado gracias a tu hija Kitty. Leyéndole cuentos te preguntaste que por qué no escribías tú uno. Los hijos son una inspiración, ¿verdad?

RESPUESTA. ¡Sí, totalmente! Fue cuando comencé a leer álbumes ilustrados a mis hijas para dormir cuando me di cuenta y recordé que son un medio encantador. No solo desde un punto de vista creativo, sino también en términos de la experiencia interactiva que proporciona la lectura. No hay nada mejor que compartir una gran historia con un hijo. Ese tiempo de uno a uno justo antes de irse a dormir es precioso, y ver el efecto que puede tener un libro realmente bueno es asombroso.

P. También son una inspiración a la hora de escribir historias, intuyo.

R. Una vez que decidí intentar escribir libros yo mismo, es natural que aprovechara mi experiencia como padre. Me ayudó muchísimo en términos de escritura. Creo que instintivamente supe el tono que debía adoptar en mi prosa porque estaba acostumbrado a hablar con los niños. Hemos organizado muchas fiestas de cumpleaños en nuestra casa, ¡así que hablar con grupos grandes de niños es algo natural para mí!

P. Pero además de los libros, supongo que a uno le inspiran otros autores. ¿Qué libros te inspiraron a ti a la hora de empezar a escribir e ilustrar los tuyos?

R. Bueno, mi autor favorito para leerles a los niños fue (y es) el Dr. Seuss (Theodor Seuss Geisel). Creo que El Grinch es el mejor texto para niños jamás escrito. La rima es perfecta: pegajosa, divertida y, sin embargo, impecablemente suave. Realmente me inspiró en términos de mi propia escritura. También me encantan Oliver Jeffers, Lauren Child, Jon Klassen, Peter Brown, Judith Kerr y, por supuesto, Richard Scarry. Él fue mi favorito absoluto cuando yo era un niño. Podría pasarme horas estudiando detenidamente los detalles en sus ilustraciones. Como creador de libros para niños muy pequeños, Scarry fue consciente de que su historia puede leerse noche tras noche tras noche, por lo que es muy importante incluir muchas capas de detalles. Quieres que tu lector detecte algo en la séptima lectura en lo que nunca antes había reparado. Eso lo aprendí de los libros de Scarry.

P. No te ha ido mal con estos “maestros”, porque desde entonces todos tus álbumes ilustrados, y ya son unos cuantos, han acaparado multitud de premios y nominaciones. Y además has sido elegido como ilustrador oficial del Día Mundial del Libro para 2019 y 2020. ¿Soñabas con algo así cuando empezaste a dar forma a tu primer libro?

R. De ningún modo. ¡Si acabo de soñar con publicar un libro! Me llevó mucho tiempo conseguir mi primer contrato, unos cuatro años. Pensé que iba a ser sencillo, pero poner ese primer libro en el mercado resultó ser mucho más difícil de lo que nunca pensé que sería. Supongo que no me di cuenta de lo competitivo que es el mundo infantil. ¡Hay tantas personas talentosas en él!

P. Es que hay tanto talento y tanta oferta que no debe ser fácil llegar ahí, para nada.

R. Definitivamente hay un elemento de suerte involucrado. Al final del día puedes escribir el mejor libro del mundo, pero aun así necesitarás que la persona adecuada lo vea en el momento adecuado. ¡Mira cuántas veces fue rechazada J K Rowling! En mi caso tuve una doble suerte porque mi primer libro, Blown Away (Volando voy en su edición en castellano), ganó el Premio del Libro Infantil de Waterstones, lo que significó que mis libros estuvieron al frente y en el centro de la cadena de librerías más grande del Reino Unido durante un mes entero. Luego, por supuesto, la gente estaba ya estaba más interesada en ver lo que hacía a continuación, así que puede empezar a sumar títulos. Era solo una cuestión de continuar con buenas historias. Obviamente, es más fácil decirlo que hacerlo.

P. Hablando de éxito: ¿Hay alguna fórmula para el éxito en el álbum ilustrado?

R. No creo que haya una fórmula infalible para el éxito, pero definitivamente hay algunos rasgos comunes que se encuentran entre las personas que lo alcanzan. En primer lugar, debes tener tu propio estilo, reconocible al instante y que no sea muy similar al de nadie más. Francamente, me parece muy aburrido cuando aparece otro clon de Oliver Jeffers en los estantes. Por supuesto, el estilo de uno puede (y debería) evolucionar con el tiempo, pero su voz visual definitivamente debe ser distintiva.

P. En segundo lugar, no puedes olvidar que la historia lo es todo. En los álbumes ilustrados no tenemos mucho espacio para contar nuestras historias, pero eso no significa que no debas comprometerte con el personaje o el drama.

