Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Un fenémeno editorial y sociológico

Los partidos saludan el éxito de ‘Patria’, “un libro que deja un poso de esperanza”

Del PP al PNV y del PSOE a Bildu reconocen, con matices, el valor de la novela de Aramburu como mirada crítica al pasado

Fotos de presos de ETA en el centro de Mondragón,en marzode 2009.

El éxito editorial de Patria responde a una demanda de memoria de la sociedad sobre el pasado terrorista antes de pasar página. Patria es una ficción construida sobre personajes y situaciones tan reales que la hacen creíble. Oportunidad, credibilidad, empatía con las víctimas y ausencia de partidismo político parecen estar en la base de su éxito. Esta percepción es compartida por una pluralidad de políticos vascos. Existen algunos recelos por su lanzamiento editorial tan privilegiado y el temor de que algunos políticos traten de monopolizar sectariamente el éxito de Aramburu. Pero la unanimidad vuelve a aflorar en su mensaje final de convivencia y en la necesidad de mirar autocríticamente a la cara a un pasado tan cercano como vergonzoso, pero también con sus personajes heroicos.

Patxi López (exlehendakari, PSE):Patria no marca un hito, pero abre un camino más público para elaborar el relato sobre el terrorismo de ETA. La literatura es una herramienta poderosa para ofrecer una mirada crítica del pasado y el valor de Patria es haber creado personajes reales. El presidente de Alemania dijo que el pasado nazi era una vergüenza que nadie les podía arrebatar. Nuestro pasado terrorista es una vergüenza a la que tenemos que mirar de frente para expulsar para siempre el fantasma de la violencia terrorista de nuestro país”.

Alfonso Alonso (exministro y presidente del PP vasco): “Un retrato de la condición humana que agita conciencias, aleja la indiferencia ante la realidad rotunda de una Euskadi cotidiana de odio, silencio y miedo inoculados en décadas. Emociones convertidas casi en testimonio histórico de lo ocurrido en esa patria tan degradada por quienes matan en su nombre. Un relato que nace de la sociedad, alejado del debate partidista. Valiente, conmovedora. Deja un poso de esperanza ante nuestra asignatura pendiente: cerrar con memoria las profundas heridas en nuestra convivencia”.

Bingen Zupiria (consejero de Cultura del Gobierno vasco, PNV): “Reconozco el esfuerzo literario y de documentación. Pero el relato de la tragedia vasca va a necesitar una perspectiva temporal más amplia y otras obras para representar un universo completo. Para mí, Patria no será la principal referencia. Existen obras escritas en euskera sin ese eco y se acercan mejor a lo sucedido. Patria acierta en reflejar nuestros problemas para convivir democráticamente por la presión del terrorismo, especialmente, de ETA. Me deja un sentimiento ambivalente: A veces, no he conseguido distinguir donde comenzaba la ficción y acababa el acercamiento reporteado”.

Maixabel Lasa (exdirectora de Víctimas del Gobierno vasco): “Es duro y positivo. Refleja con rigor lo sucedido a la familia que sufrió el terrorismo, su soledad, como la del victimario. Recoge muy bien la transformación del etarra y su familia y puedo decirlo porque lo he vivido”.

Idoia Mendia (secretaria general del PSE): “Otros autores se han acercado al pasado terrorista en Euskadi, pero Patria lo hace con más ambición, crudeza y verdad. Identificamos personas que conocimos, historias que sufrimos y heridas sin cicatrizar. Y esa es su gran aportación. Recordarnos diestramente que hubo persecución por no comulgar con el totalitarismo etarra. Patria nos pone ante el espejo de un terrorismo que no debió existir. Y el abrazo entre Miren y Bittori es el de una sociedad que quiere mirar adelante y convivir en paz”.

Nagua Alba (secretaria general de Podemos Euskadi): “Cumple el objetivo literario, emocionar. Lo que le hace imprescindible no es tanto el relato de lo ocurrido, aún cuando hay mucha verdad en él, como poner corazón a historias en un momento en el que la sociedad necesita revisar críticamente su pasado. Toca despertar la solidaridad con las víctimas y empatizar con todo sufrimiento. Hay una generación que desconoce ese pasado y Patria lo trae a la memoria”.

Borja Semper (dirigente PP vasco):Patria ha llegado en el momento oportuno. Quizás su éxito demuestra que no necesitamos un 'relato' sobre ETA porque la inmensa mayoría lo ha sentido y llorado. El acierto político está en contar historias que interesan alejándolas del debate partidista y describir con crudeza la condición humana: su lado más heroico y el más mezquino. Refleja sin estridencias el fascismo tan cercano y la cobardía gregaria que permitió a ETA hacer tanto daño”.

Jokin Bildarratz (senador del PNV): “Todo hizo especial este libro. Acudí a la librería Lagun a la presentación de “El eco de los disparos” de Edurne Portela y lo recomendó. Es pura literatura e invitación a la reflexión. He sentido vivencias que he conocido en primera persona: el empresario amenazado, el miembro de la “organización”, el sacerdote de ojos azules y gélidos, el frío calculador, la viuda desolada,..Vidas rotas por el fanatismo y la violencia implacable de ETA. Ha querido mostrarnos una luz al final del túnel, una sugerencia de reconciliación y convivencia”.

Jon Iñarritu (senador de Bildu): “Es una novela bien estructurada, interesante y engancha. Los diálogos, en ocasiones, abusan de estereotipos. Es el relato de una de las historias ocurridas en Euskadi, Pero está lejos de ser el relato de lo ocurrido. El drama vivido es poliédrico y complejo. Rajoy dice que lo narra muy bien. Pero es una parte, no la totalidad. Me parece sospechoso el impulso que ha tenido, incluso antes de publicarse. Hay que recordar a otros autores vascos ninguneados con creaciones éticas y pacifistas: Saizarbitoria, Julio Medem..”.

Eduardo Madina (diputado PSOE): “Era un libro necesario, pero hubiera sido mejor que no lo fuera. Que la labor de memoria de la excepcional dureza vivida en Euskadi se hubiera hecho desde las instituciones y del sistema educativo vasco y sus medios de comunicación. Tras el cese definitivo de ETA, Patria ha ofrecido una de las más detalladas aproximaciones a la realidad cotidiana vivida en Euskadi lo que explica el fenómeno literario. Es una viaje a la deshumanización provocada por el terrorismo y nos recuerda una parte de lo que hemos sido y somos”.

José Arrieta (senador de Podemos Euskadi): ”Es un hecho de relevancia política y mediática. Sus personajes nos resultan conocidos. Me preocupa que sirva como proclama política de algunos cuando va más allá. No sólo denuncia el sufrimiento y el fanatismo. Reivindica el perdón necesario y ayuda a reflexionar sobre el pasado. Ficción de calidad y mensaje honesto”.