Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El futuro y la mujer protagonizan Arco 2018

211 galeristas de 29 países participarán en en la 37ª edición de la cita madrileña

Fotograma de 'Purple' (2017), videoinstalación de John Akomfrah, que se expondrá en el Museo Thyssen de Madrid durante Arco.
Fotograma de 'Purple' (2017), videoinstalación de John Akomfrah, que se expondrá en el Museo Thyssen de Madrid durante Arco.

Si nos atenemos a las cifras, la 37ª edición de Arco, que se celebra en Madrid entre el 21 y el 25 de febrero, será similar a las pasadas: 211 galerías de 29 países se citarán en los pabellones 7 y 9 de Ifema con un presupuesto en torno a los 4,5 millones de euros. Pero la casualidad o la fuerza de las circunstancias ha hecho que este año la cita tenga un sesgo marcadamente femenino y esté muy enfocada al futuro. El director sigue siendo un hombre, Carlos Urroz, que ejerce desde 2010, pero todas las responsables de los programas comisariados son mujeres. También lo son la mayor parte de las galeristas e incluso las coleccionistas tienen un peso mayor que en encuentros anteriores.

Clemente González Soler, presidente de Ifema, fue el encargado de facilitar los números esenciales de Arco 2018, y prometió un aumento en la calidad. El programa general estará compuesto por 160 galerías.

Cuestión de porvenir. Este año no hay país invitado y en su lugar se celebra una reflexión sobre el concepto del futuro con Chus Martínez, Elise Lammer y Rosa Lleó como comisarias de una investigación en la que participan 19 firmas españolas e internacionales. El espacio Diálogos, organizado por María de Corral, Catalina Lozano y Lorena Martínez de Corral, confrontará la obra de un artista consagrado con un emergente en 13 galerías y Opening, el apartado dedicado a los artistas más jóvenes, se podrá ver en 19 espacios elegidos por Stefanie Hessler y Ilaria Gianni.

'Verre et comptoir aux fruits' (1938), obra de Picasso. ampliar foto
'Verre et comptoir aux fruits' (1938), obra de Picasso.

Optimismo. Las expectativas económicas de esta edición, amparadas en la recuperación económica, son buenas. Carlos Urroz recuerda que Arco trata de fomentar el coleccionismo. El responsable de Ifema explica que este año, además de invitar a 300 coleccionistas internacionales y 200 profesionales se pone en marcha la una operación que afecta a las piezas expuestas cuyo coste no supere los 5.000 euros. Cada una de estas obras estará acompañada de la etiqueta #mecomprounaobra, para animar a nuevos compradores a aproximarse a las galerías y adquirir arte actual. Además, se vuelve a activar el servicio gratuito de asesoramiento en la compra de obras durante la Feria, en First Collectors by Fundación Banco Santander, al tiempo que potencia el programa Young Collectors para invitar a una treintena de jóvenes coleccionistas de todo el mundo.

De récord. Hasta que abra sus puertas la feria es imposible saber cuál será la más cara de las obras expuestas. Pero ya hay una candidata. Uno de los galeristas asistentes a la presentación, Iñigo Navarro, de la galería madrileña Leandro Navarro adelantó que en su stand se podrá comprar una naturaleza muerta de Picasso, Verre et comptoir aux fruits (1938), valorada en 2,5 millones de euros.

Grandes firmas. Carlos Urroz llama la atención sobre las grandes firmas presentes este año como sinónimo de calidad de la feria. Entre ellas, las neoyorquinas Alexander and Bonin y Ream o Thaddaeus Ropac junto a prestigiosos establecimientos europeos como Barbara Thumm, Chantal Crousel, Michel Rein o Hauser & Wirth, la galería suiza que se ha comprometido con la familia Chillida a reabrir el museo Chillida-Leku. El responsable de la feria ve muy lejos o imposible que en Madrid ocurra como en algunos otros eventos similares, como Armory Show en Nueva York, donde los dealers son admitidos como expositores sin tener galería propia. “Los estatutos de Arco lo impiden”, responde tajante Urroz. Solo los galeristas pueden participar y yo soy un gran defensor de ellos. Me parece muy respetable la actividad de dealers, comisionistas o como se les quiera llamar, pero este no es su campo de juego” .

Proyectos especiales. Como en la edición anterior, la feria contará con piezas espectaculares colocadas buscando la sorpresa. Una de ellas está firmada por Joana Vasconcelos, famosa por su obras realizadas con punto de ganchillo y sorprendente colorido. Otra es la instalación sobre nomadismo que Jordi Colomer presentó en el pabellón español de la última Bienal de Venecia.

Una reflexión sobre lo que vamos a hacer

Desde la izquierda, Guillermo Solana, Clemente González Soler, Maribel López, Chus Martínez, Carlos Urroz, Evelio Acevedo y Eduardo López-Puertas.
Desde la izquierda, Guillermo Solana, Clemente González Soler, Maribel López, Chus Martínez, Carlos Urroz, Evelio Acevedo y Eduardo López-Puertas. IFEMA

Chus Martínez es, junto a Elise Lammer y Rosa Lleó, la responsable de la gran novedad de Arco 2018 ya que es la primera vez en la que la feria se plantea una reflexión sobre el arte. A falta de país invitado, la feria ha creado toda una sección titulada El futuro no es lo que va a pasar, sino lo que vamos a hacer, un espacio en el que se agrupan en Ifema 19 galerías. La exdirectora del Museo del Barrio y actual responsable del Instituto de Arte de la Academia de Arte y Diseño de Basilea confiesa nerviosismo ante el reto. Tal vez para conjurarlo, cita a su amigo Alejandro Jodorowsky. “Como él decía, para hablar de futuro hay que ver dónde estamos. Yo no se lo que va a suceder, más que como adivinanza, pienso en el futuro como rúbrica. Todo cambia. En los 90 teníamos la obsesión de confrontar el centro con la periferia. Ahora, creo que se piensa más en lo que está más lejos o más cerca. Lo que pienso es que hay que reflexionar sobre lo bueno que tenemos y conservarlo para el futuro”.

Más información