Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere la actriz Paquita Rico a los 87 años de edad

La también cantante ha fallecido en Sevilla por causas naturales

La actriz y cantante Paquita Rico en 1981. Vídeo: fragmentos de algunas actuaciones de la artista.

El pasado domingo falleció en Sevilla, en el hospital Infanta Luisa del barrio sevillano de Triana, ciudad en la que nació en 1929, la bellísima estrella del cine y la canción Paquita Rico que reinó en las pantallas españolas durante las décadas de los cincuenta y sesenta del siglo pasado. Lo de reinar no es exageración, ya que su mayor éxito fue encarnar a la reina consorte María de las Mercedes de Orleans y Borbón en la película ¿Dónde vas Alfonso XII? (1959), papel que interpretaba el galán Vicente Parra. La gracia y espontaneidad con la que la Rico dio cuerpo a esa joven reina, que falleció a los 18 años a causa del tifus, conmovió a los públicos más populares, que abarrotaron los cines a lo largo de todo un año.

Para entonces, Paquita Rico ya se había convertido, junto a Lola Flores y Carmen Sevilla, en componente de las "mi arma", a lo largo de una veintena de películas (Brindis a Manolete (1948), Debla la virgen gitana (1952), por la que en Cannes obtuvo la “copa de la simpatía”, aunque ella aseguraba que también había ganado el premio de mejor actriz, arrebatándoselo a Bette Davis por Eva al desnudo, lo que obviamente era falso; Malvaloca (1954), Suspiros de Triana (1955), Curra Veleta (1956)… Poco después sería una de las tres "mi arma" de El balcón de la luna y comenzaría a intervenir en otro tipo de películas de contenido dramático (¡Viva lo imposible!, La Tirana, Historia de una noche, Tierra brutal…).

En 1962 protagonizó Bodas de sangre, bajo la dirección teatral de José Tamayo. En esa época, Paquita Rico estaba casada con el novillero Juan Ordóñez, matrimonio que solo duró cinco años, ya que él se quitó la vida en 1965. Tres años más tarde contrajo matrimonio con un industrial canario, Guillermo Arocha, que falleció en 2002. Ya retirada de su profesión, la actriz se refugió en Sevilla, en su barrio de Triana, rodeada de su familia, a la que económicamente no cesó de ayudar durante sus años de éxito.

Los orígenes de los Rico no pudieron ser más modestos. El padre fue un vendedor de pescado, incapaz de alimentar a los suyos, y en cuanto Paquita cumplió 10 años se puso a trabajar; de una peluquería fue expulsada al descubrirse que se tomaba ella los biberones del hijo de la dueña, tanta era el hambre que pasaba. Descubierta como cantante en un programa de radio, fue contratada como telonera por el cantaor Pepe Pinto, pareja de La Niña de los Peines, que la presentó al público como “la gitana de bronce”. Acompañada siempre por su madre, ambas dormían en las butacas de los teatros para ahorrarse el importe de una pensión por modesta que fuera. No aprendió a leer hasta su primera película, a los 19 años.

Hubo altibajos en su carrera, algunos de ellos sorprendentes. Por ejemplo, tras el éxito ¿Dónde vas Alfonso XX? estuvo dos años sin contrato cinematográfico alguno, debiendo dedicarse junto con Vicente Parra a actuaciones en ferias y plazas de toros. Y después, de la mano del productor Cesáreo González, hizo una gira por toda Latinoamérica en la que actuaba en los cines después de la proyección de Luna de miel, película protagonizada por el bailarín Antonio, y con la que ella no tenía nada que ver. Paquita recordaba que actuaba en ocho funciones diarias: "Estaba vestida de gitana desde la mañana hasta la noche y no me quitaba la flor de la cabeza ni para dormir". Cesáreo González nos hizo ganar dinero pero también nos explotaba a conciencia.

Tras su última película, El Cid cabreador (1983), se mantuvo como tertuliana en el programa radiofónico Directamente Encarna, de la cadena Cope, e intervino por última vez con un papel en la serie de TVE Hostal Royal Manzanares, en 1997.