R. Por último, creo que es importante leer la historia en voz alta con regularidad a medida que la escribes, especialmente si escribes en rima, como lo hago yo. Paso la mitad de mi vida caminando por mi estudio hablando solo. ¡Mi esposa piensa que me estoy volviendo loco! Al final el libro se leerá en voz alta a los niños, así que obviamente tiene que funcionar en ese contexto. Es asombroso cómo algo que ves bien escrito en la página falla luego estrepitosamente cuando lo lees en voz alta.

P. Te hacía la pregunta anterior porque si exceptuamos Kevin, que tiene un estilo propio, el resto de tus libros publicados en España por Andana (¡Hundido!, Volando voy, ¡Grrrrr! y No como todos) tienen una estética y una estructura parecida, sobre todo en su concepción gráfica. Eso me ha llamado poderosamente la atención…

R. La estética es consistente porque, supongo, dibujo de la forma en que dibujo. La verdad es que no pienso en mi estilo cuando estoy ilustrando, simplemente lo hago. Fui director de arte en el periódico The Observer antes de convertirme en autor a tiempo completo para niños. Por lo tanto, trabajo también en el diseño de mis libros. Supongo que hay una cierta consistencia en ese aspecto también. Soy un autor bastante inusual ya que entrego el libro a mi editor como un producto completamente terminado, listo para imprimir. De ahí que, inevitablemente, haya una consistencia en las elecciones que tomo en ese frente también. En cuanto a la estructura de las historias, me he dado cuenta de que a menudo tiendo a volver a los mismos temas cuando escribo: la amistad y la idea de pertenencia. Siguen apareciendo incluso cuando no me centro en ellos.

P. También en todos esos libros los protagonistas son animales (pingüinos, perros, osos) que, sin embargo, viven situaciones muy humanas. ¿Siguen siendo las fábulas un recurso infalible para trasladar aprendizajes a los niños?

R. Elegí usar animales en lugar de humanos en mis primeros cuatro libros porque creo que a veces es más fácil para los niños proyectar lo que sienten sobre un personaje que no se parece a alguien que puedan conocer. Me di cuenta de que todos pueden ponerse en la piel de un pingüino, cuyo sexo nunca se establece, mientras que, si se tratara de un niño humano, por ejemplo, es posible que algunas personas no lo encontrasen tan fácilmente identificable. Dicho esto, ahora me encuentro reaccionando contra esa lógica. Acabo de escribir una historia que solo presenta personajes humanos y me emociona ver cómo se recibe.

P. No sé si también será en rima, un sello distintivo de todos tus textos y que imagino que dificultará la escritura. ¿Te resulta más difícil escribirlos o ilustrarlos?

R. Definitivamente encuentro en la escritura mayor desafío. Hacer que la rima fluya perfectamente es muy, muy difícil. ¡Cualquiera que piense que es fácil no lo está haciendo correctamente! Soy muy estricto conmigo mismo. Tiene que ser perfecto. Puede que te lleve cinco minutos leer una de mis historias, pero yo puedo estar hasta un año para escribirla. Como resultado, a menudo encuentro que la escritura es la parte más satisfactoria de todo el proceso. Hay un verdadero sentido de logro cuando finalmente consigo la rima trabajando la trama. La ilustración viene mucho más fácilmente. Esa es la parte del proceso donde realmente puedo relajarme y escuchar algo de música o un podcast mientras dibujo.

P. Hace unos meses tuve la oportunidad de entrevistar a Oliver Jeffers. Me dijo que en su opinión estamos en “la edad de oro de los álbumes ilustrados”. ¿Compartes su opinión?

R. Por supuesto. Se publican muchos grandes libros cada año. Para mí es inspirador. Siempre trato de conseguir que mi próximo libro sea el mejor que he escrito para poder mantenerme en el nivel del resto de autores. Un poco de competencia es muy saludable, creo.

P. ¿Por qué hay tanta gente produciendo tantos buenos libros?

R. Bueno, creo que los artistas se están dando cuenta de lo fantástico que son los álbumes ilustrados para personas creativas. Es muy satisfactorio ver que algo que soñaste por ti mismo toma forma. A menudo, hago un paralelismo entre hacer un álbum ilustrado y hacer una película. La diferencia es que yo puedo cumplir todos los roles del equipo. Escribo el guion, dirijo los disparos, desarrollo a los actores, diseño el vestuario y enciendo las escenas. Y luego, para colmo, puedo presentar mi trabajo a la audiencia deseada en persona. Me encanta hacer eventos en vivo. Es encantador ver cómo responden los niños a mis historias.

P. Te voy a hacer para terminar la misma pregunta que le hice a Jeffers: si Rob Biddulph tuviera que comprar para sí o para sus hijas un álbum ilustrado no escrito por él, ¿cuál sería?

R. What Do People Do All Day?, de Richard Scarry. Podría leer ese libro 999 veces y en la milésima lectura encontrar todavía lo que no había visto antes.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información