Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando el público resuelve

La compañía Cross Border Project presenta en el Espacio El Puente del Matadero un teatro foro sobre los hijos de padres en proceso de divorcio

Imagen de la obra 'Mi familia, esa fauna salvaje'. Ampliar foto
Imagen de la obra 'Mi familia, esa fauna salvaje'. Cross Broder

Un teatro acorde con las ideas de democracia participativa y de mediación en conflictos. Concebido por el brasileño Augusto Boal, el teatro foro es herramienta de intervención social más que entretenimiento, aunque resulte la mar de divertido cuando se resuelve con arte y oficio. La compañía Cross Border Project, dirigida por la vallisoletana Lucía Miranda, vuelve a hacer una incursión en este género, para abordar los problemas de los hijos de padres en trance de separación.

Mi familia, esa fauna salvaje

Directora: Lucía Miranda. Intérpretes: Escuela Cross Border Project. Espacio sonoro: Nacho Bilbao. Coreografía: Ángel Perabá. Asesoría de texto: Belén de Santiago.
Madrid. Espacio El Puente (Matadero), 9 de junio.

El teatro foro altera sustancialmente el pacto establecido desde la época de Esquilo entre actores y público, que en la segunda parte de la función tiene potestad para interrumpirla donde crea conveniente, sugerir un cambio en el comportamiento de alguno de los personajes e incluso de bajar a la arena, para interpretar él mismo lo que propone.

Cada función es, pues, distinta de la anterior, como lo es una variación musical respecto a una composición dada. Mi familia, esa fauna salvaje, protagonizada por alumnos de la escuela de Cross Border, en la función ofrecida en La Puerta Estrecha, aunó las interpretaciones amateurs pero arrojadas y plenas de convencimiento de un grupo de jóvenes de profesiones liberales con las intervenciones de un público que pareció estar aún más a gusto en escena que en su butaca. La hora y media se hizo escasa para resolver tema tan lleno de aristas y dejó al público con ganas de saber hasta donde se podría dilucidar el conflicto de abordarlo en profundidad. El actor Ángel Perabá, debutante en el papel de mediador y árbitro, llevó la velada con agilidad, pero quizá no aún con la aguda visión de Lucía Miranda.