Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Latinoamérica

‘El Chavo del Ocho’, una serie mexicana inmortal en Brasil

El gigante brasileño de la comunicación, Globo, compra los derechos del programa y evidencia la fuerza de la creación de Gómez Bolaños en el país sudamericano

'El Chavo', personificado por Roberto Gómez Bolaños.
'El Chavo', personificado por Roberto Gómez Bolaños. TELEVISA

Una serie lleva décadas exhibiéndose en la televisión abierta de un país latinoamericano y ha reunido una legión de aficionados. Es un programa que muchos de los propios directivos de la cadena de televisión que lo transmite lo consideran “mal hecho” y de “mal gusto”, pero sigue en las pantallas porque se mantiene en muy buenos niveles de audiencias.

La serie es mexicana, El Chavo del Ocho, pero el público que no lo abandona por nada es brasileño. Este martes el personaje creado por Roberto Gómez Bolaños ha dado más una prueba de su popularidad y fuerza entre los espectadores del país sudamericano: el canal de televisión de paga Multishow, que pertenece al más poderoso grupo de comunicación del país, Globo, ha comprado a la mexicana Televisa los derechos de exhibición de El Chavo del Ocho en Brasil.

El anuncio ganó espacio entre los medios locales y alcanzó la lista de temas más comentados en Twitter. Quien conoce un poco de la historia reciente de la televisión del país sudamericano no se sorprende con la repercusión. El programa —apodado en Brasil simplemente Chaves— se exhibe desde 1984 en la cadena SBT, que por muchos años fue la segunda más vista en Brasil. Llegó a emitirse todos los días de la semana y ha sido uno de los pocos programas del SBT que en algunos momentos logró competir con la audiencia de la gigante nacional Globo.

Las transmisiones del Chavo se iniciaron en Brasil cuando SBT compró un paquete de telenovelas mexicanas en el que venían incluidos algunos episodios de la creación de Bolaños. Pese a los escenarios de cartón y una producción que era considerada de poca calidad, un directivo de la cadena argumentó en aquel entonces que un buen doblaje podría hacer la serie atractiva para el público brasileño. Silvio Santos, el magnate dueño del SBT, apoyó la idea y desde entonces la serie pasó a ser parte de la programación diaria en las casas brasileñas, según cuenta Paulo Pacheco, periodista especializado en televisión. 

Chaves no sale del aire en Brasil hace más de 30 años y ha sido visto por tres generaciones. Sigue dando una audiencia satisfactoria, las personas siguen riéndose de los mismos chistes”, afirma Pacheco, reportero de la web UOL y aficionado declarado de Chaves.

¿Pero por qué se ha generado este fenómeno en un país miles de kilómetros lejos de México y que ni siquiera habla español? De acuerdo con Pacheco y con Antonio Purcino, administrador de un fórum online con más de 31.000 aficionados de la versión brasileña de El Chavo del Ocho, el éxito tiene que ver, entre otras razones, con un trabajo que se hizo en los ochenta para que el doblaje en portugués de los personajes se acercara más a la realidad brasileña. “Hicieron una adaptación increíble de la serie, establecieron situaciones y frases que se han incorporado en nuestro cotidiano”, dice Purcino. Un fenómeno similar sucedió con la traducción al español local de Los Simpson en México. 

Pacheco explica que el primer boom de El Chavo en Brasil ocurrió en los noventa, cuando se emitía todos los días al inicio de la tarde y se convirtió en el programa favorito de una generación de niños que volvía de la escuela a aquella hora, al igual que en México en sus primeros años de transmisión. La serie siguió reinventándose en el país sudamericano y ganó nuevo impulso con el surgimiento de comunidades de aficionados en Internet en los años 2000. Actualmente Chaves no tiene la misma audiencia de sus tiempos de mayor popularidad, pero sus aficionados lo mantienen vivo en la televisión brasileña. 

Una de las muchas pruebas de la popularidad del programa vino en 2005, cuando, según recuenta Pacheco, Globo hizo un primer intento de adquirir los derechos de El Chavo del Ocho para Brasil. El precio que el SBT tenía que pagar para no perder su estrella eran 1,5 millones de dólares. Lo pagó.

No se han revelado detalles del acuerdo entre Globo y Televisa. Lo que se sabe es que el Chaves seguirá exhibiéndose en la televisión abierta en la cadena SBT, pero el Multishow ha adquirido episodios que nunca se emitieron en Brasil y que serán doblados por primera vez.

“La posibilidad de que por fin tengamos todos los episodios de Chaves y del Chapulín Colorado doblados en portugués es la realización de un sueño que teníamos hace mucho tiempo”, comenta Purcino. Las actividades que realiza del fórum de aficionados del que él forma parte, ayuda a comprender la supervivencia de la serie mexicana en Brasil. El grupo hace encuentros con fanáticos y homenajes a los personajes y actores. “Este año vamos a hacer nuestra segunda fiesta de carnaval con temática del Chaves”, celebra.

Más información