Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Colón, 1492

De 'Conquistadores Adventum' se agradece el esfuerzo por engancharnos a nuestra historia y sus personajes, sea para admirarlos o detestarlos

‘Conquistadores Adventum’. En vídeo, el tráiler de la serie.

Anunciada como una producción de “absoluto rigor histórico”, con la asesoría de expertos españoles y extranjeros, se estrenó el lunes 8 de octubre en el canal #0 de Movistar+ el primer capítulo de Conquistadores: Adventum, serie que en ocho capítulos contará los 30 años que transcurrieron desde que Cristóbal Colón puso el pie en una isla a la que llamó La Española hasta que, en 1522, unos famélicos marineros llegaron a Sanlúcar de Barrameda con Juan Sebastián Elcano, tras un viaje de tres años en el que lograron circunnavegar por primera vez. El estreno llega en la semana del 12 de octubre, fiesta nacional de España, que en algunos lugares de América, y ahora en Navarra, tras una ridícula decisión de la Mesa de su Parlamento, se recuerda como el Día de la Resistencia Indígena.

Hay que reconocer a Conquistadores, encabezada por Aitana Sánchez-Gijón como Isabel la Católica, que no huela a cartón piedra, gracias a una realización muy cuidada, con localizaciones naturales, que la hace creíble. En su debe, se habría agradecido algo más de acción, y algunos detalles chirrían, como oír a un soldado castellano vitorear a la Católica con un “Dios salve a la reina”, como si estuvieran en Oxford y no a punto de tomar Granada.

Lo que lastra el desarrollo de esta primera entrega es la constante voz en off del marinero que nos cuenta la historia. Carga un poco ese tono impostado, como si se tratase de un relato radiofónico. En cuanto a la fidelidad con lo que pasó en 1492, por lo visto hasta ahora, la serie no gustará a los que sostienen una visión crítica de la conquista española. Tiene su gracia, con perdón, que el primer nativo muerto, perteneciente a una tribu distinta con la que se topan los españoles, caiga por culpa de un indio que acompaña a los españoles como traductor y que les transmite las supuestas malas intenciones de sus vecinos. Fíate de los traductores. Pero que se preparen los del taparrabos, que pronto llegarán los tiros, las enfermedades y la esclavitud. Hay que agradecer a Conquistadores el esfuerzo por engancharnos a nuestra historia y sus personajes, sea para admirarlos o detestarlos.

Más información