Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así influye a los actores y directores recibir un Goya

El análisis de la carrera de 146 galardonados revela grandes éxitos pero también olvidos tras el premio

Tras las lágrimas de emoción y la ristra de agradecimientos al recoger un Goya luego llegan la larga espera junto al teléfono o enlazar rodaje con rodaje. ¿Supone alguna garantía de éxito o de trabajo el premio más importante del cine español? Son varios los directores y actores que han expresado la escasa repercusión en su carrera que ha tenido recibir un Goya, bien al principio o al final, y en otros casos el reconocimiento ha supuesto el trampolín definitivo hacia el estrellato. El gráfico superior muestra los casos más destacados de cómo ha afectado positivamente el reconocimiento del cine español en la carrera de intérpretes y directores.

En este análisis de los premiados por la Academia y la base de datos de las películas españolas que recoge el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte se ha estudiado la trayectoria de los ganadores en la categoría de Mejor Actor, Mejor Actriz, Mejor Director y las equivalentes para directores e intérpretes noveles. 

Los diferentes roles que atraen a los espectadores a las pantallas merecen un tratamiento diferente. En el caso de los directores, el gráfico interactivo superior al que se accede pulsando en la imagen recorre todas las películas con capital español que han dirigido en su carrera y todas las cifras de los espectadores que lograron en cines. De los 30 premios goya a la Mejor Dirección desde 1987, 18 fueron a parar a realizadores que no han conseguido a día de hoy superar el número de espectadores que alcanzaron con su película premiada. Entre ellos aparecen figuras tan conocidas como Pedro Almodóvar (premiado por Mujeres al borde de un ataque de nervios), Isabel Coixet (La vida secreta de las palabras). O el primer reconocido con un cabezón, Fernando Fernán-Gómez, en 1987. Un caso ejemplar, este: superó en 10 ocasiones por tantas otras películas el número de espectadores que vieron su película premiada,El viaje a ninguna parte, pero siempre por estrenos anteriores, como su mayr éxito,Mi hija hildegart, de 1977.

El empuje de los nuevos

Así influye a los actores y directores recibir un Goya

Directores noveles como Fernando Franco, premiado por La herida, David Pinillos, premiado en 2011 por Bon Appétit, han expresado su decepción tras recibir el galardón. Semejante reconocimiento, que llega en el momento inicial de una carrera, conlleva una gran incertidumbre. Del análisis de las carreras cinematográficas de los laureados españoles noveles destacan tres figuras por haber sido capaces de seguir haciendo aquello por lo que se les reconoció como la cara nueva más prometedora.

En la dirección ha sido Julio Medem el director novel que más largometrajes, siete, ha dirigido tras dar su discurso en la gala de los Goya, si bien es cierto que fue reconocido con el cuarto premio a este apartado de la historia de los Goya, en 1993 por Vacas.

La actriz primeriza que sobresale por el número de filmes posteriores en los que ha participado es Rosana Pastor. Al premio de la valenciana por Tierra y libertad le han seguido papeles en 27 papeles sin contar sus producciones para televisión.

El actor revelación que destaca sobre el resto es Santiago Segura, cuyo papel en El día de la bestia y el consiguiente premio en los Goya 1996 le empujó a aparecer en otras 44 producciones cinematográficas hasta la fecha. Eso sin contar sus trabajos como director al frente de Torrente, cuya taquilla y  reconocimiento por director novel en la primera entrega ayudó a que dirigiese las cuatro consiguientes. Semejante versatilidad delante y tras la cámara solo se ve superada por la de Fernando Fernán-Gómez.

Los ocho directores diferentes que fueron premiados con los restantes 10 galardones sí consiguieron superar ese hito después de su reconocimiento en los Goya. Destac José Luis Garci, que consiguió ver superado su registro premiado hasta en cuatro ocasiones.

El análisis, al basarse en las películas españolas, no tiene en cuenta aquellos largometrajes que los artistas españoles llevaron a cabo con capital de otros países. En el caso de varios realizadores se observa un parón en su carrera cinematográfica, lo que no implica una falta de trabajo. Son varios los que se han dedicado a otros proyectos, como dirigir documentales o dedicarse a la televisión. Es el caso de los noveles Roger Gual, que dirigió la primera película española de Netflix o David Pinillos, que pasó a ocuparse de la ficción Velvet.

En cuanto a los actores, se han recogido todas las películas españolas en las que han participado antes y después de su Goya, con independencia del presupuesto, que fueran protagonistas o no y su resultado en salas. Destacan los casos de José Sacristán y Antonio Resines, con las carreras cinematográficas más prolíficas que se mantienen aún en activo. Antes de recibir el Goya a la mejor actuación en 2013 por El muerto y ser feliz, Sacristán había actuado en nada menos que 115 películas, y después del galardón ha sido llamado para al menos otras ocho. Le sigue Resines, que actuó en 53 filmes antes de La buena estrella y en otros 33 después.

Carmen Maura ya había participado en 30 películas cuando le llegó su premio por el personaje de Pepa en Mujeres... Tras aquel éxito, otras 40 producciones han contado con su presencia después, dos de ellas también reconocidas por la Academia.

Los años asignados a la película son los mismos de la producción que figuran en el registro del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, independientemente de su fecha precisa de estreno. De la misma fuente se ha recopilado el resto de información, como el número de espectadores. Si detecta algún error puede indicárnoslo por correo electrónico a la dirección equipoexpres@elpais.es. En la siguiente tabla puede consultar todos los ganadores de las categorías analizadas y buscar a los artistas en los recuadros de la parte superior.

Fe de errores: En una primera versión del gráfico se decía que Fernando Fernán-Gómez había sido premiado con un Goya a la mejor dirección por el filme El viaje a ninguna parte, cuando realmente lo fue por la de El extraño viaje.

Películas estrenadas según el registro del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Más información