Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La otra reconquista de ‘Graná’

091, Los Planetas, Grupo de Expertos Solynieve y Soleá Morente vuelven a su ciudad para dar clausura al Ciclo Los Conciertos Especiales de las 2

La cantante Soleá Morente en el escenario del ciclo Los Conciertos Especiales de las 2, en Granada.
La cantante Soleá Morente en el escenario del ciclo Los Conciertos Especiales de las 2, en Granada.

El rumor del agua del patio del Palacio de los Córdova se entrecorta y suena amplificado entre el gentío que espera los conciertos a la vera del río Darro, a los pies de La Alhambra. Allí están los casi 900 elegidos para una experiencia sensorial y musical que disfrutarán durante un mediodía y toda la tarde de la música de 091, Los Planetas, Grupo de Expertos Solynieve y Soleá Morente que vuelven a casa para dar clausura al Ciclo Los Conciertos Especiales de las 2, patrocinado por Cervezas Alhambra, por segundo año consecutivo.

La primera en aparecer, bajo un sol de justicia, fue la “astro reina” Soleá Morente, que ataviada con una camisa roja atada a la cintura, dijo sentirse “una privilegiada" por inaugurar la clausura de un ciclo que ha rodado por segundo año por toda España. La pequeña de las hijas del maestro Enrique Morente arrancó con ‘Dama errante’ y siguió hasta que el sonido se cortó y le jugó una mala pasada, dejándola con el micrófono al aire, lo que no le impidió retomar después con un gran quejío en una larga letanía flamenca con la colaboración de los músicos de Napoleón Solo.

La tarde guardaba varias sorpresas, entre las que se encontraba la aparición de New Raemon, en un pequeño escenario, donde anunciaron su disco para el 11 de noviembre, justo antes de la pausa para comer. El postre lo acompasaría el otro concierto sorpresa que la organización reservaba: Paco Román, la voz y el alma de Neuman, que con su guitarra y su voz esbozaría un ‘Turn it’ acústico que hizo vibrar y cantar al público hasta uno de los escenarios principales en el que esperaban el Grupo de Expertos Solynieve.

Y la primera canción con la que arrancó la formación de Jota y Manuel Ferrón sería ‘La reconquista de Graná’, un cántico al exilio forzado por la crisis, un alegato a lo que los portugueses denominan saudade, los gallegos morriña y un granaíno de pura cepa llamaría el regomello, de estar lejos de la tierra y del imán que hasta al viajero atrae a esta ciudad.

En el público, que se movía entre las pocas sombras que los cipreses ofrecían y los huecos de sol, se entremezclaban los componentes originales de los Ángeles, banda mítica pop de Granada de los años 60, junto a Noni, cantante de Lori Meyers, y el recién elegido nuevo alcalde, Paco Cuenca. Un público exquisito y propio de la ciudad que ha dado más músicos por metro cuadrado en las últimas décadas.

De la voz de Jota y su gorro de paja para hacer frente al calor llegaría ‘Claro y meridiano’ para romperlo todo con una Soleá Morente atenta desde el público. Quedaba hueco para que Ángel Carmona, maestro de ceremonias y presentador de ‘Hoy empieza todo’ de Radio 3, preguntara a los componentes de Grupo de Expertos Solynieve qué pasaría si hubiera una reconquista de Graná. “Seguiríamos con la misma anarquía", respondió un descarado Jota.

La harmónica de José Antonio García y la guitarra de Lapido cortarían el viento ante el escenario principal, en la interpretación de un ‘La canción del espantapájaros’ que comenzaría a arremolinar a todo el público, especialmente a aquellos que lucían camisetas de 091, un largo nú mero entre los asistentes del evento. Seguirían con ‘Todo comienza a girar’, ‘Tormentas imaginarias’ y un cierre con ‘La vida que mala es’ y un ‘Qué fue del siglo del siglo XX’ con un mirador lleno y la ‘Torre de la vela’ rivalizando con la verdadera que vigilaba desde su atalaya.

El espíritu de Joe Strummer brotaba desde el escenario de las sorpresas con un Antonio Arias acústico, que daría paso a Los Planetas más sinfónicos, acompañados de varios violines, que se despedían con ‘Corrientes circulares en el tiempo’ y ‘Un buen día’ y ese gol de Mendieta tan increíble a la vera del río Darro, esa arteria de la que nace el torrente creativo y artístico en Granada, que baja cargado de un poso metálico que hace que fluya esa magia y que el compás magnético marque siempre el mismo norte: La música, la verdadera protagonista de la otra reconquista de Graná, la que no tiene lágrimas de Boabdil ni sale en vídeos del Estado Islámico, pero sí mucha salud, libertad y mucho rock and roll.