Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castella, Manzanares, Roca Rey y flojos toros entusiasmaron en Alicante

Los tres salieron a hombros con una corrida de escasa presencia de Juan Pedro Domecq

toros alicante
Castella, Roca Rey y Manzanares, a hombros en Alicante. Efe

La corrida se embaló a partir del tercero y ya no hubo quien la parara. Todo empezó con Roca y también acabó con él. Triunfo y triunfalismo se dieron la mano, ante toros de Juan Pedro Domecq, algunos insignificantes, muy flojos, pero nobles hasta decir basta.

Lo mejor de Castella, con creces, quedó registrado en el cuarto. A la selección combinada de cambiados por la espalda, con ambas manos, siguió un toreo muy limpio y ligado, sobre todo cuando toreó al natural. Muy cosido el toro a la muleta. Y toreado. Dejó estar el buen toro y Castella no desaprovechó la ocasión de mostrar su mejor cara. Las manoletinas finales, frontales, pusieron colofón a una labor muy redonda. No buscó terrenos especiales y en los medios mató de una estocada, que aunque pasada, valió doble premio.

Con la tarde ya sin freno y el cacareo de Castella y Roca en corral ajeno, Manzanares se volcó con el quinto. Espoleado por sus compañeros, no dio puntada sin hilo desde el principio: tres largas de rodillas para recibir el toro y una faena basada sobre la mano derecha, con el buen gusto siempre por bandera. Solo una serie con la izquierda tuvo esa labor, que supo a poco. Como protagonista, un excelente toro que colaboró sin poner reparo alguno. En la suerte de recibir, Manzanares enterró toda la espada en una estocada de impecable ejecución.

DOMECQ/CASTELLA, MANZANARES, ROCA REY

Toros de Juan Pedro Domecq, de escasa presencia los tres primeros y más aparentes el resto; con muy poca fuerza y destacada nobleza. Por varas pasaron sin apenas castigo.

Sebastián Castella: pinchazo y estocada baja (saludos); estocada pasada (dos orejas).

José María Manzanares: pinchazo y pinchazo hondo (saludos); buena estocada (dos orejas).

Roca Rey: estocada (oreja); pinchazo _aviso_ y estocada (oreja).

Plaza de Alicante. 22 de junio. Segunda de Hogueras. Lleno de “no hay billetes”.

Un torillo descacharrado fue el castaño que hizo tercero. Flojo de salida y flojo al final. Tan volcada la gente con Roca Rey, que le pidieron ya música en el momento del brindis. Luego, de entrada, dos cambios por la espalda, el desprecio y el de pecho, celebrado todo como el no va más. El resto del voluntarioso trasteo contó con el beneplácito de la afición. A toro rajado de final, Roca se lo enroscó como si tal cosa en medios pases que también desataron entusiasmo. Y, entre serie y serie, ceremoniosos paseos para aderezar la cosa. La certera estocada levantó más clamores.

El sexto también flojeó y pareció resistirse a la suma festiva de la tarde. Pero Roca Rey tiró de recursos, también de imaginación, y la fiesta no decayó. Sobre la mano izquierda llegó lo mejor de una faena variada, personal e imaginativa. Los alardes finales colorearon más la faena y aunque hubo pinchazo previo a la estocada, la fiesta acabó con los tres espadas por la puerta grande.

Los dos primeros capítulos no contaron. Castella y Manzanares tropezaron con dos inválidos, además de impresentables torillos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >