Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sam Smith: el ídolo diferente

'The Thrill of It All', el nuevo disco del cantante británico, recibe una calificación de 6 sobre 10

El cantante británico Sam Smith durante un concierto de Apple Music el pasado 3 de noviembre, en Londres.
El cantante británico Sam Smith durante un concierto de Apple Music el pasado 3 de noviembre, en Londres. Getty Images

No es un artista de masas ajustado a la convención, este Samuel Frederick Smith, y eso le honra. Ya no lo era hace tres temporadas, cuando Stay With Me le convirtió en una de las indiscutibles celebridades musicales de la década. Más allá del desdichado plagio involuntario a Tom Petty, resuelto con elegancia por ambas partes, el londinense lograba colocar a ambos lados del Atlántico una lánguida balada gospel en lo más alto de las listas. La apuesta por la vulnerabilidad personal y el aliento del espíritu resulta ahora más evidente. Smith huye esta vez como de la peste de cualquier coqueteo con el funk, de algo remotamente emparentado con la travesura.

La devastación es la apuesta incluso desde la imagen de portada, que opta por un personaje en blanco y negro, ojeroso, sin camiseta, con los ojos abiertos a la perplejidad y el dolor. Acaba de cumplir 25 años, pero el ya ilustre firmante elude toda fotogenia y se refugia en la desnudez y el escozor que produce reconstruir el corazón cuando este ha estallado en mil pedazos.

Sam Smith: el ídolo diferente

Artista: Sam Smith.

Disco: The Thrill of It All.

Sello: Capitol/Universal.

Calificación: 6 sobre 10

Si In The Lonely Hour (12 millones de ejemplares vendidos y seis Grammy, a los que se sumaron un Globo de Oro y un Óscar) era un disco sobre la soledad, esta esperadísima secuela lo es sobre la ruptura amorosa. No parece la opción más comercial de las posibles, por más que a Adele, con la que podríamos establecer ciertos paralelismos razonables, le fue divinamente en los tiempos de 21. Pero se intuye sinceridad en la pérdida y el sufrimiento gracias a la voz de Smith, que suena más plañidera y compungida de lo que le habíamos escuchado jamás. Hay pasajes en falsete bien logrados, sobre todo en la primera mitad del minutaje, y momentos tan llorosos como si Aaron Neville se hubiera colado en el estudio.

La entrega no es que apueste por la balada como género, sino que se entrega a ella como el náufrago a la barca. Y las cuatro primeras del lote son, a su manera, muy meritorias: un primer sencillo irrefutable y otra vez muy gospel (Too Good at Goodbyes); las tenues pinceladas electrónicas de Say It First, que parece producida por Chris Martin; la herencia de Smokey Robinson y los clásicos en One Last Song y la elegancia ligera de Midnight Train, que no desentonaría en el catálogo de Harold Melvin.

Las objeciones llegan por la vía de la reiteración y el conservadurismo. El ritmo solo se acelera (algo) en el séptimo corte, Baby, You Make Me Crazy, actualización afable del sonido de Filadelfia que, sin descubrir nada, al menos revitaliza la escucha. A lo grande, con metales, coros y cuerdas. Y con la autoría atribuida a Smith y otros ¡11! firmantes. Cosas del trabajo de laboratorio, pero… si Lennon y McCartney dejaron de escribir a cuatro manos, ¿cómo demonios se compone a 24?

Es el último latido reseñable de un disco que atraviesa su tramo final demasiado ensimismado en su propia languidez. Pero que nos muestra un modelo diferente de ídolo, un superventas que no renuncia a la fragilidad o a testimoniar (Him) los traumas familiares que generó su salida del armario. En tiempos de reguetón, ya es algo.

COMPRA ONLINE 'THE THRILL OF IT ALL'

Artista: Sam Smith.

Sello: Capitol Records (2017).

Formato: MP3 y CD.

Desde 16,99€ en Amazon

Más información