Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bailar la pasión

Las reconstrucciones danzadas de la vida de los amantes de ese baile argentino caen en una cursilería de anuncio y nunca hacen justicia a la labor de los bailarines

Un tango mas
Un fotograma de 'Un tango más'.

UN TANGO MÁS

Dirección: Germán Kral.

Intérpretes: María Nieves Rego, Juan Carlos Copes, Juan Malizia, Ayelén Álvarez Miño.

Género: documental. Argentina, 2015.

Duración: 85 minutos.

A los ojos de un profano, el tango parece inmortalizar, en un código de movimientos sensuales como un ritual de amor y violentos como un duelo a navajazos, una feroz historia de pasión y muerte. “El tango crea un turbio / pasado irreal que de algún modo es cierto, / el recuerdo imposible de haber muerto / peleando, en una esquina del suburbio”, escribió Borges en su poema dedicado al tango incluido en su libro El otro, el mismo. Nacido en burdeles y rechazado por la burguesía, el tango recorrió un tortuoso camino hasta ser finalmente considerado como máxima encarnación del alma argentina: en algún momento de su evolución fue un baile entre hombres, porque las mujeres no querían verse asociadas a lo que Leopoldo Lugones llamó “tango, reptil de lupanar”.

En Un tango más, los miembros de una de las parejas de más longeva vida artística dedicada a esa especialidad, María Nieves Rego y Juan Carlos Copes, rememoran, por separado, sus cincuenta años de trayectoria en común y dejan suficientemente claro que su vida ha sido, esencialmente,… un tango. Es decir, una montaña rusa de atracción, desencuentro y cuentas pendientes acumuladas que, en muchos momentos difíciles, pudo ser trascendida y sublimada sobre el escenario, hasta que el arte no alcanzó para corregir la vida.

Juan Carlos Copes no duda en definir a María Nieves Rego como su Stradivarius. En otros momentos del documental, el bailarín no tiene ninguna cautela en expresar lo irrespirable que llegó a ser la relación cuando el talante celoso de su compañera –por otra parte, plenamente justificado por la promiscuidad seductora de Copes- estrechaba su cerco. Rego llega a enfrentarse con el documentalista para no seguir hablando de Copes en un momento clave de la película. No hay impostura en este juego de fuerzas, aunque el carisma y la generosidad confesional de ella vencen rotundamente al laconismo expresivo de él en una película que acaba eligiendo el camino del retrato (de María Nieves Rego) frente a la posibilidad del pulso dialéctico (y la imposibilidad de un climático reencuentro).

La película de Germán Kral tiene su mayor fuerza en la voz de esta tanguera nata y en el estupendo material de archivo –explosivo el baile de la pareja sobre una mesa-, pero las reconstrucciones danzadas de la vida de los amantes caen en una cursilería de anuncio y nunca hacen justicia, en su puesta en escena, a la labor de los bailarines.

Más información