Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA | FALLING CRÍTICA i

Corazón intenso

Ana Rodríguez Rosell señala que, en el origen del proyecto, estaba su voluntad de trabajar con el actor de origen turco Birol Ünel

FALLING

Dirección: Ana Rodríguez Rosell.

Intérpretes: Emma Suárez, Birol Ünel, Celines Toribio, Alejandrina Castillo.

Género: drama. España, 2016

Duración: 89 minutos.

Un león persigue un corazón –que podría ser el suyo propio- en una pintura que Falling, segundo largometraje de Ana Rodríguez Rosell tras Buscando a Eimish (2012), se obstina en presentar como su emblema. La mirada itinerante de la cineasta, que en su ópera prima atravesó Berlín y Verona, recala ahora en la playa de Las Terrenas, en la República Dominicana, territorio del reencuentro entre un pintor con el corazón herido y la mujer con la vivió una historia de amor que podría medirse en porcentajes de erosión y desgaste. El propósito del encuentro no es tanto la reconciliación, sino la minuciosa reparación de una memoria sentimental que se manifiesta como trauma.

La cineasta señala que, en el origen del proyecto, estaba su voluntad de trabajar con el actor de origen turco Birol Ünel, protagonista de Contra la pared (2004) de Fatih Akin. Su interpretación en Falling, no obstante, se erige en el elemento más cargante de una película que impone un tono excesivamente enfático a una historia demasiado frágil como para transmitir la supuesta perturbación que rigió este romance condenado. Una Emma Suárez que, en este brillante tramo de su carrera, se muestra muy predispuesta a todo papel de riesgo contrapuntea, con aliviadora serenidad, los excesos, tanto formales como interpretativos, que la rodean. Si Falling le deja algo claro al espectador es por qué el personaje de Emma Suárez acabó poniendo tierra por medio: nada debe de haber más agotador que enamorarse de un tipo intenso de este calibre.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información