Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Josele Santiago: “Hay músicos jóvenes cojonudos con mucho oficio y poca imaginación”

El cantante y compositor de Los Enemigos retoma su carrera en solitario con el disco 'Transilvania', una visión hosca del mundo

Josele Santiago, retratado en Barcelona.
Josele Santiago, retratado en Barcelona.

Josele Santiago está muy contento y tras sonrisas de parroquiano de casino desliza los porqués: “Grabar fue siempre un suplicio, pero esta vez me he divertido mucho, hemos jugado Raül Fernández -Refree-, el productor, y yo con los muchos instrumentos que teníamos a mano y hemos conseguido un disco que no es rompedor pero que ofrece una instrumentación más variada. Eso sí”, concluye firme como un buen insulto, “mis canciones siguen siendo clasicotas, canciones de estructura convencional que pueden resistir la prueba de la guitarra acústica”. La obra se llama Transilvania, compuesta por una docena de canciones de regusto acústico con letras que son zarzal reseco y flor. Hacía seis años que Santiago no cantaba material nuevo. Y está contento.

Habla porque tiene cosas que explicar, no llena silencios: “Aunque no lo es, Raúl tiene fama de productor invasivo y he de reconocer que al comienzo me desbordó su hiperactividad, pero le acabé tomando la medida. Es un tipo generoso con el tiempo que me ha concedido, muy versátil y respetuoso, ha trabajado con gente tan dispar como Rosalía y Lee Ranaldo, y eso se nota. Además tiene ilusión, algo que a muchos de mi generación les falta”. Cuando el músico habla, dice sin decirlo que ha nacido otro Josele Santiago: “Hasta Lecciones de vértigo estaba obsesionado con no grabar lo que no pudiese reproducir en directo, pero al final he caído en que en directo no importa cómo las has grabado, sino que funcionen en acústico. Además ahora escucho a los músicos; antes era cerrado, pero en Lecciones de vértigo me di cuenta de que las canciones podían ganar con las aportaciones de los músicos”.

¿Un cincuentón que aún aprende y se abre a nuevas ideas? Sonríe: “Se supone que llegas a una edad en que lo sabes todo y esto es muy peligroso. Para evitar este peligro hay que ser consciente de que eres un eterno aprendiz y mantener la ilusión. El oficio es importante, pero no basta, te lleva a estereotipos y patrones y ya la has jodido. Hay muchos músicos jóvenes cojonudos que tienen mucho oficio y poca imaginación. No puedes basarlo todo en el oficio, no eres artista por oficio, el arte está más allá”. Y el arte de Josele Santiago (Córdoba, 1965) nos vuelve a mostrar su tradicional descreimiento y tristeza ante un mundo gris y hosco que lee políticamente.

Habla del mal en No se equivoca el mal -"Realmente creo que tiene el tiempo a favor y nos espera agazapado”-; de ecología y posverdad en Que hable el sol; de la pederastia de los curas en Saeta -“Se me ocurrió tras ver Spotlight-; de cómo progresar en la empresa en Cómo reír -“Una idea excelente que tomé de la novela El día del watusi, de Casavella”-; del difícil mantenimiento de la intimidad en Ovni viejo; cuestiona al género humano en Ángel -“Uso un recurso que Albert Pla domina, decir cosas gruesas con formas ingenuas”-; y en Guardia Civil recrea una suerte de blues carcelario castizo -"Fue un sueño, me desperté y lo anoté. Ahora es canción”-. La última en componer fue Sonia, un homenaje a la mujer con rostro de mascarón de proa que capitaneó el Tupperware en Malasaña. Pese a todo lo antedicho, puntualiza: "Yo te puedo contar lo que yo estaba pensando en cada canción, pero no te puedo decir que esta canción trata de esto, todas tratan de lo que a ti te dé la gana”.

En este cancionero brillan las imágenes: "En el fondo lo que busco es eso, imágenes potentes”, cuya argamasa es un empleo muy austero de las palabras, algunas de ellas sin la “d” intervocálica “suenan mucho más musicales así”, dice. El músico no despilfarra palabras: “Cuando comienzo a escribir me salen parrafadas que poco a poco voy podando hasta quedarme con las que la melodía, mi tirana, me permite. Es muy trabajoso y se parece a pintar. Mi abuelo y mi padre pintaban, y podían estarse horas pensado para aplicar una sola pincelada. Escribir letras de canción es muy parecido”.

Para decir estas palabras, ha vuelto a aprender a cantar: "Desde que tuve los nódulos me propuse cantar, me había dado cuenta que lo hacía fatal. Fui a un logopeda y cantar ya no es un suplicio. En ese sentido he podido cantar de formas diferentes. Cantar bien y trabajar la voz te da más oportunidades, sino solo tienes una voz, la tuya”. Satisfecho con el disco, tranquilo porque hacer acústicos le ajusta el salario, contento con Los Enemigos, este ciudadano de Barcelona que vive en Cataluña desde 2008, cierra la conversación hablando del “tema”. Y como a sus canciones, le dedica las palabras justas. Solo ocho: “Cuando no se te escucha, entiendo que grites”.

COMPRA ONLINE 'TRANSILVANIA'

Artista: Josele Santiago.

Sello: Altafonte (2017).

Formato: MP3 y CD.

Desde 9,99€ en Amazon