Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iñárritu clama contra el daño que hacen “los airados como Trump”

El director mexicano ha hablado sobre el mandatario estadounidense en la presentación del jurado de Cannes, que él preside

Desde la izquierda, los miembros del jurado del festival: Robin Campillo, Kelly Reichardt, Pawel Pawlikowski, Alejandro González Iñárritu, Maimouna N'Diaye, Elle Fanning, Alice Rohrwacher, Enki Bilal y Yorgos Lanthimos. En vídeo, declaraciones de Iñárritu, Fanning y Reichardt.

Con el inicio este martes de la 72ª edición del Festival de Cannes, el certamen cumplirá otro objetivo: el mexicano Alejandro González Iñárritu se convertirá en el primer presidente de jurado procedente de América Latina. A su lado han estado sus compañeros de equipo: la actriz estadounidense Elle Fanning —que encarnó a la hija de Cate Blanchett y Brad Pitt en Babel, de Iñárritu—, la actriz y directora de Burkina Faso Maimouna N'Diaye, la cineasta estadounidense Kelly Reichardt, la cineasta italiana Alice Rohrwacher, el historietista Enki Bilal, el cineasta griego Yorgos Lanthimos, el cineasta polaco Pawel Pawlikowski y el francés Robin Campillo. Estos dos últimos ni abrieron la boca.

El que más habló ante la prensa es, como suele ser habitual, el presidente del jurado. El mexicano González Iñárritu mostró su "honor" por estar en Cannes: "Pero yo solo encabezo el jurado. No lo dirijo, porque en realidad no controlo nada en mi vida, ni a mi familia, así que no sé cómo haré esto". Aunque más en serio aseguró que no le gusta la palabra juzgar. "Más que juzgar, valoraremos las películas según nos emocionen. Me gustaría que viésemos los filmes como si no supiéramos quiénes son los directores, ni su edad ni su género, por respeto al cine y a la gente que los ha hecho".

Sobre la polémica de Netflix, sobre dónde ver las películas, Iñárritu fue más explicativo: "Hay todo tipo de películas en el mundo. La cuestión es cómo la gente accede a ellas porque ver no es experimentar algo. El cine nació para ser una experiencia comunal y yo no tengo nada en contra de verlo en un teléfono o en un iPad, pero no es lo mismo". Y lo comparó con oír a Beethoven en el coche. "Tenemos que encontrar una manera de ver cine que incluya todas las vías. Francia es una excepción, porque protege el cine y las salas. Pero en los próximos 10 días vamos a ver muchas películas. ¿Cuántas de ellas se van a ver en el mundo?". Y sobre su labor, la comparó con cenar en un gran bufet con todo tipo de platos muy distintos. "¿Cómo elegiremos el ganador, lo más difícil? Buscaremos películas que nos provoquen shocks, nos enseñen, nos hagan crecer. Tenemos un proceso que empezar a descubrir esta noche. Aprenderemos a hacer este viaje juntos".

El mexicano subió el tono cuando le preguntaron por el muro que Trump pretende construir entre Estados Unidos y México. "Lo primero es que creo que Cannes ya envía toda una declaración con este jurado heterogéneo". Sobre el muro, calificó el proyecto de "equivocado, cruel y peligroso". Discursos como el que defiende Trump, aseguró, "van contra la gente más frágil, contra los más pobres, los más necesitados, los que huyen de la violencia, de la pobreza, de las violaciones, que arriesgan sus vidas en un intento de supervivencia, en los desiertos, en los océanos...". Iñárritu no se considera político, sino artista, y, por tanto, responde a esas ideas con arte. "Yo no soy un político, solo puedo expresar con el corazón abierto lo que pienso como artista, ser honesto con lo que sé y lo que conozco. Así lo hice aquí hace dos años con mi instalación de realidad virtual Carne y arena".

Desde su arte, Iñárritu lucha contra la ignorancia, que hace a los seres humanos fácilmente manipulables en una situación actual, que "puede volverse contra nosotros, hacer que regresemos a 1939". Y agregó: "El nacionalismo no considera al otro. Todos sabemos cómo acaba la historia y cómo la retórica nos empujó a guerras pasadas. Hay gente dirigiendo el mundo con mucha ira [en alusión a Trump]". El mexicano incidió en que se nos ha olvidado que tras la cultura griega y la romana llegó la "oscuridad" de la Edad Media. "Hemos evolucionado en la tecnología pero cada tuit que cree ser una ruptura del aislacionismo, en realidad estamos creando un gran aislamiento y una gran paranoia".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >