Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hijos de la ‘duquesa roja’ logran otra victoria judicial por la herencia

La Audiencia de Cádiz ratifica que los tres herederos deben percibir 27 millones

Liliane Dahlmann, durante el juicio en 2015 en Sanlúcar de Barrameda.
Liliane Dahlmann, durante el juicio en 2015 en Sanlúcar de Barrameda.

Los tres hijos de la duquesa de Medina Sidonia, Luisa Álvarez de Toledo y Maura, han logrado su segunda victoria judicial en la pugna que mantienen para rescatar la parte de la herencia que su madre les negó. La conocida como duquesa roja, fallecida en 2008, legó todos sus bienes a una fundación presidida por su viuda, Liliane Dahlmann, pero en 2015 un juez le dio la razón a los hijos y dictó que debían percibir 27 millones, cifra que acaba de confirmar la Audiencia de Cádiz. La gran pregunta es si cuando acabe el laberinto judicial en el Tribunal Supremo habrá manera de gestionar el reparto, dado que los bienes de la Fundación Medina Sidonia, el archivo y el palacio ducal sobre todo, son bienes protegidos y por tanto indivisibles.

El actual duque de Medina Sidonia, Leoncio Alonso, y sus hermanos Gabriel y Pilar, percibirán 27 millones y la viuda de su madre, seis millones. Los tres hermanos demandaron a la presidenta de la fundación por la herencia que dispuso su madre, que les donó 743.000 euros, el 1,3% de lo estipulado. La Audiencia de Cádiz ratifica la decisión inicial del juzgado de Sanlúcar y les concede sus participaciones en el archivo de seis millones de documentos, el más antiguo de ellos del siglo XII, y que los jueces valoran en 28,2 millones, según un perito de parte.

“Tras esta sentencia la situación se ha complicado aún más, porque antes [con el primer fallo] había derechos de crédito reconocidos, ahora son participaciones en un bien indivisible”, reflexionan fuentes de la fundación. Si el Supremo confirma las dos sentencias iniciales es muy probable que la institución sea liquidada al ser incapaz de pagar la millonaria suma por carecer de fondos. La fundación está compuesta por el Ministerio de Cultura, la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda y la Diputación de Cádiz como patronos, pero una solución negociada con los tres hijos de la duquesa, con los bienes protegidos de por medio, parece una solución muy compleja. “Al final todas las partes tendrán que acordar una salida negociada”, valoran estas fuentes.

El abogado Javier Timermans, que representa a Gabriel Alonso González, opina: "Dinero en efectivo no hay, pero puede haberlo. Todo es difícil, nada es imposible". Timermans plantea una hipotética venta de sus derechos sobre el archivo para su posterior explotación, a pesar de la dificultad que presenta el hecho de tener un archivo indivisible y protegido, y un palacio ducal declarado Bien de Interés Cultural.

El abogado del actual duque de Medina Sidonia, Eduardo Ferreiro, considera que tras el fallo “la familia no se verá desposeída de un patrimonio al que se ha encontrado vinculada por más de 20 generaciones”. La sentencia aclara que Dahlmann “simuló” la compra de una vivienda en Zahara de los Atunes (Cádiz) a su pareja la duquesa, y la propiedad debe volver a ser parte de la herencia de la duquesa, hoy en litigio.

Más información