Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Corridas Generales de Bilbao

Una seria y exigente novillada de José Cruz supera a los jóvenes aspirantes

Alejandro Marcos, Pablo Aguado y Adame no aprovechan la oportunidad y se van de vacío

La novillada de la feria tenía tintes emotivos. El ganadero de Bilbao José Cruz, homenajeado al mediodía con la presentación de un libro biográfico en la misma plaza de Vista Alegre, trajo un encierro de presentación excelente, muy seria y que tuvo características para el triunfo. Ahora bien, novillada exigente, de las que sin exhibir peligro pedía conocimiento a los actuantes.

Después de un inicio soporífero en los dos primeros actos, con dos utreros faltos de fuerza, salió un sensacional sobrero en tercer lugar, al que Adame no acabó de entender.

Alejandro Marcos demostró su buen corte ante el soso primero, que se apagó demasiado pronto. Quizá, le faltó el lógico reposo al salmantino, que podía haber administrado mejor la poca fuerza de su oponente. En el cuarto, un novillo muy serio, Marcos estuvo firme para solventar los muchos problemas que tuvo delante pero la falta de transmisión del animal apagó el buen tono de una faena que se alargó demasiado.

Pablo Aguado mostró dos caras en su presentación en Bilbao. En el primero, un ejemplar con poca fuerza, el sevillano estuvo inseguro y siempre de perfil; le faltó la decisión que derrochó en el quinto. Cuatro faroles de rodillas y una entrega sin límite. Si bien, la lidia no fue ordenada y acabó con una voltereta nada positiva para el novillo, que se quedó complicado. Con todo, dándole distancia la transmisión estaba asegurada. El de José Cruz tenía un punto de mansedumbre, pero con la calidad suficiente cuando tomaba la muleta. Quizá, demasiada exigencia para quien está empezando. De no haber fallado con el descabello habría visto recompensado su pundonor.

CRUZ / MARCOS, AGUADO, ADAME

Novillos de José Cruz, -el tercero fue devuelto por falta de fuerza y sustituido por un excelente sobrero del mismo hierro-, todos muy bien presentados y de comportamiento desigual.

Alejandro Marcos: estocada baja (saludos); estocada (saludos).

Pablo Aguado: tres pinchazos y descabello (silencio); estocada y seis descabellos (saludos tras aviso).

Luis David Adame: dos pinchazos y estocada (saludos); dos pinchazos, media y tres descabellos (silencio tras aviso).

Saludaron tras banderillear Manuel Ángel Gómez y Sánchez Araujo en el segundo, y Miguel Martín en el sexto.

Plaza de Bilbao. 21 de agosto. Segundo festejo de las Corridas Generales. Un cuarto de plaza.

Al mexicano Adame le tocaron dos ejemplares para firmar una buena presentación en Bilbao. Primero, un sobrero con humillación, largura en la embestida y fijeza, pero Adame se limitó a ligar muletazos despegados que siempre llegaron fríos a los tendidos. Estuvo más cómodo en los estatuarios iniciales y en los alardes finales que en el toreo fundamental.

Tuvo que pasar por la enfermería al término de la faena par ser atendido de una herida en tres dedos de la mano izquierda. Salió para lidiar al sexto, un novillo que se movió sin codicia en el primer tercio y posibilitó un espectacular quite por zapopinas del joven hidrocálido y un sensacional tercio de banderillas protagonizado por Miguel Martín. A partir de ahí volvió a estar cómodo en los estatuarios para repetir su toreo despegado y con pocos recursos ante un novillo que se rajó en el tramo final.

La novillada hizo honor a la historia de Bilbao, ya que fue una auténtica corridita de toros, de excelente presentación y con la lástima de que varios animales se vinieron a menos en la muleta.