Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina se sacude la nostalgia en Arco 2017

La feria del 22 y 26 de febrero será la más latinoamericana de su historia

El ministro de Cultura argentino, Pablo Avelluto (i), el presidente de IFEMA, Clemente González (c) el director de ARCOMadrid, Carlos Urroz (d), durante la presentación de la XXXVI edición de la feria.
El ministro de Cultura argentino, Pablo Avelluto (i), el presidente de IFEMA, Clemente González (c) el director de ARCOMadrid, Carlos Urroz (d), durante la presentación de la XXXVI edición de la feria.

Desde que se supo que Argentina protagonizaría la 36ª edición de Arco, el ministro de Cultura argentino, Pablo Avelluto, viene insistiendo en una idea: su país no jugará la carta de la nostalgia de un pasado que fue y ya no es en la feria de arte contemporáneo madrileña, cuya celebración está prevista en Ifema entre el 22 y el 26 de febrero. Lo que importa es el presente y, afirma Avelluto, este es tan universal como específico. Así lo ha vuelto a manifestar durante el acto de presentación oficial de la feria celebrado este miércoles en la Casa de América de Madrid, donde el ministro ha prometido que el programa que el país latinoamericano trae a la cita será "inédito, intenso y capaz de conmover" a quienes se interesen por la obra de los 40 artistas argentinos que se repartirán entre las 12 galerías bonaerenses invitadas y en los espacios que por toda la comunidad de Madrid se volcarán con el arte que viene de allá. “Como decía Borges”, ha añadido Avelluto, “no nos parecemos a otros pero somos universales”.

Después de confirmar que el presidente argentino, Mauricio Macri, estará presente en la ceremonia oficial de apertura de Arco, el ministro ha explicado en qué consiste la especificidad del arte contemporáneo argentino: un punto de irreverencia, cierto rigor vinculado al peso de ámbitos académicos y una aproximación al cuerpo como tema creativo que recuerda a cómo se acomete el tema en otras partes del mundo.

Carlos Urroz, director de la feria está convencido de que este va a ser el año de la recuperación del mercado en Arco. Para justificar tanto optimismo, ha puesto encima de la mesa el hecho de que entre las 184 firmas participantes procedentes de 28 países, un 70% extranjeras, hay varios casos de retorno de marchantes importantes que se habían ido y ahora han decidido volver.

Urroz ha añadido que, con Argentina a la cabeza, la presencia de galerías y artistas latinoamericanos va a tener un extraordinario protagonismo tanto dentro como fuera de la feria. Como prueba, el director de Arco ha apuntado que en esta edición se podrán ver piezas muy importantes e incluso de esas que se denominan en la jerga como de museo, diseminadas por la feria con la firma de nombres destacados como los de Los Carpinteros, Julio Le Parc o Bernardi Roig.

Como novedad Urroz ha destacado que en esta edición desaparece la sección Solo Projects, dedicada a galerías que presentan el trabajo comisariado de un solo artista. Será sustituido por Diálogos, un espacio en el que se confrontarán dos artistas diferentes. La sección correrá a cargo de María de Corral, Lorena Martínez de Corral y Catalina Lozano. Este proyecto se estrenó el pasado año a propósito del 35 aniversario de la feria bajo el título de Imaginando otros futuros. Para esta edición han elegido a E. Diango Hernández y Roman Ondak junto a artistas argentinos como Eduardo Navarro, Irene Kopelman y Tomás Saraceno.

En la estela del optimismo señalada para esta edición por Carlos Urroz, el director ha añadido que además de los 300 coleccionistas invitados anualmente, en esta ocasión habrá una segunda tanda con poder adquisitivo menos notable, elegidos por ser compradores de piezas de precios medianos. La feria cuenta con un presupuesto de 4,5 millones de euros.

Del beneficio que la feria supone para la ciudad de Madrid ha hablado Clemente González Soler, el nuevo presidente del reciento ferial madrileño Ifema, quien asegura que durante los días en que se celebra Arco, Madrid recibe miles de visitantes procedentes de todo el mundo que se dejan en la ciudad más de 100 millones de euros. “El interés por Arco es creciente. El hecho de que en esta edición tengamos 41 galerías de 9 países latinoamericanos es un atractivo difícil de superar por otras citas similares".

Más información