Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El porno gastronómico de Netflix

La serie documental 'Chef’s Table' es la versión inspiradora de los vídeos de comida que triunfan en redes sociales

En vídeo, el tráiler de la quinta temporada de 'Chef's Table'. NETFLIX

Un esponjoso pastel horneándose, queso fundiéndose sobre un gran plato de pasta o arroz combinado con ingredientes inimaginables. Son las estrellas de los vídeos consumidos en redes sociales, capaces de seducir a más espectadores que los grandes influencers.

De tan apetecibles y exitosos, estos contenidos gastronómicos han pasado a denominarse ‘porno de comida’ y son el gran negocio de algunos medios digitales. Por ejemplo, Tasty, propiedad de Buzzfeed, supera los 90 millones de seguidores en Facebook y tiene casi 23 millones en Instagram. Para concebir, rodar y editar un vídeo de 90 segundos, se necesitan entre tres y cinco días de trabajo de uno de sus redactores. Y es muy rentable.

Netflix, que sabe de la importancia de los nichos para fidelizar espectadores, también incorpora esta oferta en su inabarcable programación. A su manera. Allí donde las redes sociales garantizan la cercanía del ‘hazlo tú mismo’, la plataforma de streaming ofrece extensas piezas visuales y de clara vocación inspiradora o aspiracional, como lo define la mercadotecnia.

Cada capítulo de la serie documental Chef’s Table explica durante 50 minutos el proceso creativo de los grandes artistas culinarios de nuestra época. No se trata de mostrar las entrañas de los restaurantes más caros del mundo, sino de aquellos que tienen una identidad propia, como los buenos vinos.

La mexicana Cristina Martínez inaugura la quinta temporada, que acaba de estrenarse. Se ha hecho célebre como la chef indocumentada que logró aparecer en la selección de los mejores nuevos restaurantes de Estados Unidos en varias de las publicaciones más relevantes del gremio. Huyó del maltrato y montó un puesto de comida callejera hasta que pudo invertir en su propio restaurante.

El documental se cuela en su pequeño local de Filadelfia para contar cómo ha hecho de los fogones una forma de activismo. La chef nos enseña que cocinar con barbacoa es para ella, y para la herencia que se ha llevado consigo a Estados Unidos, casi un ritual religioso. Su relato vital hipnotiza tanto como los vídeos de Tasty, pero, además, permanece en el paladar durante mucho tiempo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información