Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémica en Noruega por la exclusión del Holocausto en el plan de estudios

El borrador que ha diseñado el gobierno conservador levanta críticas por obviar un capítulo central de la historia del país

Heinrich Himmler, segundo por la izquierda, visitando Noruega en 1942.
Heinrich Himmler, segundo por la izquierda, visitando Noruega en 1942.

Renovar el plan de estudios en Noruega se ha convertido en objeto de polémica. La semana pasada el periódico de izquierdas Klassekampen avanzaba la noticia sobre la exclusión del Holocausto y la Segunda Guerra Mundial en el borrador que ha confeccionado el gobierno conservador de Erna Solberg para reformar la educación primaria y secundaria. El "Fagnynyelsen", el proyecto con el que se pretende innovar la educación de los jóvenes noruegos en 2019, se centra en contenidos que sean “relevantes para el futuro”, afirman sus responsables. 

Una de las materias que más mermas va a sufrir corresponde a las ciencias sociales, en especial la historia, que retrocede a favor de temas con perspectiva contemporánea. Como resultado de esa modificación, desaparecerá la mención a eventos históricos como la Segunda Gran Guerra, durante la que Alemania invadió el país y lo gobernó a través de una administración militar y un gobierno de noruegos afines. “El Holocausto y la Segunda Guerra Mundial deben tener un lugar completamente natural en el currículum escolar. Es impensable presentar un plan de estudios en 2018 sin incluir el mayor conflicto civil de nuestro tiempo”, lamentaba al diario noruego Ervin Kohn, presidente de la comunidad judía de Oslo.

En la misma línea se expresaba Irene Trysnes, profesora asociada de Ciencias Sociales en la Universidad de Agder, coautora de una carta de protesta contra el borrador en la que varios profesores universitarios critican el nuevo plan de estudios en materia de ciencias sociales en el que, sostienen,  "tanto la historia como los aspectos geográficos están en riesgo de desaparecer". “Algunos objetivos son muy específicos, mientras que otros son más vagos. Se enfatiza que los estudiantes van a aprender la historia de los samis, pero no hay nada sobre la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto”, recalcan los investigadores de Agder en la misiva.

“Los nuevos planes de estudio no están muy preocupados sobre cómo el pasado ha influido en el presente, cuando enfatizan valores como la tolerancia y la democracia. Si entendemos el momento actual, también debemos entender cómo ha sido a través de la historia”, observaba la profesora Trysnes en Klassekampen.

El dirigente de la Unión de la Educación de Noruega, Steffen Handal, temía que los planes de estudio fueran tan confusos, que los maestros ya no puedan encontrar apoyo en ellos. "Es difícil para una sociedad aceptar que uno de los conflictos de la civilización más grandes de la historia no deba abordarse en la escuela", afirmaba Handal.

La noticia ha suscitado un debate social. Los partidos de la oposición piden al gobierno de Solberg que recule. En las redes, políticos como la laborista e historiadora Anniken Huitfeld, ex ministra de Trabajo, Cultura e Igualdad en los gobiernos de Jens Stoltenberg, quien se expresaba contraria a la medida a través de Twitter: “Es una omisión grave si el Holocausto no se menciona en el currículum escolar”.

Sin embargo, algunas críticas del mundo académico y político apuntan a que ni el Holocausto ni la Segunda Guerra Mundial se mencionaban de forma explícita en los planes de estudio desde la reforma educativa de 1994, durante el último mandato de la laborista Gro Brundtland. “La Segunda Guerra Mundial y el Holocausto tampoco se mencionan explícitamente en los planes de estudio actuales, aunque estos contenidos históricos son mucho más extensos que en los nuevos borradores. Los maestros noruegos son muy competentes, y no me preocupa que la Segunda Guerra Mundial se caiga de la enseñanza en las escuelas noruegas. Pero no debemos olvidar que los libros de texto se basan en los objetivos de conocimiento, y es natural pensar que los objetivos más concretos también tendrán la mayor importancia en el desarrollo de nuevos materiales de enseñanza ", afirmaba la profesora Trydnes a la cabecera Klassekampen.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >