Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cóctel triunfal de bachata y rap

Romeo Santos creció en el Bronx escuchando canciones de sus vecinos latinoamericanos y ahora copa la lista de éxitos

Romeo Santos actúa en el programa 'Jimmy Kimmel Live', el pasado 13 de abril.
Romeo Santos actúa en el programa 'Jimmy Kimmel Live', el pasado 13 de abril. GC Images

El Empire State se iluminó el jueves de dorado para celebrar la llegada del nuevo álbum de Romeo Santos, Golden. “Es el gran icono del sueño americano”, comenta el artista tras la ceremonia en el emblemático rascacielos. Es la primera vez que un latino del mundo de la música tiene tal honor. Y sucedía mientras su último sencillo, Imitadora, se colocaba en lo más alto del Latin Airplay de Billboard en su cuarta semana en la lista, destronando a Despacito.

“Es el más grande”, comentan los clientes en la barbería de Elvin en el barrio del Upper West Side mientras por la radio se escucha la letra de Héroe favorito, que también fue número uno hace unas semanas. Su música es como la banda sonora de Nueva York. Se escucha por todos lados. Santos, de hecho, es un puente que une las distintas comunidades hispanas de costa a costa en Estados Unidos. Su fuerza llega hasta el extremo de haber llenado con dos conciertos seguidos el estadio de los Yankees.

Romeo Santos empezó cantando en el coro de una iglesia, pero no porque fuera religioso. De ahí a autodenominarse como el “Rey de la bachata”, un género musical tradicional de la República Dominicana. Su padre es de la isla caribeña. Su madre, puertorriqueña. Él nació y se crió en el sur del Bronx. “Trato siempre de representar a los latinos”, comenta en una entrevista, “y hacer producciones con las que distintas personas, de países y cultura diferentes, se identifiquen”.

La bachata de Romero Santos es una versión cosmopolita de la canción tradicional dominicana, con toques de rap, R&B e hip-hop. La crítica le reconoce por eso como el creador de un nuevo tipo de música urbana que es capaz de aglutinar el gusto de jóvenes los latinos del caribe y los que emigran desde Centro América, especialmente mexicanos, que buscan algo nuevo sin renunciar a sus raíces.

Músico, compositor y empresario

Anthony Santos, Romeo Santos, con 36 años recién cumplidos, este músico nacido en el Bronx tiene, además, una faceta de empresario. Es el consejero delegado de Roc Nation Latin, la plataforma para artistas hispanos de la productora de Jay-Z. “Se trata de poder ayudar a nuevos talentos que tiene una gran propuesta musical para que así puedan mejorar lo que ya está bien”, explica.

¿Qué ofrece a los jóvenes que desean ser músicos? “Mi labor es ofrecerles mi experiencia. Cada uno tiene una esencia muy única”.

¿Qué tiene que hacer entonces Romeo Santos para ganar un Grammy? El artista sonríe y responde que solo cree en la belleza de su cultura y de su género. “Mi responsabilidad es ofrecer al público buena música”, comenta.

¿Qué busca en el público? “El aplauso, el cariño y la conexión de la gente”. Golden explica surge en el momento fuerte de su carrera musical. “Es mi disco de oro, mi gran éxito”.

La radio de la vecina

Golden es de lejos su disco más completo, dice. Es el tercer álbum en solitario desde que se separó de Aventura. La producción fusiona la bachata (Doble filo) con la jíbara puertorriqueña (Ay bendito) y otros géneros. “Cuando me crié escuchaba la radio de una vecina sonando merengue. En otro piso, salsa. Y lo de unos más abajo eran mexicanos”, recuerda, “ya con eso es suficiente para tener los sabores que representan nuestras distintas culturas”.

Es un gran momento para los artistas latinos en Estados Unidos. Romeo Santos celebra el éxito de Luis Fonsi, que esta semana logró con Despacito batir el récord de la canción más reproducida por streaming. “Es un fenómeno del que tenemos que estar todos orgullosos”, insiste. Demuestra, dice, que se puede llegar a la cima. Cita también a Ricky Martin, Marc Anthony, Enrique Iglesias, Jennifer López y Shakira como los artistas que les prepararon el camino.

Cuenta que hasta hace muy poco eran los artistas latinos los que se acercaban a los anglosajones para participar en sus trabajos. Ahora es al revés. “Siempre tuve claro ese concepto”, añade, “por eso siempre me negué a hacer una producción entera en inglés. ¿Para qué? ¿Cuál es el motivo? Nunca descarté hacer algunas canciones en inglés. Pero no es necesario todo un álbum para crecer o conectar con el público”.

Golden es el primer álbum de Santos desde 2014. Bella y Sensual es su primer reggaeton en más de diez años, en el que colaboran de Nicky Jam y de Daddy Yankee. “Empecé a trabajar en el ritmo sin saber quién iba a participar”, señala, “conforme compuse los versos la canción derivó a una competencia de tres por una chica. Sabía que los que fueran a participar debían tener la energía y el estilo para favorecer a la canción”.

Dueto con Julio Iglesias

El álbum incluye un dueto con Juan Luis Guerra, Carmín, y otro con Julio Iglesias, El Amigo. “Es lo más cercano que tenemos los latinos a Frank Sinatra”, comenta del cantante español, “cuando sea grande quiero ser como él”. Evita, sin embargo, dar detalles sobre la canción porque dice que prefiere que el público descubra el mensaje que hay detrás. Ni si quiera le dijo a Julio Iglesias de que se trataba.

El último corte del álbum se titula Sin Filtro. La lírica es agresiva, nada que ver con el romanticismo que caracteriza su música. “Es un desahogo personal”, explica, “casi nunca me expreso de esa manera y mucho menos en mi música”. Añade que con esta canción quiere reconocer a los seguidores que salen en su defensa, “quiero decir lo que ellos dicen a mi favor”. Pero aclara que es entretenimiento.