LA MAR DE LECTURAS PARA JÓVENES
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Las brujas

Anímate a leer este párrafo de la obra de Roald Dahl, con tus hijos y… ¡quedarán hechizados! EL PAÍS y Loqueleo, de la editorial Santillana, te ofrece lecturas y desafíos

Las brujas de todo el mundo, bajo la apariencia de mujeres corrientes, están celebrando su Congreso Anual y han decidido aniquilar a todos los niños sirviéndose de un ratonizador mágico. ¿Conseguirán vencerlas el protagonista de esta historia y su abuela?

En los cuentos de hadas, las brujas llevan siempre unos sombreros negros ridículos y capas negras, y van montadas en el palo de una escoba.

Pero este no es un cuento de hadas. Este trata de BRUJAS DE VERDAD.

QUENTIN BLAKE

Lo más importante que debes aprender sobre las BRUJAS DE VERDAD es lo siguiente. Escucha con mucho cuidado. No olvides nunca lo que viene a continuación.

Las BRUJAS DE VERDAD visten ropa normal y tienen un aspecto muy parecido al de las mujeres normales. Viven en casas normales y tienen trabajos normales.

Por eso son tan difíciles de atrapar.

Una BRUJA DE VERDAD odia a los niños con un odio candente e hirviente, más hirviente y candente que ningún odio que te puedas imaginar.

Una BRUJA DE VERDAD se pasa todo el tiempo tramando planes para deshacerse de los niños de su territorio. Su pasión es eliminarlos, uno por uno. Es la única cosa en la que piensa durante todo el día. Aunque esté trabajando de cajera en un supermercado, o escribiendo cartas a máquina para un hombre de negocios, o conduciendo un coche de lujo (y puede hacer cualquiera de estas cosas), su mente estará siempre tramando y maquinando, bullendo y rebullendo, silbando y zumbando, llena de sanguinarias ideas criminales.

“¿A qué niño —se dice a sí misma durante todo el día—, a qué niño escogeré para mi próximo golpe”.

Una BRUJA DE VERDAD disfruta tanto eliminando a un niño como tú comiéndote un plato de fresas con nata.

Cuenta con eliminar a un niño por semana. Si no lo consigue, se pone de mal humor.

“Un niño por semana hacen cincuenta y dos al año. Espachúrralos, machácalos y hazlos desaparecer”.

Ese es el lema de todas las brujas.

Eligen cuidadosamente a su víctima. Entonces, la bruja acecha al desgraciado niño como un cazador acecha a un pajarito en el bosque.

Pisa suavemente. Se mueve despacio. Se acerca más y más. Luego, finalmente, cuando todo está listo… ¡zas!… ¡se lanza sobre su presa! Saltan chispas. Se alzan llamas. Hierve el aceite.

Las ratas chillan. La piel se encoge. Y el niño desaparece.

Debes saber que una bruja no golpea a los niños en la cabeza, ni les clava un cuchillo, ni les pega un tiro con una pistola. La policía atrapa a la gente que hace esas cosas.

Pero a las brujas nunca las atrapan. No olvides que las brujas tienen magia en los dedos y un poder diabólico en la sangre. Pueden hacer que las piedras salten como ranas y que lenguas de fuego pasen sobre la superficie del agua.

Estos poderes mágicos son terroríficos.

Afortunadamente, hoy en día no hay un gran número de brujas en el mundo. Pero todavía hay suficientes como para asustarte. En Inglaterra, es probable que haya unas cien en total. En algunos países tienen más; en otros tienen menos. Pero ningún país está enteramente libre de brujas.

Fragmento de Las Brujas de Roald Dahl. Ilustraciones de Quentin Blake. Sello Loqueleo, de Santillana. +10 años. Más lecturas en Loqueleo.com

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS