Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maestro en la dirección y en la vida

Raúl Arévalo recuerda sus inicios con Antonio Banderas como director en 'El camino de los ingleses'

Antonio Banderas, en el rodaje de 'El camino de los ingleses'. Con camiseta roja, Raúl Arévalo.
Antonio Banderas, en el rodaje de 'El camino de los ingleses'. Con camiseta roja, Raúl Arévalo.

En mis años de carrera profesional he tenido la suerte de encontrarme con grandes profesionales de nuestra cinematografía. Algunos de ellos han sido inmensos maestros para mí, tanto en la interpretación como en la dirección. Sin ninguna duda, Antonio Banderas ha sido y es una de las personas que más me ha marcado y de la que más he aprendido.

Tuve la suerte de hacer con él El camino de los ingleses en 2005. Era mi segunda película y, tras un largo proceso de casting, fui seleccionado para interpretar al Babirusa. Iba a trabajar con Banderas, no me lo podía creer. Era un personaje difícil para mi poca experiencia en cine. Pero el vértigo y el miedo ante tal reto desaparecieron enseguida. Y fue gracias a él. El trabajo que hizo con nosotros durante el mes que duraron los ensayos fue una lección de cine y de vida. Consiguió que en pocos días le dejáramos de ver como El Zorro para que le viéramos como Antonio. Dormía en nuestro mismo hotel para estar cerca de nosotros en todo momento, disponible a cualquier hora. Cuidándonos y compartiendo toda su experiencia. Conociéndonos en profundidad como actores pero, sobre todo, como personas.

Yo ya por aquel entonces soñaba con dirigir, y Antonio fue el primero que me enseñó a amar este oficio desde dentro, transmitiéndome su pasión cada día. Mi último día de rodaje, mientras esperaba a que terminaran de iluminar el plano, Antonio se sentó a mi lado y me regaló uno de los momentos más bonitos que recuerdo. Entre muchas otras cosas, me dijo algo que nunca olvidaré: “Si te sigues dedicando a esto, si haces carrera en este oficio, cuando pasen los años, después de momentos malos, buenos y regulares, de pésimos trabajos, de premios si llegan... Te darás cuenta de que en esta profesión, más allá de que te vaya mejor o peor, lo que queda, lo que más recordarás, es el valor humano de los proyectos: los amigos que hiciste, los momentos que compartiste, los amores pasajeros, los cómplices y las vivencias que este trabajo te regala”. Han pasado 12 años. No han sido muchos, aunque sí intensos. Y cada vez soy más consciente de la verdad de estas palabras, y de que conocer y trabajar con Antonio Banderas, sin ninguna duda, es uno de los regalos más grandes que me ha hecho esta profesión. Gracias, Antonio.

Raúl Arévalo trabajó con Antonio Banderas en El camino de los ingleses y es el último ganador del premio Goya a Mejor Película, a Mejor Guion Original y a Mejor Dirección novel con Tarde para la ira.