Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No hace falta una voz para esta generación. Es mejor si hay muchas”

Rozalén apura su gira al mismo tiempo que se mete en el estudio a empezar a trastear con su nuevo disco, en el que contará "todo lo bueno y lo malo" que le han pasado este último año

Rozalén, en la sede de su discográfica la semana pasada.
Rozalén, en la sede de su discográfica la semana pasada.

Llega un momento en la vida en el que hay que aceptar que el camino que uno pensó para sus hijos no coincide necesariamente con el que ellos han decidido recorrer. En el caso del señor Rozalén ese instante llegó cuando vio una sala de Madrid llena de público que había comprado una entrada para ver actuar a su hija.

-Pero, toda esta gente no es tu amiga, ¿no?

-No papá, son gente que ha pagado.

La sala repleta era Galileo, a la que Rozalén vuelve este sábado 18 para actuar en los Matinales de EL PAÍS (entradas, aquí). Un concierto que llega en la recta final de la gira que le ha llevado por toda España y parte de Latinoamérica con su disco Quién me ha visto... En unas semanas desaparecerá de escena para grabar su tercer disco en el que contará "todo lo bueno y lo malo" que le ha pasado este año.

Licenciada en Psicología, y especializada en Musicoterapia, la vida de esta albaceteña no tiene nada que ver con la de hace cuatro años, cuando alguien de Sony escuchó su canción 80 veces y decidió que había que ficharla. "Cuando nos llamaron por primera vez de una compañía yo me enfadé muchísimo con mi productor. ¡Yo quería seguir siendo indie! Al poco tiempo todo se descontroló, eramos incapaces de gestionar todo entre tres y ahí fue cuando empezamos a negociar". Su condición estaba clara: "No quería que nadie intentara cambiarme, ni en lo físico ni en mi música".

Rozalén, retratada en Madrid la semana pasada.
Rozalén, retratada en Madrid la semana pasada.

¿Qué tiene esta cantautora para que su carrera se haya asentado tan rápido? "No puedo decir que tenga más talento que nadie, pero sí soy curranta, paciente y...bueno reúno una serie de características que hicieron que me fuera bien. Y suerte, ¡claro!". Con el subidón del éxito, llegaron las explicaciones. "Esta posición tampoco es fácil, sentía que tenía que estar todo el tiempo pidiendo perdón", asegura. También le tocó hacer frente a las críticas: "A la gente le sorprendía que una chica normal y corriente hubiera triunfado. Algunos de los comentarios en Youtube iban relacionados con que no era guapa. Yo flipaba. ¡Que yo hago música no soy modelo! En la tele es lo mismo, todas las presentadoras tienen que ser pibones. ¿Esto qué es?, ¿esto qué es?". 

Aunque sus letras contienen asuntos del corazón, no deja de lado la crítica y en su próximo trabajo aventura que habrá temas muy sociales, algunos de ellos relacionados con su familia. "Respeto al que no quiere usar su música para protestar pero yo cada vez me obligo más a dar voz a aquellos que no la tienen. Sé que no voy a cambiar el mundo pero si al menos puedo hacer pensar a alguien...". Afirma que muchos músicos de su quinta dicen mucho con sus letras: "Silvia Pérez Cruz, El Kanka, Antílopez, Niño de la Hipoteca, Mundo Chillón... Todos ellos hacen crítica con humor. El rap también es importantísimo, si algún día tengo un hijo lo primero que le pondré es rap. No hace falta una vez para esta generación. Es mejor que haya muchas".