Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arcángel y las Voces Búlgaras abren la tercera edición de Flamenco on Fire

El festival navarro arranca mañana convertido ya en uno de los más prestigiosos en su especialidad

El cantaor Arcángel.
El cantaor Arcángel.

En la Comunidad Foral de Navarra, un gobierno presidido por Uxue Barkos, de Geroa Bai; en el Ayuntamiento de Pamplona, la capital de la comunidad, un ejecutivo de coalición presidido por Bildu. Y en la ciudad, un festival de flamenco que con tan sólo tres ediciones se ha situado claramente, con sorpresa y reconocimiento de los expertos, en la geografía española del arte jondo.

Esta tercera edición, que abrirá mañana miércoles el cantaor onubense Arcángel junto a las Voces Búlgaras y cerrará el domingo 28 el guitarrista Vicente Amigo, es la primera que se programa y realiza con la izquierda nacionalista en el poder. ¿Ha supuesto esta circunstancia un peligro para el festival en algún momento? El director, Miguel Morán, asegura que no, pese a que se llegó a hablar de que no se celebraría: "Es cierto que a comienzos de año hubo algunas dudas y se retrasó algo la programación, pero la verdad es que la presidenta Uxue Barkos me aseguró que el festival se hacía sí o si, y así ha sido".

Para redondear la buena predisposición, el Ayuntamiento ha subido este año la subvención. "Es que además —explica Morán— a la concejala de Cultura, Maider Beloki, le gusta el flamenco". "Sí, puede ser que a un sector minoritario pueda no gustarle o que vea esto como algo españolista, pero la verdad es que el flamenco es ya una música universal, que tiene éxito en todas partes, y aquí también, al margen de posiciones políticas".

En lo que sí se ha notado la influencia de las nuevas administraciones es en un ciclo que se celebra esta edición por primera vez, Flamenco en los balcones, que llenará las calles de Pamplona de flamenco al aire libre, durante la mañana y con carácter gratuito. "Pero es que creo que es una buena idea", dice Morán, es una excelente manera de acercar el flamenco a más público, así que no tenemos ningún problema con este ciclo, más bien al contrario".

Escenarios

Tras la apertura de mañana miércoles 24 en el teatro Gayarre con Arcángel y las Voces Búlgaras, con el espectáculo Estruna, mezcla de flamenco y folclore búlgaro, el 26, en uno de los escenarios centrales, el auditorio Baluarte, Farruquito presenta de nuevo su espectáculo en familia, en el que participan sus hermanos Farruco y El Carpeta y su primo Barullo.

Comentario aparte merece la actuación el día 27, en el Zentral, de la pianista de jazz y flamenco Ariadna Castellanos, junto al sonido electrónico de Ed is Dead. Una música diferente y de difícil clasificación, pero llena de talento.

El domingo 28 Vicente Amigo cerrará también en Baluarte los grandes espectáculos, presentando su último álbum. Pero antes ocurrirán muchas cosas de gran interés. Se repite el Ciclo nocturno, que recrea una suerte de tablao, con cena incluida para quien lo desee. Aunque en formato pequeño, estos espectáculos están repletos de artistas de la máxima calidad: Diego del Morao, Diego Carrasco con la colaboración de Tomasito, Alba Molina, Belén Maya y la reunión del mejor baile flamenco con origen en las cuevas del Sacromonte y en la estirpe de los Maya: Juan Andrés Maya, Iván Vargas y Alba Heredia El ciclo Flamenco en los balcones también reúne a un plantel interesante de artistas: Pepe Habichuela, Arcángel, Alba Molina, Montse Cortés, Guadiana o Dani Morón, entre otros. Además se celebrarán unas jornadas sobre arte flamenco en honor, como cada año, del maestro Sabicas, nacido en Pamplona y considerado uno de los mejores guitarristas flamencos de todas las épocas, y este año, además, a Juan Habichuela, recientemente desaparecido. Las jornadas ofrecerán conferencias y proyecciones cinematográficas.

El festival se completa con el regreso del ciclo dedicado a los artistas locales —demostrándose así que el flamenco no es sólo cosa de andaluces— talleres, cursos y oferta gastronómica.

Flamenco on Fire ha logrado en tan solo tres ediciones mucho público y reconocimiento, también el respeto de otros festivales mucho más antiguos. Curiosamente lo ha logrado en parte mirando al pasado y celebrando a los viejos maestros, como Sabicas, o recobrando la perdida convivencia entre artistas y aficionados tras las actuaciones. En anteriores ediciones ha sido posible, por ejemplo, ver de madrugada en la sede del certamen, alrededor de una mesa, a Farruquito tocando la guitarra para que Estrella Morente se arrancara por bulerías ante el regocijo de aficionados y el coro de músicos y palmeros.

Pero al mismo tiempo, el ciclo navarro no tiene complejos a la hora de presentar otras visiones del flamenco, tanto musicales como teóricas, ni de utilizar un modelo de gestión y de comunicación diferente, adaptado al siglo XXI.

Más información