Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jota, de Los Planetas, se emociona cantando con un coro en su tierra

El líder del grupo, que hoy presenta su último disco en Madrid con las entradas agotadas, celebra el 25 aniversario de su primer éxito en Granada

Jota, la noche del miércoles, en Granada. Vídeo: J. A.

Nacieron pegados al suelo y en apenas dos años volaron al cielo. En 1990 eran Los subterráneos, un nombre que Juan Ramón Rodríguez, Jota, cantante de Los Planetas, reconoce haber elegido “deprisa y corriendo” porque de algún modo tenían que llamarse para sus primeras actuaciones. En 1992, con Christina (Rosenvinge) y Los Subterráneos también en liza, y ya con más calma, optaron por Los Planetas. Pero el primer triunfo lo consiguieron con el nombre original. En la primavera de 1992 grabaron una maqueta que incluía Mi hermana Pequeña, canción que el programa Discogrande de Julio Ruiz, en Radio 3, nombró mejor canción nacional del año. Se han cumplido ahora 25 años de aquel primer triunfo que elevó a Los Planetas a la galaxia en la que ahora viven.

Y ha sido la Universidad de Granada, a través de su centro de Cultura Contemporánea La Madraza, la que ha querido celebrar esta efeméride con una reunión muy especial: una charla con Jota y un breve concierto en el que el Coro Manuel de Falla, con su director Jorge Rodríguez Morata y el compositor y pianista David R. Montañés al frente, han acompañado al cantante de un modo muy particular.

Lo cierto es que a Jota le gusta más cantar que dejarse preguntar. Interpelado por Fernando Barrera, musicólogo de la UGR, sobre la relación de su música con el flamenco, sobre el ir y venir de su grupo con las discográficas en este cuarto de siglo, sobre el lugar en el mundo que debe ocupar la guitarra española, sobre su modo de componer las letras o sobre su colaboración con Yung Beef, el cantante se mostró nervioso y un poco aturdido. Ninguna novedad y nada que no hubiera dicho ya en entrevistas anteriores. Quizá la razón para su parquedad estuviera en que llegó a la charla directo del dentista o porque, como él mismo reconoció, estaba preocupado por la presentación del disco en Madrid, prevista para hoy, miércoles 27 de abril, en la sala Price. Sí hubo una novedad: medio en broma medio en serio comentó que Yung Beef “no sabe cantar muy bien”. Y ante las risas del público se vio obligado a aclarar: “Es un rapero. No necesita cantar”. Jota y Yung Beef comparten canción (Islamabad) en su último disco Zona Temporalmente Autónoma.

Tras la charla, llegó la parte más esperada. El primer tema, Amanecer, fue un mano a mano con el D.R. Montañés al piano. Muy bueno. A continuación, los hombres y mujeres del coro, todos de negro, se adentraron en el pequeño escenario y cercaron a Jota. Estupendos arreglos de Montañés y un coro excelentemente guiado por Rodríguez Morata sirvieron para poner en pie algunos momentos musicales para recordar. La interpretación de Experimentos con gaseosa –del álbum Los planetas contra la ley de la gravedad o, en otra versión, en Los planetas se disuelve– fue perfecta. Y además, es la primera vez que Jota canta esta canción en público. Como el mismo cantante contaba en la cerveza posterior a la actuación, está en un disco que no le entusiasma especialmente y fue producto de un experimento curioso. La banda estuvo una semana encerrada probando sustancias, digamos, lisérgicas, invitados por la revista Cáñamo: debían componer una canción tras el consumo de cada sustancia. La única que quiere recordar es Experimentos… pero, aún así, nunca se había tocado en directo hasta este acto.

Jota, al final del concierto.
Jota, al final del concierto.

Los poetas, del álbum Una ópera egipcia y La Copa de Europa de Una semana en el motor de un autobús completaron ese repaso a estos 25 años de historia del grupo. Un repaso breve pero que conmovió al propio Jota, que reconoció al coro la belleza de su actuación con aplausos y, por qué no, con la posibilidad de volver a reunirse en un futuro próximo. Por ahora, el futuro más cercano está en la Sala Price de Madrid donde hoy, un cuarto de siglo después, Los subterráneos, ya en el olimpo de Los Planetas, presentan su noveno disco que, por cierto, y quién lo diría de los indies, es el tercero más vendido en España en este momento, tras haber sido el segundo hace un par de semanas. Ya hace días que no queda ni una entrada para el concierto de Madrid.

Violent Femmes y el Barcelona

Antes de la música, Juan Ramón Rodríguez Cervilla, Jota, era un chaval que estudiaba en el IB Chana, hoy IES Severo Ochoa. En el curso 1985-86 estudió COU. Un compañero de pupitre lo recuerda como buen estudiante pero, sobre todo, como alguien que pasaba el día hablando de música y de grupos poco conocidos en la Granada de la época. Le encantaba, recuerda este compañero, y lo recomendaba cada vez que podía el grupo estadounidense Violent Femmes. Y otro rasgo que recuerda su antiguo colega de instituto: su primera relación con Florent (Florent Muñoz) no fue por la música, sino por el fútbol. “Y entonces, Jota era del Barcelona”, recuerda.