Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cámara oculta

Por fin vuelve ‘La República’

TVE anuncia la emisión de la segunda temporada de la serie, siete años después de su grabación, ya que el Gobierno del PP prohibió su exhibición

“Si quieres que se noten los cambios en TVE hay que renovar los presentadores de los servicios informativos", promulgan ciertos expertos ideólogos de la Casa. Pero suena más a teoría chunga que a teoría científica, porque los cambios de verdad se hacen notar por otro costal; o así cabría esperar. Por ejemplo, en la desaparición de la censura, de la que ahora se vuelve a hablar tanto.

Con toda la desfachatez del mundo el gobierno del PP prohibió la emisión de la segunda parte de la serie La República, que lleva ya siete años retenida. Y decir desfachatez es hablar en plata de ley porque los distintos responsables de la Casa se han venido escudando en absurdas teorías contables por las que en TVE no se produce gasto hasta que no se ha emitido un programa, aunque en él se haya invertido previamente todo el presupuesto. Falacias.

Con esta disculpa se ha retenido igualmente la emisión del telefilme La conspiración, que escribió en 2012 Elías Querejeta y dirigió Pedro Olea con Manuel Morón en el papel principal, el del general Mola organizando el golpe de estado que desencadenó la guerra civil, al que acompañaron varios militares más, los encarnados por Jorge Sanz, Álex Angulo, Iñaki Miramón, Aitor Merino y Ramón Barea, entre otros. Lo curioso de esta película es que siendo coproducida por ETB, sí fue emitida por la televisión vasca dejando en el mayor ridículo a TVE, que ha mantenido impertérrita su prohibición. Tampoco ha sido emitida por TVE, entre otras, Tres días de abril, que versaba sobre los últimos días del reinado de Alfonso XIII y la proclamación de la Segunda República. Y es que, según contó el director de cine Antonio Giménez-Rico a este periódico, le confesó un día el presidente de TVE que bajo su mandato no se volvería a tocar el tema de la Guerra Civil. Y con estas explicitas palabras: "Estoy de la memoria histórica hasta los cojones".

Parece que por fin le ha llegado la hora a algún cambio. Veremos.