Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Teatro Real absorberá al de la Zarzuela

El centro, hasta ahora perteneciente al INAEM de Cultura, pasará a la fundación del coliseo lírico y será gestionado por esta

Fachada del Teatro de la Zarzuela en Madrid.
Fachada del Teatro de la Zarzuela en Madrid.

El Teatro Real amplía su influencia en Madrid. Antes de dos años absorberá dentro de su gestión al Teatro de la Zarzuela para centralizar bajo un mando toda la iniciativa lírica de la capital. El presidente del Patronato del Real, Gregorio Marañón, y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte han negociado en las últimas semanas la fusión, que será plasmada en un real decreto.

Desde el Real, el futuro con la ampliación se contempla con entusiasmo. El proyecto contará con un presupuesto que rondará los 100 millones de euros —actualmente el Real cuenta con 56 millones y la Zarzuela, con 22 millones— y la posibilidad de un doble escenario coloca a Madrid en la principal liga mundial de la ópera, con atención también a la internacionalización de la zarzuela.

Daniel Bianco, director del Teatro de la Zarzuela, dependiente del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), ha sido convocado mañana domingo a las 10.45 en el despacho del secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo. Aunque Bianco oficiosamente lo sabe, según confirmó este sábado a este periódico, será informado en dicho encuentro por el alto cargo del ministerio. En declaraciones a EL PAÍS, Bianco aseguró este sábado que desconoce los términos del nuevo acuerdo: "Yo tengo contrato hasta el 1 de noviembre de 2020 y las dos próximas temporadas programadas. Soy un hombre de teatro, acabo de salir del ensayo del concierto que dará hoy la mezzosoprano Elina Garanca y no me pienso bajar del barco". El nuevo modelo apunta como referencia a París. Allí, la Ópera Nacional tiene dos sedes: el Teatro de la Bastilla y la Ópera Garnier, gestionadas por un único mando. Este lo ocupa ahora como responsable Stéphane Lissner, que no renovará contrato en Francia y que al principio de la nueva era del Real fue director artístico del proyecto inicial.

Desde hace años, el Teatro de la Zarzuela ha sido uno de los mayores quebraderos de cabeza del INAEM por sus convenios laborales y su falta de flexibilidad a la hora de abordar ciertos proyectos, además de las giras. Ya hubo un intento de absorción hace años por parte del Real. Las gestiones difieren de modelo y que la Zarzuela pase al entorno de la Fundación mixta del Real, con fondos públicos, privados y recursos propios, agilizaría, según creen los responsables de ambas instituciones, su funcionamiento. La iniciativa ha sido liderada en ambas ocasiones por los responsables de la Plaza de Oriente. Pero si en el pasado chocó frontalmente con los cargos del INAEM, en la actualidad, los responsables del ministerio encabezado por Íñigo Méndez de Vigo la han aceptado sin apenas inconvenientes.

Yo tengo contrato hasta el uno de noviembre de 2020 y las dos próximas temporadas programadas. No me pienso bajar del barco”, afirma Daniel Bianco, director de la Zarzuela.

Rumbo artístico

También es un misterio el rumbo artístico de ambos espacios cuando se unifiquen. Actualmente, el Teatro de la Zarzuela dedica la mayor parte de su programación al género chico. Su razón de ser, desde que dejó de programar ópera tras la reapertura del Real hace 20 años, es la defensa y la renovación del legado en este campo. Pero a veces aborda también óperas de pequeño formato, recitales, conciertos líricos, danza o varios tipos de iniciativas ideadas por el equipo artístico. Tanto en el ministerio como en el Real, apuntan que el nuevo proyecto buscará desde el primer momento una amplia difusión de la zarzuela entre nuevos públicos y mediante el uso de las nuevas tecnologías. Entre los planes incluyen la retransmisión de títulos del género chico, como actualmente se hace con las óperas que programa el Teatro Real. Las proyecciones líricas en plazas y otros espacios al aire libre en diversos puntos de España multiplicará su difusión.

Mientras, el Real se centra en la ópera y la danza como ejes principales de su programación que diseña Joan Matabosch, director artístico. Su estrategia de abrirse fuera de la sede central —impulsada en la época del anterior director, el fallecido Gerard Mortier— le ha llevado a establecer alianzas con los Teatros del Canal, dependientes de la Comunidad de Madrid, y con otros escenarios. Con la absorción de la Zarzuela, el proyecto cobra una dimensión mucho más ambiciosa.

En la reunión prevista para el lunes en el ministerio, Daniel Bianco espera que le informen si desean que siga en su puesto o no. "Con arreglo a lo que me digan, tomaré una decisión sobre mi rumbo", comenta el actual responsable de la Zarzuela. Por otra parte, conoce bien el Real, ya que durante años fue su director técnico. Pero la presumible pérdida de autonomía que supone esta decisión no le convence.

Los sindicatos piden información sobre el acuerdo

Los sindicatos no han sido informados de la decisión y este sábado mostraban su preocupación en sendos comunicados que enviaron a los trabajadores. CC OO lanzó el siguiente aviso: "Estamos intentando contrastar la información de la posible privatización del Teatro de la Zarzuela para ser absorbido por el Teatro Real. De confirmarse este extremo tendremos que defendernos de este ataque con movilizaciones urgentes. Seguiremos informando en las próximas horas".

Por su parte, UGT apuntaba: "Los sindicatos tendremos una reunión con la directora general para que nos informe sobre esta decisión y sobre el plan que tenga para los trabajadores del teatro. Informaremos inmediatamente a los afectados y empezaremos las movilizaciones de todo el INAEM para parar este atentado y la privatización de nuestro organismo".

Aunque la iniciativa no ha sido bien recibida en el ámbito sindical, fuentes del Ministerio de Cultura aseguran que los derechos laborales de los trabajadores no se verán afectados en ningún caso. Uno de los grandes interrogantes, precisamente, consiste en saber hasta qué punto afectará la medida a los cuerpos estables de la Zarzuela —orquesta y coro— y al personal administrativo y técnico del teatro.

Todos los trabajadores, alrededor de un centenar, dependen hasta ahora del INAEM. El Real cuenta con su propio personal, aunque sin duda se produciría una fusión que estudiarán con los sindicatos.