Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mito morboso de Lucrezia Borgia, de Donizetti, reaparece en Les Arts

La ópera estrena un montaje con Fabio Biondi y Mariella Devia que retransmitirá en 'streaming'

Cartel de 'Lucrezia Borgia', de Gaetano Donizetti, en Les Arts de Valencia.
Cartel de 'Lucrezia Borgia', de Gaetano Donizetti, en Les Arts de Valencia.

El Palau de les Arts estrena este domingo Lucrezia Borgia, la obra de Gaetano Donizetti que ahonda en el mito morboso de la hija del papa Alejandro VI. La producción de la ópera valenciana está dirigida por Fabio Biondi y cuenta con la soprano Mariella Devia en el papel de la sensual, perversa y desdichada protagonista.

Les Arts retransmitirá la ópera en directo a través de Internet el 1 de abril, en streaming gratuito, mediante The Opera Platform.

Biondi ha adelantado que la versión que se representará en Valencia se aproxima a la original que Donizetti escribió para la Scala de Milán en 1833, con libreto de Felice Romani, adaptando la obra teatral publicada ese mismo año por Victor Hugo. Lucrezia Borgia, ha descrito el violinista y director italiano, "es una de las partituras más importantes de Donizetti, en la que se nota menos la influencia de Rossini y desarrolla otro lenguaje, más fuerte y más profundo".

El montaje, ha señalado Emilio Sagi, director de escena, carece de "ornamentos exagerados" y no busca el aspecto histórico ni "reproducir cuadros renacentistas". Sagi ha mantenido que a las óperas del bel canto les sientan bien las ambientaciones "abstractas"; "además, el realismo es muy caro, y los teatros ya no tienen tanto dinero".

Paradigma de la inmoralidad

La ópera profundiza, con la fuerza romántica de la época en que fue creada, en la leyenda que dibuja a Lucrècia Borja y su familia, que gobernó Roma y la cristiandad en el tránsito del siglo XV al XVI, en paradigma de la inmoralidad, el incesto y las luchas de poder.

Donizetti reprodujo el retrato de Hugo, que describió así a su personaje: "Apoderaos de la deformidad moral más vergonzosa y más repugnante, colocadla donde pueda resaltar mejor, esto es, en el corazón de una mujer con todas las condiciones de belleza física y de grandeza real, que dan más brillo al crimen, y mezclad con esa deformidad moral un sentimiento puro, el más puro que la mujer puede sentir, el sentimiento maternal; y haced de ese monstruo una madre; y ese monstruo interesará, y el monstruo hará llorar y el ser que aterraba os dará compasión y el alma deforme llegará a ser casi hermosa".

Biondi, en la presentación de la obra.
Biondi, en la presentación de la obra. EFE

Una visión a la que se oponen, con escaso éxito dado el carácter universal del mito, voces como la del estudioso de los Borja Joan Francesc Mira, que considera la mayor parte de las acusaciones fruto de las invenciones de las élites italianas de la época. Una reacción al hecho improbable de que un linaje de la pequeña aristocracia valenciana diera en medio siglo dos papas y una docena de cardenales y ocupara "el centro de la Iglesia romana, que es tanto como decir el centro de la Europa renacentista".

En la ópera de Donizetti, ha explicado la cantante Devia, Lucrezia aparece como una "víctima de su propia familia". Una mujer perseguida por la culpa "que a diferencia de Norma, de Bellini, no amenaza con matar a alguien para después no hacerlo, sino que los mata".

"Es una mujer que se siente sola en un mundo terrible", ha añadido Sagi. Y muere, tras envenenar a su hijo por error cuando pretendía asesinar a sus amigos, pensando que ha sido "castigada por Dios" por haberlo engendrado con su propio padre.

Frente al mito, recuerda Mira, Lucrècia "acabó pacíficamente sus días como duquesa de Ferrara —donde está ambientada la ópera—, una de las cortes renacentistas más refinadas de Italia".

Más información