Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sueño ibérico de Ian Gibson y Pedro Sánchez

El candidato a las primarias socialista acompaña al hispanista en la presentación de su nuevo libro en Madrid

Pedro Sánchez (derecha), con Ian Gibson (centro), en la presentación del libro del estudioso 'Aventuras Ibéricas'.rn
Pedro Sánchez (derecha), con Ian Gibson (centro), en la presentación del libro del estudioso 'Aventuras Ibéricas'. EL PAÍS

Era un lunes de transición vacacional para una buena parte de los mortales, un tanto lánguido por el preámbulo del calor, pero una tarde de excitación para Ian Gibson, que presentó su libro Aventuras Ibéricas (Ediciones B), en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Lo acompañaban dos amigos: el magistrado José Antonio Martín Pallín y el político Pedro Sánchez. Los tres compartieron mesa y micrófono con un Gibson que alentó el sueño de una Iberia unida, republicana y federal, eso sí.

En medio de una discreta retaguardia ante la madre de todas las batallas que se presenta sobre su partido, Pedro Sánchez conversó con Gibson. Lo hizo en cazadora y sin alardes declaratorios. No fue tarde de grandes protagonismos por su parte. Más bien, antes de responder frente a las cámaras por Pedro Piqueras en Tele 5, el aspirante socialista se entrenó. Pero preguntando.

Quiso saber sobre tres frases que han inspirado a Gibson en su escritura: “Una del Quijote, la de meter las manos hasta los codos en esto que llaman aventuras. Otra de Lorca, ser uno y ser mil para sentir las cosas en todos sus matices. Y, por último, otra del viajero Richard Ford. En eso de los españoles y su tendencia a enredarse, ¿se refería a la izquierda de este país?”. Gibson recogió la inquietud: “Tiene que ver con no admitir las buenas cosas hechas entre todos. Reconocer las conquistas del otro lado. Que el AVE o las carreteras no son de derechas ni de izquierdas, sino logros comunes”.

No en vano el autor del libro coloca un mapa de la península con las calzadas romanas de Hispania al principio y lo cierra con el general de carreteras actual. Un cruce de caminos que une y aglutina. Todo un símbolo del ideal que busca Gibson y, en varios sentidos, Sánchez dio a entender que comparte: “Una Iberia federal que alumbre la III República”, dijo el hispanista.

Cuando el viajero Richard Ford se preguntaba eso de los españoles y su tendencia a enredarse, ¿se refería a la izquierda de este país?”, preguntó Sánchez a Gibson

En su caso, fue el factor Doñana. No resulta casual que el parque que divide las fronteras entre Portugal y España fuera el objeto de su primera visita en 1957. “Entonces era un joven loco de la ornitología y quise venir a ver las bandadas de ánsares que según el gran experto irlandés en la materia, Michal Rowan, viajaban allí en invierno. Pude elegir Italia, pero fue eso lo que me atrajo aquí”, asegura Gibson.

Desde entonces no ha podido resistirse al encanto: “El de vivir en el único país donde se come antes de ir a comer, si vas de tapas”, asegura. Pero tampoco dejar de penar por la rabia que le producen ciertas cuentas pendientes: “Un gran acuerdo por la educación, una derecha razonable y, lo más importante, resolver el asunto de todos los muertos que siguen en las cunetas”.

Sánchez, a la derecha, asentía. Pallín, que le ha acompañado en varios actos de reivindicación de memoria histórica también. Pero más aún en su discurso pro europeo: “España tiene un gran futuro dentro de Europa precisamente por haber sabido cimentar la mezcla de culturas desde antes de los romanos. Puede que de ahí venga su pasmosa vitalidad. Una vitalidad que exprime el presente y que a veces asusta por ser tan determinante”.

Más información