Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Martí Fluxá sustituye a Guillermo de la Dehesa en el patronato del Reina Sofía

El diplomático y abogado fue Secretario de Estado de Seguridad durante el Gobierno de Aznar

Su antecesor abandona el cargo por decisión propia

Ricardo Martí Fluxá, en Madrid, en junio de 2014.
Ricardo Martí Fluxá, en Madrid, en junio de 2014.

Época de corrimientos en la milla de oro. Los museos nacionales andan de mudanza. Si el final de 2016 y el comienzo del año se han caracterizado por el terremoto que ocasionó Miguel Zugaza con su salida al frente del Museo del Prado, la primavera afecta ahora al Reina Sofía. Guillermo de la Dehesa abandona la presidencia del patronato. Lo sustituye Ricardo Martí Fluxá (Madrid, 1950), que fue secretario de estado de Seguridad entre 1995 y el 2000 con el Gobierno que presidía José María Aznar.

De la Dehesa ha comunicado este martes por la tarde su decisión de dejar el patronato tras seis años en el cargo, desde 2011, cuando fue nombrado. Es patrono del museo del Prado y del Círculo de Bellas Artes. Economista, asesor internacional de Goldman Sachs y miembro del patronato del Banco de Santander, se ha encargado de aportar ingresos y patrocinios privados en la época en que el museo que dirige Manuel Borja-Villel ha encaminado un nuevo rumbo con su propia ley de autonomía.

Abandona el puesto por decisión propia y el ministro de Educación Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, ha propuesto a Martì Fluxá, diplomático y abogado como sustituto. El nuevo encargado del patronato ha desarrollado una intensa carrera desde joven en la política como independiente, pero también ha desempeñado cargos en el cuerpo diplomático o en la Casa Real, donde fue jefe de protocolo entre 1992 y 1996.

En el ámbito de la cultura y el arte se ha desenvuelto en diversos museos, como el Guggenheim, donde es patrono, como encargado de la asociación de amigos del museo del Prado o como presidente de Ankaria, que engloba a los museos de arte contemporáneo. También se ha implicado en la Real Academia Española, como secretario de la asociación Pro RAE, dedicada a buscar fondos externos de apoyo a la institución. Su labor en ese sentido como nuevo responsable del patronato será fundamental, como ha sido la de su predecesor, encargado de aportar patrocinios y apoyos económicos de la empresa y la sociedad civil en una época de recortes incesantes desde la esfera pública.

Los museos nacionales han mantenido ocupada la agenda de Méndez de Vigo en los últimos meses entre el Reina Sofía, la crisis del Prado y las negociaciones con la baronesa Thyssen"

El de Martí Fluxá, no ha sido el único cambio de la reunión. Una nota del museo a última hora de la tarde, anunció que, además, ha sido designado como representante del Ministerio de Hacienda y Función Pública, Felipe Martínez Rico, que ocupa el cargo de subsecretario de Hacienda y Función Pública. También se han nombrado tres vocales natos que son designados rotatoriamente por los gobiernos de las comunidades autónomas, con competencias exclusivas en materia de Cultura: Rosa Aguilar Rivero, consejera de Cultura de la Junta de Andalucía; Ramón Ruiz Ruiz, consejero de Educación, Cultura y Deporte de Cantabria y Vicente Jesús Domínguez García, viceconsejero de Cultura y Deporte de Asturias.

Los museos nacionales han mantenido ocupada la agenda de Méndez de Vigo en los últimos meses. La crisis del Prado, resuelta con el nombramiento como director de Miguel Falomir, ha puesto de manifiesto también las desavenencias entre el responsable del patronato, José Pedro Pérez Llorca y el antiguo equipo de Zugaza. La mediación del ministro ha propiciado una clara toma de posición de éste a favor del director saliente, algo que puede afectar a partir de este otoño a la continuidad de Pérez Llorca en el cargo.

El relevo en la cúpula del Reina Sofía no afecta al actual director, Borja-Villel, que continúa. Otro sonoro desacuerdo en la milla de oro se ha producido en el Museo Thyssen. La viuda del barón, Carmen Cervera, ha amenazado con llevarse su colección de España si no la dejan utilizarla a su antojo, con ventas incluidas, ante, ha dicho, su necesidad de disponer de cash. Actualmente, ella y el ministerio se han dado un plazo de tres meses para decidir los términos de su continuidad.