Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un comprador anónimo adquiere por sorpresa un lienzo atribuido a Caravaggio

La venta obliga a suspender la subasta de la pieza, descubierta en 2014 en un desván en Toulouse y cuya autoría es dudosa

El 'Judit y Holofernes' atribuido a Caravaggio que debía subastarse en Toulouse. En vídeo, declaraciones del experto en arte Eric Turquin. AFP | VÍDEO: REUTERS

El misterioso cuadro descubierto hace cinco años en el desván de una casa cerca de Toulouse y atribuido a Caravaggio (1571-1610) ya tiene comprador. Se desconoce su identidad y el precio que ha pagado. Se sabe, eso sí, que esta persona no es francesa y que es alguien cercano a un gran museo en el que próximamente se expondrá esta versión de Judit y Holofernes, la segunda que habría pintado el artista barroco.

Un comunicado anunció ayer por sorpresa la suspensión de la subasta prevista para mañana en Toulouse, y la venta del lienzo estimado entre 100 y 150 millones de euros. El precio de partida en la subasta era de 30 millones de euros, informa la agencia France Presse.

“La venta está cubierta por un acuerdo de confidencialidad respecto al precio y a la identidad del comprador”, dice el comunicado. “Hemos recibido una oferta que era imposible de no transmitir a los propietarios del cuadro. El hecho de que la oferta proviniese de un coleccionista próximo a un gran museo convenció a los compradores para aceptar”, dijo ayer Eric Turquin, el experto en cuadros antiguos que identificó la pintura tras su descubrimiento.

“Lo teníamos todo organizado para la subasta en un gran evento público, pero hemos debido aceptar la decisión de nuestros clientes vendedores”, explicó Marc Labarbe, el responsable de la subasta que debía haberse celebrado después de que el cuadro se exhibiese, además de en Toulouse, en París, Milán, Londres y Nueva York.

La historia del segundo Judit y Holofernes de Caravaggio daría para una trama de misterio. Existen testimonios documentales de la existencia de este óleo de 144X173 centímetros supuestamente realizado en torno a 1607 en Nápoles, adonde el pintor había huido tras apuñalar a un hombre en Roma. Pero en 1617, el rastro desaparece. Además del Judit y Holofernes que Caravaggio pintó en Roma hacia 1600, el pintor y marchante holandés Louis Finson, que era un imitador de Caravaggio, pintó una copia con el mismo motivo, cuyo original podría ser la obra aparecida en Toulouse. Más pistas: en su testamento, Finson mencionaba el lienzo perdido de Caravaggio.

150 años en un trastero

La escena del cuadro es un motivo habitual en la pintura de la época, sacado de la Biblia. Muestra a una viuda judía Judit que decapita al caudillo asirio Holofernes que asedia su ciudad, Betulia. El rastro del cuadro reaparece en 2014, cuando una familia de Toulouse entra en un desván olvidado de su casa para arreglar una fuga de agua. Y descubren un cuadro polvoriento que aparentemente llevaba 150 años allí. La pintura llega a manos del experto Turquin en París y en seguida toma cuerpo la hipótesis de que sea el Caravaggio desaparecido, su cuadro número 66. Se abre entonces un debate académico. Algunos expertos sostienen que es Finson. Otros creen que el cuadro lo empezó Caravaggio y lo concluyó otra persona. Otros corroboran que se trata de un caravaggio, quien sus obras no firmaba sus obras.

“La primera vez que vi el cuadro, en mayo de 2015, me convencí en seguida de su autenticidad, pero también comprendí que se trataba de una de estas obras que no lograrán el consenso entre los especialistas”, escribió Keith Christiansen, conservador jefe de pinturas europeas del Metropolitan Museum of Art de Nueva York. “El tiempo dirá qué opiniones prevalecerán. Pero quiero recordar que se trata de un artista que no puede clasificarse y cuyo trabajo exige renovar constantemente la mirada”, añadió.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información