Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
BLOGS Por ENEKO RUIZ JIMÉNEZ Y ÁNGEL LUIS SUCASAS

El ‘ménage à trois’ que inventó ‘Wonder Woman’

La triple relación entre el psicólogo William Moulton, Elizabeth Holloway y Olive Byrne moldeó a la legendaria superheroína

A veces, la intrahistoria que explica las viñetas, el palimpsesto humano sobreimpreso sobre un tebeo, es tanto o más apasionante que las aventuras plasmadas en lápiz y entintados. Pasa por ejemplo con Batman y la invisible autoría, por tantos años, de Bill Finger. La opacidad de Stan Lee en repartir méritos en la creación del Universo Marvel. Y, por supuesto, la creación a tres bandas de Wonder Woman, que vuelve a cobrar relevancia después del éxito planetario que está teniendo su más reciente encarnación por Gal Gadot. Más de 600 millones de euros en taquilla y contando.

Portada del primer número de 'Wonder Woman'.
Portada del primer número de 'Wonder Woman'.

El caso es que hay otra película en marcha este año, y con fecha de estreno de estreno para el 27 de octubre, que va a contarnos esa otra historia: la génesis (humana) del personaje. Su título es Professor Marston & the Wonder Women. Women que no Woman. Porque la superheroína fue una creación compartida entre William Moulton Marston, Elizabeth Holloway Marston y Olive Byrne. Los tres compartían un ménage à trois y los tres contribuyeron a moldear a esa Diana Prince que ahora se esgrime como símbolo del feminismo y, aún más, de la inclusión, por parte de la cultura pop. Su relación será recreada por el trío protagonista de Luke Evans (Moulton), Rebecca Hall (Holloway) y Bella Heathcoate (Byrne). 

William Moulton Marston es en sí un personaje fascinante desde la óptica de creador de tebeos. Era un psicólogo célebre y de hecho inventó el test de presión sanguínea sistólico para la detección de mentiras que sirvió como base a la invención del polígrafo. Graduado con honores por Harvard, miembro de la sociedad de honor más prestigiosa de Estados Unidos, la Pi, Beta, Kappa e inventor de la Teoría DISC a partir de su ensayo Emociones de las personas normales (1928). Cómo Moulton acabó creando uno de los iconos de DC se imbrica con la propia historia del tebeo americano.

DC por aquel entonces no era DC. No existía como ente. Pero sí existían dos de las empresas que luego se fusionarían en la casa de Batman, Superman y cía: National Periodicals y All-American Publications. Una entrevista de Marston realizada precisamente por Olive Byrne en la revista Family Circle lo puso en el punto de mira de estos productores del tebeo. Moulton defendía la utilidad del tebeo tanto como arte como en sus potencialidades pedagógicas. Max Gaines, editor pionero del cómic, lo contrató como asistente en educación para esas dos compañías. La bola empezaba a rodar.

Pero antes de seguir con este relato, una splash-page sobre el ménage à trois de Moulton, Holloway y Byrne. Recordemos que con ese término se expresa la voluntad de un trío de personas de vivir bajo el mismo techo compartiendo relaciones románticas y sexuales. Esa era la relación que entrelazaba a los tres cocreadores de Wonder Woman, mantenida en secreto y explicada al exterior como una familia convencional con una doncella (Byrne) a cargo de los hijos. Hijos que en realidad se repartieron por pares entre las dos mujeres. Como anécdota, Elizabeth nombró a una de sus hijas Olive, el mismo nombre que el otro vértice femenino del ménage à trois.

El primer boceto de Wonder Woman con anotaciones de sus creadores, el ilustrador Harry G. Peter y William Moulton Marsten.
El primer boceto de Wonder Woman con anotaciones de sus creadores, el ilustrador Harry G. Peter y William Moulton Marsten.

Entre los muchos componentes fascinantes de esta relación, estudiada al detalle por la historiadora de Harvard Jill Lepore en su libro La historia secreta de Wonder Woman, está la genealogía de Byrne. Moulton fue un hombre intrigado por el feminismo y que había vivido fascinado con personajes del movimiento como Margaret Sander. Byrne era nieta de esta feminista que había fascinado al psicólogo. También llevaba el par de brazaletes que se convertirían en símbolos icónicos del personaje. Lepore indica en su libro, además, que esta relación se enmarcaba en un culto sexual que asignaba una supremacía a la mujer y que una tercera protagonista, Marjorie Huntley, participaba de esta compleja relación. Huntley, según el libro de Lepore, se encargaba también de rotular y entintar algunos de los tebeos de Wonder Woman. 

Los dos hijos que tuvo de su relación con Moulton fueron adoptados por el matrimonio. Y ella permaneció en la familia incluso después de la muerte de Moulton en 1947, según relataron dos de los hijos del trío, Pete y Olive Ann Moulston, en una entrevista concedida a la Boston University Alumni Association recuperada por Way Back Machine. De hecho, según relatan los hijos en diversos testimonios, la familia permaneció siempre unida y feliz, y Olive Byrne murió en el seno de esta unidad en 1980.

Lo que es más difícil de desentrañar es la autoría en sí del personaje. Se sabe que el encargo le fue dado a Moulton, pero que la insistencia en que fuera un personaje femenino se le debe a su mujer. El look del personaje parece haber sido inspirado por Byrne. Y los lazos de Diana, así como el frecuente destino de ser atada con cadenas o cuerdas en los tebeos bajo la autoría de Moulton, a la práctica del bondage común en esta familia.

Una de las páginas del próximo Wonder Woman #26. ampliar foto
Una de las páginas del próximo Wonder Woman #26.

Professor Marston & the Wonder Women tiene la obligación de hacer justicia a toda esta complejidad. Es fácil deslizarse por el melodrama de celos y rencillas en una unidad de tres. Es mucho más difícil conseguir plasmar, sin caer tampoco en el buenismo, qué hacía funcionar a esa familia al margen de convencionalismos. Habrá que ver si la película de Angela Robinson, directora que acostumbra a tratar el lesbianismo en su cine, está a la altura. Esperanzas da la productora que la abriga, Annapurna Pictures, que ha financiado películas como Her, The Master o Mátalos suavemente.

Entretanto, Wonder Woman continuará con su suma y sigue en taquilla y su renovada imagen en cómic. Corazón de la amazona será la puesta de largo de Shea Fontana y Mirka Andolfo tras la larga etapa de Greg Rucka, Liam Sharp y Bilquis Evely. La aventura arrancará el próximo 12 de julio. Y sus primeras viñetas nos trasladan a Attica, Grecia, en un campo de refugiados que llevará a formular a Wonder Woman un pensamiento imposible de aceptar para su espíritu: "No puedo salvarlos a todos".