Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las 600 piezas que Chaves Nogales nunca firmó

El editor Abelardo Linares afirma haber encontrado más de dos mil páginas inéditas del autor de 'Juan Belmonte: matador de toros'

Chaves Nogales, en Paris en 1940.
Chaves Nogales, en Paris en 1940.

“El de Chaves Nogales es el único caso de un escritor cuyo rescate se ha llevado a cabo sin saber bien qué es lo que hacía. Se conoce lo que hizo en España hasta el estallido de la Guerra Civil, pero muy poco sobre su actividad en el exilio”. Esta es la reflexión de la que parte Abelardo Linares, editor de Renacimiento y bibliófilo, que asegura haber encontrado alrededor de 600 artículos inéditos en España y publicados de forma anónima por el periodista sevillano durante su exilio en Francia, entre 1938 y 1940.

Linares comenzó a leer a Chaves Nogales en los años 70, cuando apenas había sido desenterrado su Juan Belmonte. Además, a lo largo de las décadas ha desarrollado una extensa actividad de coleccionismo de revistas ilustradas del siglo XX. Esa colección cuenta con una buena cantidad de números de publicaciones mexicanas de los años 40, 50 y 60. En una de ellas, concretamente la Revista Hoy, en la que escribían multitud de exiliados españoles como José Bergamín, Benjamín Jarnés, Margarita Nelken o José Moreno Villa, Linares encontró varias colaboraciones de Chaves Nogales firmadas con su propio nombre y otra, sobre los 10.000 gibraltareños que el gobierno Británico trasladó a Londres a principios de la Segunda Guerra Mundial, firmada con el nombre de su amigo y compañero Eugenio de Larrabeiti, que era el que solía emplear para escribir y enviar dinero a su familia. Además de eso, encontró otras dos colaboraciones (anónimas, pero con un pie de foto que decía: “Es una producción Match”) que le parecieron “innegablemente escritas por Chaves Nogales”.

Esos dos reportajes trataban, respectivamente, sobre los últimos días del gobierno de Negrín y la llegada de los franquistas a Madrid, y fueron utilizados por Abelardo Linares para el epílogo de Los secretos de la defensa de Madrid, otro de los libros de Chaves Nogales que rescató la Editorial Renacimiento. Ahora los ha vuelto a encontrar, el segundo en idénticas condiciones y el primero con una extensión y profundidad mucho mayores, en una revista francesa de la época llamada Match, que desapareció en junio de 1940 con la llegada de los nazis a París.

Este punto de entrada le ha servido para profundizar en su colección de Match, que era una de las cinco revistas ilustradas predominantes de la Francia de la época (junto a Vu, L’Illustration, Voilà y Regards, con la que colaboró, entre otros fotógrafos, Robert Capa). Match era una revista deportiva que vendía aproximadamente 200.000 ejemplares, hasta que en el otoño de 1938 la compró un magnate de la prensa llamado Jean Prouvost, que la convirtió en una revista de información centrada en la actualidad y, según Linares, “con fotos de mucha calidad, un poco a la manera de la inglesa LIFE”. Match fue un gran éxito en los siguientes veinte meses y llegó a vender más de un millón de ejemplares.

Diario de Chaves Nogales sobre la actividad de Manuel Azaña, en París. ampliar foto
Diario de Chaves Nogales sobre la actividad de Manuel Azaña, en París.

Las piezas que Linares atribuye a Chaves Nogales se publicaban siempre en la sección primera de la revista, que se llamaba La semana de Match. Al principio, dicha sección poseía un estilo periodístico anodino, pero fue en noviembre de 1938 cuando, con un reportaje sobre el segundo aniversario del cerco de Madrid, aparecieron unos pies de foto reveladores respecto a la autoría del periodista español. “El tipo de pie es muy Chaves Nogales por la extensión y por el estilo. En él se dice: ‘Es fácil saber quién es un hombre decente en el Madrid sitiado de 1938: aquel que ha perdido por lo menos un diez por ciento de peso’”, explica Abelardo Linares.

A partir de ahí, el estilo de La semana de Match se mantuvo intacto hasta la desaparición de la revista, que posteriormente se refundaría con el reconocido nombre de Paris Match en 1947. “Teniendo en cuenta que los artículos de la Match suelen ser anteriores a los demás artículos de similar asunto publicados por Chaves en otras revistas, como L’Europe Nouvelle, solo parecen existir dos posibilidades: que Chaves Nogales copiase a ese autor anónimo o que, de hecho, ese autor anónimo fuese Chaves Nogales”, añade Linares. “Su hija Pilar Chaves me lo confirmó. Le leí los artículos de México y le parecieron artículos de su padre”, sentencia.

Según el editor de Renacimiento, Chaves Nogales publicó en Match todos los días durante alrededor de 600 números de la revista, que conforman más de dos mil páginas de contenidos. “Durante ese tiempo hubo dos periodos en la revista: en el primero, hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial, Chaves escribió prioritariamente sobre España y la Guerra Civil. Después empezó a hacerlo sobre la situación europea en mayor medida”, desarrolla Linares.

Respecto al estilo de las piezas, considera que su proximidad con el de Chaves Nogales es indiscutible: “esos artículos son como un fresco histórico del mundo europeo del momento. En ellos habla de lo que está ocurriendo en Italia o Francia como si lo estuviera viendo, con esa mezcla de periodismo y literatura tan frecuente en él, todo el tiempo describiendo a personajes menores de la escena política y social, relatando sus diálogos… son de una viveza extraordinaria”.

De cara al futuro, Linares espera “encontrar alguna pista que confirme definitivamente que Chaves Nogales es el autor de estos artículos”. “De todos modos, tras la llegada de los nazis a Francia, una cantidad enorme de material de la revista fue quemado y destruido, puesto que en sus números se incluían fuertes críticas al nazismo. Pilar cuenta que el propio Chaves decidió destrozar material días antes de que los nazis se presentasen en su casa para registrarla. De todos modos, los archivos policiales de la época, por exhaustivos, dan la esperanza de que haya alguna ficha en la que se hable de su actividad en Francia en la época”, desarrolla.

De cara a la publicación de todo este material, declara que lo conveniente sería “empezar por desgajar la parte española y publicar un tomo sobre todo lo que tiene que ver con España y la Guerra Civil”. Todos estos textos están escritos en francés, pero Abelardo Linares no tiene dudas respecto a su calidad: “a cualquier persona que haya disfrutado con lo que hay publicado de Chaves Nogales hasta la fecha le fascinarán estos artículos”.

María Isabel Cintas: “Tenemos que cuidar a Chaves Nogales para no caer en la banalización”

María Isabel Cintas es catedrática en lengua castellana y literatura y una de las grandes estudiosas, junto a Abelardo Linares, de la obra de Chaves Nogales. Sin embargo, respecto a la autoría del periodista sevillano de los dos reportajes que Linares publicó en el epílogo de Los secretos de la defensa de Madrid, se muestra reticente. “No puedo opinar sobre los 600 artículos que ha descubierto ahora Abelardo Linares, porque los desconozco, y si resulta que se prueba que lo son seré la primera en felicitarlo”, explica, antes de añadir: “sin embargo, lo que sí tengo claro es que aquellos dos reportajes no son de Chaves Nogales, ya que aquello que no está firmado por un autor no se le puede atribuir”. “Chaves ha superado con creces los límites de lo que se esperaba de él y ha causado un auténtico furor. Creo que, precisamente por eso, tenemos que cuidarlo, para no caer en la banalización”, sentencia.