Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vida cotidiana convertida en tesoros históricos

Una exposición virtual muestra los documentos más antiguos de los archivos de Castilla-La Mancha

Privilegio de Villazgo concedido por Felipe II a la villa de Ayna, en Albacete, en 1565.
Privilegio de Villazgo concedido por Felipe II a la villa de Ayna, en Albacete, en 1565.
Ordenanzas de los recueros de Atienza, del siglo XIII.
Ordenanzas de los recueros de Atienza, del siglo XIII.

Las cofradías medievales, que proliferaron en los reinos de Castilla y Aragón a partir del siglo XII, eran agrupaciones de apoyo mutuo en torno a la devoción de un santo, pero también en muchas ocasiones en torno a un oficio común. Las Ordenanzas de la Cofradía de los recueros de la Villa de Atienza, en Guadalajara, del siglo XIII, dejan claro ese afán de protección gremial, en este caso, entre los recueros (es decir, trajinantes, transportistas de la época). Por ejemplo, en el punto que dicen que quien ejerciera en la zona ese oficio sin pertenecer a la hermandad debía “ser mirado con desprecio” y, si algún cofrade le ayudase con caballos o porteándole mercancía, sería castigado con una multa de cuatro maravedíes.

Ocho siglos después, esas ordenanzas son un ejemplo de vida cotidiana hecha memoria colectiva, de escrito prosaico convertido en joya histórica. Por eso es uno de los 20 ejemplos que conforman la exposición virtual Tesoros documentales de Castilla-La Mancha, sacados de los archivos históricos provinciales de la comunidad con motivo de la puesta en funcionamiento de la nueva web de la Consejería de Cultura de la Junta, prevista para los próximos días.

“Los archivos históricos provinciales están hechos de la vida cotidiana, porque nosotros conservamos la memoria de la gente corriente, la que se compra una casa, la que paga sus impuestos a Hacienda…”, explica el director del Archivo Histórico Provincial de Toledo, Carlos Flores, en referencia a los cometidos de estos espacios que guardan la documentación de los notarios desde el siglo XVI y de las oficinas periféricas del Estado (Hacienda, Fomento, Gobiernos civiles, Justicia…) y de las autonomías. También todas aquellas que les vayan depositando particulares —como en el caso de las ordenanzas de los recueros de Atienza, cedida por la misma organización que ha sobrevivido hasta hoy transformada en la Cofradía de la Caballada— o instituciones como los Ayuntamientos.

Privilegio Rodado de Alfonso X El Sabio, DE 1272, concediendo a la villa de Alcaraz los mismos derechos y franquezas que tenía el concejo de Cuenca. ampliar foto
Privilegio Rodado de Alfonso X El Sabio, DE 1272, concediendo a la villa de Alcaraz los mismos derechos y franquezas que tenía el concejo de Cuenca.

Muchos de estos últimos, incapaces de mantener un legado tan delicado, han engordado el Archivo Histórico Provincial de Albacete con una enorme cantidad de documentos antiguos, entre otros los valiosísimos privilegios rodados. “Eran los documentos más solemnes, disposiciones dadas por los reyes que emanaban de la cancillería castellana, en las que concedían privilegios, gracias y mercedes a los pueblos y ciudades, pero también a personas. Son la base de la configuración de lo que serían nuestras provincias y después nuestra región”, explica la técnica de archivos de la Junta castellanomanchega Ángeles García.

Por ejemplo, en la exposición virtual se puede ver el privilegio firmado en 1272 por Alfonso X el Sabio, “concediendo a la villa de Alcaraz los mismos derechos y franquezas que tenía el concejo de Cuenca”; el de Sancho IV, “por el que se otorga a Alcaraz las primitivas franquezas del fuero de Cuenca y diferentes mercedes a sus caballeros y vecinos”, de 1287, o el de Juan II en 1420 “confirmando a Casas de Ves el Villazgo, Término y Fuero que les concedió Alfonso X”. Todos ellos se distinguen fácilmente por la rota, esto es, el escudo del rey enmarcado dentro de un círculo.

Privilegios y bulas

Bula del Papa Inocencio XI, de 1678. ampliar foto
Bula del Papa Inocencio XI, de 1678.

Pero el más antiguo de todos ellos en la exposición virtual ni está dirigido a una villa ni pertenece al archivo de Albacete, sino al de Toledo. En el texto, Alfonso VIII confirma en 1207 al monasterio de San Clemente de Toledo todas las donaciones recibidas tanto de él mismo como de su abuelo Alfonso VI, entre otras la posesión de la villa de Azután.

Completan la muestra otros privilegios posteriores otorgados por la monarquía y varias cartas: por ejemplo, con la “que el rey Sancho IV de Castilla concede la merced de salvoconducto a los recueros de Atienza para que puedan viajar con sus mercancías por todo el territorio del Reino”, de 1285, o la de “Privilegio y Confirmación de los Reyes Católicos a Almansa, por la que se ratifican los privilegios de Fuero y Franquezas que les venían siendo otorgadas desde Juan II”, de 1476. Y también hay una bula papal, la que le concedió en 1678 el papa Inocencio XI al Obispo de Cuenca, Francisco de Zárate y Terán, para que pudiera “hacer testamento conforme a su voluntad”.

La exposición, al final, “es una excusa para que los ciudadanos puedan tener un acercamiento al contenido de los archivos, a sus funciones, a su trabajo interno, y también aprovechar para difundir esa función de custodios de la memoria para crear identidad”, explica la jefa de servicios de archivos, museos y exposiciones de la consejería, Carmen Jiménez. Añade que a esta primera muestra le seguirán otras, en el apartado de archivos y también en los restantes que conformarán la nueva web de la Consejería de Cultura de Castilla-La Mancha, que reunirá por primera vez en un solo espacio, asegura, todas las áreas de interés cultural: no solo archivos, sino museos, patrimonio histórico, artes escénicas, cine, teatro... La Junta tiene previsto presentar la web en los próximos días.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información