Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España, a la cabeza en compradores de tabletas y lectores electrónicos

Diversos expertos mundiales reunidos en la plataforma Readmagine contemplan las tendencias y los nuevos hábitos editoriales y de entretenimiento en internet

Antes muerto que sin mi Smartphone, pero tampoco sin mi tableta o mi lector digital. Mucho menos solo, sin mis redes sociales o anulado en el cada vez más ignorado mundo analógico… España se ha convertido en un territorio jugoso para los distribuidores de productos tecnológicos. Mucho, si lo comparamos con el entorno de países desarrollados en internet a nivel global, asegura Jason Mander, uno de los responsables de Global Web Index (GWI). Ha sido uno de los ponentes en el foro Readmagine, que ha tenido lugar esta semana en la Casa del Lector.

Más allá de ser los campeones en las redes sociales, España lo es también en el consumo de dispositivos, según una encuesta de GWI en 32 países de los cinco continentes. El 93% de la población entre 16 y 64 años posee un teléfono inteligente y el 88%, ordenador. Pero también su tableta o su lector electrónico, que utilizan, sobre todo, para su ocio y entretenimiento. Un 58% los primeros (frente a un 44% del resto) y un 32% los segundos: líderes mundiales en estos dos campos.

Son datos que saltaron esta semana ante los participantes en el foro de la Casa del Lector. El mundo editorial se ha confrontado estos días al aprendizaje de nuevos métodos para lanzar productos en internet. Javier Celaya, editor de Dosdoce y consultor digital, todo un gurú en este mundo, cree que hay mucho que aprender de los creadores de videojuegos, por ejemplo: “El mundo del libro debe afianzarse en diseñar productos que aúnen la lectura con avances digitales y de entretenimiento. Los creadores de videojuegos tienen claves que deben compartir en ese sentido. Antes resultaba caro, ahora por 10.000 euros puedes lanzar un producto atractivo”, comenta Celaya.

También lo cree Luis González, de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, impulsor de Readmagine. “Más en un entorno donde los lectores crecen y necesitan ser abordados uno a uno, con especial mimo”. La plataforma existe precisamente para buscar un encuentro del sector a nivel mundial que proporcione nuevas herramientas dentro de un contexto cada vez más personalizado cara a los usuarios.

Hasta allí ha llegado Jason Mander, con su encuesta sobre hábitos de consumo digital en España. Contó que para la alta presencia e involucración de los españoles en las redes sociales, no resulta extraño que el país sea una especie de goloso mercado donde penetran las tecnológicas. Los españoles pasan 1,98 horas en contacto con las redes. Y sobresalen respecto a otros en Facebook (84 frente a 80%), Twitter (48/43%), Whatsapp (82/46%), Google (48/46%) o YouTube (89/85%).

¡Cuidado con los ad blockers!

Justo cuando la industria del entretenimiento o la prensa digital comenzaba a sacar algo el cuello de la masacre que internet ha llevado a cabo con los medios tradicionales, llegan los bloqueadores de publicidad (ad blockers). Entre 2014 y 2015 crecieron ni más ni menos que un 41% a nivel global. Se han convertido en una auténtica pesadilla para los nuevos modelos de negocio. “Son una tendencia imparable y toda una amenaza, como se ve en nuestro estudio”, asegura Jason Mander, de Global Web Index. Están catalogados, como los buscadores de una mayor privacidad en internet mediante Virtual Private Network (VPN). “Los que se los instalan son hombres, en su mayoría, jóvenes y de clase alta”, afirma Mander. Las motivaciones que les llevan a instalar estas aplicaciones son varias: privacidad, no interrumpir el acceso al entretenimiento, enmascararse si accedes a según qué sitios desde el ordenador del trabajo… La tecnología lo permite… Así como cercena, daña y frena las salidas de modelos pasados a los que cuesta reconvertir y transformar en competitivos cara a un futuro cada vez más esquivo.

Son opciones que amenazan cada vez más la concepción del libro como objeto sagrado. Es lo que cree Laura Nevannlina, editora finlandesa de Kaiken Publishing, la marca que junto a Rovio Animation ha creado el fenómeno Angry Birds. “Leo cuentos en papel a mis hijos, leo libros en mi lengua madre, finlandés. El resto: trabajo, informes, periódicos, en pantallas”. Por eso cree que cada vez más, el culto al libro como bien secular e indestructible, sufre un evidente acoso. “Por eso, debe aprender a sobrevivir con técnicas volcadas al entretenimiento, adoptar la frescura de contenidos que nos vienen de otros ámbitos y que obligan al producto a buscar sin descanso salidas frescas y originales”.

Aun así, la lectura resiste embates, seguun la encuesta de Global Web Index. Entre las preferencias a la hora de repartir el tiempo que se utiliza en la red, el cine quedá en primera posición con un 67% de usuarios. Le siguen los viajes y lo que denominan nuevos placeres (58%), después restaurantes, comida y cocina (58% también) y la música (56%). Los libros quedan en quinto lugar (52%) por delante de asuntos relacionados con la ciencia y la tecnología, las noticias o la televisión.