Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Filmar edificios, construir películas

Santander acoge la quinta edición del Festival de Cine y Arquitectura (FICARQ), que explora las relaciones entre ambas disciplinas

Imagen del documental 'Beti Jai: la capilla sixtina de la pelota', de Richard Zubelzu.

¿Qué sería de peplums clásicos como Cabiria (1914) o Ben-Hur (1959) sin sus inmensos decorados? ¿O de Blade Runner (1982) sin aquel Los Ángeles distópico y cyberpunk? ¿Y del Manhattan (1979) de Woody Allen sin Nueva York? Estos y otros muchos interrogantes tienen cabida en el espíritu interdisciplinar del Festival Internacional de Cine y Arquitectura (FICARQ), un certamen con vocación global que lleva desde 2013 investigando las relaciones entre ambas artes. “Son dos disciplinas que comparten el espacio, la luz, el tiempo, que son los fundamentos de sus lenguajes creativos”, explica Carmelo Romero, el presidente del comité de selección de la quinta edición de un evento que se celebrará, entre el 4 y el 8 de julio en Santander, con una gra participación: se han presentado 98 películas especializadas en la temática (el doble que el año pasado), de las cuales el jurado ha seleccionado 28: cinco de ficción y 23 documentales.

“Cuando una película casi ni ha empezado, la arquitectura ya se está volviendo personaje y nos está dando pistas de lo que va a ocurrir”, reflexiona la comisaria de contenidos de arquitectura, Sara Pérez Barreiro, durante la presentación del festival en el espacio dedicado al diseño Cosentino City Madrid. “No podríamos entender Metrópolis sin esa gran ciudad ni esa torre de Babel desde la que Fredersen dirigía la ciudad”, continúa la arquitecta, para quien “gracias al cine también podemos contemplar cómo las urbes van cambiando y evolucionando”.

“El cine y la arquitectura están desarrollando una interrelación cada vez más provechosa”, asegura Romero, exdirector del Festival de Cine de Málaga (2008-2012), quien afirma que el 90% de las películas presentadas, procedentes de más de 20 países, son inéditas en España. “No eluden los temas de actualidad en la arquitectura y el urbanismo. Las hay que plantean el tema de la gentrificación, la invasión turística que está cambiando la identidad del centro de las ciudades, la especulación inmobiliaria que lleva al abandono de edificaciones emblemáticas, los desahucios…”. Una de ellas, Man Made Place, del realizador chino Yu-Shen Su, muestra los efectos del brutal desarrollo urbano en China: desde la construcción ciudades fantasma como Kangbashi a otras que duplican su población en cuestión de años. “Una verdadera catástrofe desde el punto de vista arquitectónico”, opina Romero.

Fotograma del documental 'Man Made City', del realizador chino Yu-Shen Su.
Fotograma del documental 'Man Made City', del realizador chino Yu-Shen Su.

FICARQ 2017 será inaugurado mañana martes por el director del Festival Internacional de Cine y Arquitectura de Rotterdam (AFFR), Jacob Van Rijs, que firmará el hermanamiento entre ambos certámenes. El director de cine Manuel Gutiérrez Aragón y la “diseñadora más famosa del mundo”, Patricia Urquiola, recibirán además el premio Puente entre las artes, otorgado a los creadores que desde lo arquitectónico o lo audiovisual “han logrado trascender los lenguajes que les son propios, realizando así una aportación significativa al mundo de la cultura y de las artes”, según reza un comunicado del festival.

Cartel de FICARQ 2017, diseñado por Júlia de Balle.
Cartel de FICARQ 2017, diseñado por Júlia de Balle.

Noruega –con cuatro filmes y una exposición- será el país invitado de una edición que también homenajeará al director francés Jacques Tati por los 50 años de Playtime (1967), aquella sátira que desmitificaba el París romántico mediante un análisis de la racionalidad excesiva de una arquitectura que pone la vida cotidiana al servicio del capitalismo. El certamen celebra asimismo un foro de dirección de arte que contará con la presencia de profesionales como Juan Botella – premios Goya por Belle Epoque (1993) y La niña de tus ojos (1998)- y Antón Laguna –Goya por Palmeras en la nieve (2016)-. “Todos los directores de arte saben que el cine es arquitectura”, dice el director ejecutivo de FICARQ, Miguel Ángel Menéndez del Fueyo, que puso en marcha hace cinco años junto a Ana Muriel un festival que ya ha cambiado de sede dos veces (de Avilés a Oviedo, y de allí a Santander el año pasado) en busca de un mayor respaldo institucional. “Parecemos el judío errante. Tal como va la historia creo que recorreremos toda la cornisa cantábrica y bajaremos para el sur”, bromea el constructor.

“En 2013, solo existían seis festivales de cine y arquitectura. Ahora hay una treintena”, ha continuado Muriel, directora de FICARQ, que ha incidido en el “profundo proceso de cambio" que enfrenta el sector audiovisual con tecnologías emparentadas con la arquitectura, como la realidad virtual o la realidad aumentada, que "están cambiando la forma de narrar y contar historias". “Tras la crisis del sector de la construcción muchos jóvenes arquitectos han encontrado nuevas salidas profesionales en el cine, la escenografía, la dirección artística y los efectos especiales”, afirma.

Viaje virtual a Santander, año 2100

FICARQ acoge este año VRPolis, Diving into the future, una app de realidad virtual que nos lleva a un futurible Santander del año 2100 donde se han implementado más de cincuenta estrategias de innovación ecológica y tecnológica. El visitante podrá pasearse –sin moverse del sitio, gracias a las gafas VR- entre barcos biomiméticos, fachadas de algas biorreactivas, bancos de semillas autóctonas, huertos en las medianeras, piezas de arquitectura parásita , agrorobots, hologramas, suelos interactivos que cambian de uso… “Es una experiencia inmersiva en algo que puede ser real en los próximos años ya que está basado en planes europeos y en avances que ya están desarrollándose en centros tecnológicos de todo el mundo”, afirman fuentes del festival sobre una app que quiere anticipar cómo será “el mundo hacia el que camina el I+D+I del urbanismo en las pequeñas y medianas ciudades”, y que representó a España en la Bienal de Diseño de Londres 2016.