Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Religioso cajón de sastre

La imagen protagonista de la iglesia católica hace ya años que desapareció del cine español

Con la Semana Santa en puertas, el programa Historia de nuestro cine se acercará esta semana al tema religioso de forma variada y pintoresca. Desde el cine beato y pío (La señora de Fátima, 1951) hasta el crítico con el Opus Dei (La casa sin fronteras, 1972) pasando por el metafísico sobre las dudas en la propia fe (Niño nadie, 1977), el papel de una parte de la iglesia católica durante la guerra civil (La buena nueva, 1980), y una nueva versión de la vida de santa Teresa (Teresa. el cuerpo de Cristo, 2007), la semana ofrecerá un batiburrillo que solo aclarará en parte el coloquio final del viernes con la intervención de curas y cineastas ateos. Veremos.

La imagen protagonista de la Iglesia católica hace ya años que desapareció del cine español. Y del cine en general. Hay que recordar que al mismo tiempo que en España se rodaba La señora de Fátima, se hacía una versión de la misma aparición de la Virgen en Hollywood y aun otra en Italia. Y también se filmaba La canción de Bernardette sobre el milagro de Lourdes, lo que quiere decir que la influencia del Vaticano era importante, aunque seguramente más en España que en cualquier otro lugar del mundo. Eso parece deducirse del discurso que la Virgen pronuncia desde su árbol en la versión española cuando advierte que Rusia seguirá expandiendo sus errores por el mundo provocando una guerra más espantosa que la actual. Y precisa: “Quiero que los hombres dirijan su mirada hacia mí y entonces habrá paz”.