Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlos Abella y los toros, una manera edificante de ver la vida

El escritor publica ‘Memorias taurinas, de la Monumental de Barcelona a Las Ventas’

De izquierda a derecha, Victoriano Valencia, Carlos Abella e Ignacio Aguirre, en el callejón de la plaza de Nimes.
De izquierda a derecha, Victoriano Valencia, Carlos Abella e Ignacio Aguirre, en el callejón de la plaza de Nimes.

“Ser aficionado a los toros ha sido -y sigue siendo- una edificante manera de ver la vida, de disfrutar de ella en los viajes, de descubrir amigos y de gozar de personajes únicos”, cuenta el escritor Carlos Abella (Barcelona, 1947), que acaba de publicar su séptimo libro taurino ‘Memorias taurinas, de la Monumental de Barcelona a Las Ventas de Madrid’.

“Estas memorias -añade Abella- son “un cúmulo de recuerdos, vivencias, añoranzas y peripecias vinculadas a mi condición de aficionado a los toros, pasión que ha sido una constante en mi vida y que ha llenado muchos de sus mejores momentos”.

El autor recorre su trayectoria vital desde una primera etapa ligada a la plaza Monumental de Barcelona al traslado familiar a Madrid, que lo vincula para siempre a Las Ventas. El siguiente periodo es el conocimiento de la interioridad del toreo, merced a su amistad con ganaderos y toreros, que concluye con su nombramiento como director gerente del Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, lo que le convierte en gestor cultural de la tauromaquia desde la plaza madrileña, “un logro personal del que me siento muy orgulloso”, afirma.

Abella recuerda con emoción la década de los años 60 “porque existía una pléyade de toreros extraordinarios, como Diego Puerta, Paco Camino, Mondeño, Antonio Bienvenida, Antonio Ordóñez, El Cordobés, Miguelín…”. No se olvida de los años 80 y 90, ni de los nombres de César Rincón, Joselito, José Tomás y Morante, entre otros. Y considera que la época actual es la de la renovación, y apunta dos nombres: Roca Rey Pablo Aguado.

Elige dos acontecimientos taurinos entre los muchos que ha vivido: los seis -que fueron siete- toros que lidió Paco Camino en Madrid en 1970, y la intensidad de las dos tardes de José Tomas en 2008 en la misma plaza.

Y no tiene duda sobre el personaje más emblemático que ha conocido: Luis Miguel Dominguín, “el más inteligente y brillante por cínico, irónico, burlón… un personaje único”.

Este libro de memorias es el séptimo de temática taurina que publica Carlos Abella, que inició su actividad literaria con Historia del Toreo, y continuó con el libro ‘De Manolete a José Tomás, una historia del toreo en España y México entre 1939 y 2007’, las biografías de Paco Camino, Luis Miguel Dominguín y José Tomás, y ‘Derecho al toro’, sobre el léxico taurino.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >