Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DISCO DE LA SEMANA CRÍTICA i

Lori Meyers: la transición entre dos mundos

El nuevo disco de la banda recibe una calificación de 7 sobre 10

El tiempo vuela. Cuando el viejo indie estatal parece poco más que una colección de fotos amarillentas que casi nadie recuerda, los emblemas del nuevo paradigma cuentan ya su trayecto por décadas y revientan aforos que parecían vedados. Hace poco fueron Vetusta Morla, quienes congregaron a 38.000 almas en la capital a unas semanas de su veinte aniversario. Ahora son Lori Meyers quienes se aprestan a soplar sus primeras 20 velas anunciando concierto en el WiZink Center el 29 de diciembre – última fecha hasta 2020 – , precisamente el recinto que consagró a los de Tres Cantos como un fenómeno popular del que nadie, ni siquiera el discutible formato de los álbumes dobles en directo que acaban vendiéndose hasta en kioscos de prensa, podía ya abstraerse. Aquello fue hace más de tres años.

Lori Meyers: la transición entre dos mundos

Artista: Lori Meyers

Disco: 20 años, 21 canciones

Sello: Universal

Calificación: 7 sobre 10

Los granadinos, no obstante, curvan una carrera que representa como pocas el tránsito desde aquel modelo de los años noventa al que empezó a predominar a partir de 2010. Basta con echar un vistazo a sus productores, por aquello de ceñirnos al dime con quién andas y te diré cómo eres: de Mac McCaughan (Superchunk) hasta Sebastian Krys (Alejandro Sanz, Sergio Dalma, Fangoria) media un enorme trecho, a medias jalonado por Thom Monahan (Pernice Brothers) o Ken Coomer (Wilco). De alumnos aventajados de Los Planetas y del indie rock yanqui más anfetamínico a defensores de los placeres sintéticos de fácil digestión en una suerte de depuración (¿o fue simplificación?) de estilo, con esquirlas funk e incluso prog en su última fase, pasando por su rol de recuperadores de la herencia sixtie hispana, el recuerdo filtrado de Los Brincos o sus paisanos Los Ángeles. Mucha mili a cuestas, y muy diversa. Dejándose fans en el camino y ganando otros más jóvenes para la causa.

20 años, 21 canciones es el recopilatorio que ilustra ese camino. Y lo hace en estricto orden cronológico, sin entreverar canciones que correspondan a fases alternas de su discografía. Haberlo hecho quizá hubiera descolocado al neófito: hay en estas 44 canciones (es disco doble con libreto de 44 páginas: el segundo alterna maquetas e inéditos) rastros de al menos dos o tres bandas que son la misma pero parecen distintas, por mucho que su hoja promocional prime los nutrientes de su primer tramo. A saber: Teenage Fanclub, Lagartija Nick, Dinosaur Jr., The Wedding Present, Los Planetas y Pixies. Referentes tan difuminados ya que apenas pueden intuirse en ese cuarteto que funciona como un clavo, con desbordante autosuficiencia, en espectáculos técnicamente irreprochables que copan la escaleta más concurrida de tantos festivales clónicos.

El acopio parece más ideado para el fan que para el no iniciado, ya que faltan puntos álgidos (Luciérnagas y mariposas, por ejemplo) al tiempo que abundan maquetas, alguna versión (una poco proteica Esperando nada, de Antonio Vega) y hasta cuatro cortes inéditos, entre los que sobresale Mangosta, picoteada por disonancias que recuerdan – como lo leen – a los Wilco más aventurados. Ni siquiera la versión deshuesada de Mi realidad o ¿A Ha han vuelto?, plasmadas en su condición de bocetos, evidencian continuismo melódico ni lírico con su primera época, en una mudanza que ellos han resuelto sin el menor trauma. Tan solo con la necesidad de regalarse este alto en el camino.

COMPRA ONLINE '20 AÑOS, 21 CANCIONES'

Autor: Lori Meyers.

Sello: Universal.

Formato: MP3 y CD.

Desde 11,99€ en Amazon

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >