Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hilarante ‘ecce homo’ de una iglesia cántabra que pintaron en la Guerra Civil

El dibujo del rostro de un ángel, descubierto en la parroquia de San Sebastián, en Reinosa, sustituyó a una pieza dañada durante el conflicto

Captura de vídeo del ángel pintado en el retablo de la iglesia de San Sebastián, en Reinosa.
Captura de vídeo del ángel pintado en el retablo de la iglesia de San Sebastián, en Reinosa.

El rostro de un ángel pintado como un monigote, con sonrosados mofletes y flequillo negro de pico, en el retablo del altar mayor de la parroquia de San Sebastián, en Reinosa (Cantabria), del siglo XVIII, lleva ahí décadas y no se trata de una reciente restauración a lo ecce homo de Borja, como se ha conjeturado desde que se supo la noticia hace unos días. La cabeza original del querubín que, junto a otros siete, adorna en arco el retablo se desprendió “quizás durante la Guerra Civil, cuando la bóveda sufrió varios daños. Probablemente la pieza se cayó y entonces se pintó sobre la superficie que había quedado descubierta, aunque se trata de una hipótesis”, ha dicho a EL PAÍS por teléfono Julián Solana, de la empresa Taller Itinerante de Restauración, que intervino ese retablo en 2011, en un trabajo auspiciado por la Consejería de Cultura del Gobierno de Cantabria. Esta hipótesis la han corroborado desde fuentes cercanas a la Diócesis de Santander, responsable del templo.

Por todo ello, el párroco de la iglesia, Eduardo Guardiola, sostiene que el ángel descubierto ahora “no es ningún ecce homo [como el de la localidad zaragozana de Borja, que saltó a los medios hace seis años por un grotesco repintado]. No es una reciente restauración mal ejecutada".

Por su parte, Solana ha explicado que hace ocho años se acometió una restauración en la parroquia reinosana que consistió fundamentalmente en “reintegrar el dorado en las zonas que carecía de él”. Se elaboró un informe sobre el estado de esta obra, pero no se decidió sustituir la cara pintada del ángel por una pieza. “Cuando hacemos restauraciones nos encontramos con tantas imágenes repintadas, con purpurina, con barniz, como se hacía entonces…”. Se desestimó la reparación por la elevada altura y por el lugar tan escondido en el que se encuentra el ángel, una justificación que ha confirmado el párroco en declaraciones a El diario montañés: “Para verlo hay que mirarlo con un teleobjetivo. En ese espacio había un ángel y alguien compuso la cara para que no desdijera del conjunto”. La misma versión ofrecen las fuentes de la Diócesis: "Es muy pequeño, apenas unos centímetros, y casi no se ve. Si hubiese sido visible, se habría corregido, sin duda". Una vecina de Reinosa que se casó en ese templo confirma que en su familia desconocían la historia del ángel pintado como trampa visual para disimular la ausencia del rostro angelical. 

Hay otra intervención en la iglesia de San Sebastián conocida, de 1987, con dinero de la extinta Caja Cantabria. “Fue un proceso de conservación, no una restauración. Se procedió a la limpieza y desinfección del retablo, nada más”, explica Solana, quien apunta que en un libro que estudiaba y documentaba los retablos de las iglesias de la zona, del responsable del Museo Diocesano de Santillana del Mar, Enrique Campuzano, “ya aparecían fotografías con la cara del ángel que ahora ha salido en los medios”. EL PAÍS ha intentado obtener la versión de Campuzano, pero este solo ha manifestado sobre este asunto que "está harto de periodismo sensacionalista". "Esto es una tontería, no es nada y no tiene ningún interés para el patrimonio".

La iglesia de San Sebastián, de tres naves, fue levantada a mediados del siglo XVIII sobre un anterior templo del XVI. Es la más popular de la localidad cántabra y está en el centro de Reinosa, muy cerca de su casco antiguo. El templo es Bien de Interés Cultural desde 1983 y representa un buen ejemplo de la arquitectura barroca de la comarca de Campoo. De ella destaca su portada y su torre y, en el interior, el retablo dorado que, al parecer, se realizó gracias al oro donado en su día por el conde de Revillagigedo, virrey de México. Ese retablo consagrado al santo que da nombre al templo es en el que se pintó el ángel que recuerda al personaje de dibujos animados Heidi.

¿Tras las informaciones en los medios de comunicación llegará el fin del monigote de Reinosa? Las fuentes cercanas a la Diócesis santanderina confirman que es muy posible, pero "como la iglesia es un BIC, cualquier actuación debe ser aprobada por una comisión, en la que está involucrada también la Consejería de Cultura, y que deberá elaborar un informe".