Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Feria de Abril

Esbozos de mágico toreo

Morante banderilleó al cuarto; Talavante cortó una oreja y Mora dio una vuelta ante una mansa y noble corrida de Núñez del Cuvillo

El diestro Morante de la Puebla, pone las banderillas a su segundo toro en la Real Maestranza de Sevilla.
El diestro Morante de la Puebla, pone las banderillas a su segundo toro en la Real Maestranza de Sevilla. EL PAIS

La sorpresa de la tarde la protagonizó Morante cuando pidió a su cuadrilla los palos para banderillear al cuarto, el último de sus cuatro corridas. Irregulares los dos primeros pares y espectacular el tercero, al quiebro, encerrado en las tablas del tendido 3. Buscaba dejar un buen recuerdo, y a fe que lo intentó desde el principio de la lidia de ese toro, aunque todo quedó a medias por responsabilidad exclusiva en este caso, de un animal manso, distraído y suelto que no quiso aceptar la pelea.

Del Cuvillo/Morante, Talavante, Mora

Toros de Núñez del Cuvillo, correctos de presentación, astifinos, mansos, y blandos. Muy nobles y con movilidad en el tercio final los tres primeros; rajados cuarto y quinto.

Morante de la Puebla: estocada trasera _aviso_ _segundo aviso_ (ovación); estocada caída (gran ovación).

Alejandro Talavante: estocada (oreja); pinchazo hondo, dos descabellos _aviso_ y dos descabellos (silencio).

David Mora: pinchazo, estocada _aviso_ (vuelta); estocada tendida, un descabello y el toro se echa (ovación).

Plaza de La Maestranza. Undécima corrida de abono. 4 de mayo. Lleno de ‘no hay billetes’.

Lo recibió Morante con unas lentas templadas verónicas que no acabó de rematar. Dibujó en el quite tres personalísimas chicuelinas, rotas cuando perdió el capote, y insistió después a la verónica que también acabó con el percal enganchado.

Después, llegaría el momento sorprendente de las banderillas, y, muleta en mano, se esperaba que el torero dejara destellos de toreo grande. Pero no pudo ser. Tras el primer muletazo por alto, el toro huyó despavorido hacia los terrenos de sol, y ya nada fue posible. Lo intentó Morante por ambos lados, pero se vio obligado a acabar pronto con la vida de su oponente ante su negativa tajante a colaborar.

Algo es algo. Mejor fue el primero, de escaso recorrido en el capote, pero noble y obediente en el último tercio. Hubo muletazos excelsos por ambas manos, en una labor cimentada sobre la mano zurda, con ráfagas de toreo mágico, pero a las que les faltó consistencia y cuajo. Algunos naturales brotaron largos y emotivos, al igual que dos tandas finales de redondos cargados de torería, pero unos y otros estristecieron su brillo con muletazos enganchados que hicieron añicos la armonía.

No fue una faena redonda ni completa, pero solo la tardanza del toro en morir le privó de una oreja, que hubiera sonado a excesivo premio.

¿Ha dejado Morante alto su pabellón en Sevilla? ¿Quién lo duda? La Maestranza necesita un artista y ese es el torero de La Puebla.

Algo parecido le sucedió a Talavante, pero este sí paseó una oreja que el presidente no debió conceder. Embistió incansable el animal, con dulce calidad, y el torero dio muchos pases acelerados y vacíos de largura y hondura. Un toreo extremadamente superficial, rematado al final con tres naturales de mejor factura.

Largo fue su trasteo al manso y menos obediente quinto, con el que tampoco alcanzó cumbre alguna. Tampoco se le vio con alegría capotera; en fin, que cortó una oreja y no dejó recuerdo alguno.

Y David Mora se llevó el mejor lote, pero no quiso ser menos. Si no pincha a su primero, corta oreja, inmerecida también, pero la cambió por una vuelta al ruedo. Acelerado en los capotazos iniciales, le cantaron su toreo de muleta, falto de reposo, despegado y escaso dominio. Dio muchos pases y algunos, como dos derechazos primeros y un natural al final, tuvieron enjundia, en un conjunto de poco calado. Al sexto lo veroniqueó con gusto; inició de rodillas la faena de muleta y volvió a ser un torero movido y despegado hasta que tomó la izquierda y el toro se rajó. A pesar de todo, dejó una mejor impresión de la que, en verdad, se puede derivar de su toreo.

 

La corrida de hoy

Toros de Victoriano del Río-Toros de Cortés, para Sebastián Castella, José María Manzanares y Roca Rey.