Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pablo Alborán: “Tenía miedo de que mi público no estuviera a mi vuelta”

El superventas inicia la gira ‘Prometo’ en Latinoamérica y con la mayoría de entradas ya agotadas

Entrevista con Pablo Alborán, que comienza su gira 'Prometo'.

Tras el éxito del disco Prometo, que se convirtió en el más vendido del año 2017 habiéndose estrenado en noviembre, Pablo Alborán comienza la gira partiendo desde Latinoamérica y con la mayoría de entradas ya agotadas. En siete meses, el malagueño va a recorrer gran parte del continente americano, haciendo paradas en ciudades en las que nunca había actuado, además de las habituales en España. “Cruzar el charco me da mucho respeto porque en países como México tienen un bagaje musical enorme, con grandísimos artistas y pienso en la calidad que han escuchado desde siempre”, afirma el cantante.

Después de estar casi dos años fuera de las cámaras y de los escenarios, se ha creado una gran expectación en torno a su vuelta. Alborán admite que tuvo que retirarse para vivir su vida porque se sentía sobrepasado y había dejado de disfrutar con lo que hacía. “Volví a mi casa, estuve con mis amigos, salí de fiesta, he ido de viaje, he estado estudiando… en este tiempo he estado viviendo”. Sin embargo, dice tener más ganas que nunca y sentir la misma ilusión y nervios que tenía cuando comenzó en la música, algo que había perdido.

No deja de sorprenderle como la gente sigue ahí a pesar de haber estado fuera del mapa un tiempo. “Tenía miedo de pensar que mi público se habría marchado pero sabía que quien iba a estar, iba a estar ahí de verdad y entenderían lo ocurrido”, declara el artista. Por ello, dice estar teniendo un “entrenamiento germánico” de cara al tour por la responsabilidad que siente.

A los 28 años, Alborán es uno de los mayores referentes españoles a nivel mundial aunque intenta alejarse siempre de la polémica, mostrando una imagen comedida, educada y sencilla. “No creo que sea agradable ver a alguien que esté haciendo el loco todo el día. Yo intento ser normal. Nunca he dicho que sea bueno, pero tampoco tengo la necesidad de mostrarme como un chico malote para resultar más llamativo”, apunta. Aunque confiesa que igual a la gente le molesta que él sepa distinguir lo que es trabajo y lo que no.

Más información