Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Música electrónica con un toque afrancesado

Breakbot son la última promesa del ‘french touch’ popularizado por Daft Punk

El dúo musical Breakbot.
El dúo musical Breakbot.

Cuando el french touch, aquella etiqueta que definió la música electrónica francesa del cambio de siglo, parecía un concepto de capa caída, Thibaut Berland apareció en escena con una irresistible reivindicación de la música disco de finales de los 70. Su primer lanzamiento al frente de Breakbot, el EP Happy Rabbit, publicado en 2007, convirtió al dj y productor en un nuevo icono de una escena siempre ávida de figuras emergentes con proyección artística y comercial.

Nueve años después, el proyecto ya cuenta con dos álbumes, By Your Side y el reciente Still Waters, y con un miembro más en sus filas, el vocalista Christopher Irfane Khan-Acito, conocido popularmente como Irfane. “Digamos que en este disco en concreto Breakbot somos los dos”, afirma Berland. “En los próximos quién sabe. Pero para Still Waters me parecía muy natural que él participara activamente en todo el proceso: tanto en el primer disco como en los directos de presentación que vinieron después Irfane tuvo una presencia muy marcada en las canciones del proyecto, así que tenía sentido que el nuevo lo grabáramos los dos juntos”.

El ahora dueto, al menos hasta nueva orden, estiliza y profesionaliza su sonido en un regreso discográfico de incuestionable tono veraniego. En palabras de Irfane, “hay más instrumentos y una producción más natural”. “Queríamos hacer”, explica, “un disco más orgánico, que transmitiera más cercanía y calidez y que a la vez fuera igual de bailable. Es por ello que decidimos trabajar en un entorno más profesional, en un estudio y con una banda”.

Como ya hizo en su debut, en el nuevo álbum Breakbot apuesta sin disimulo por un revival de la música disco, el funk y el house. Pero lo materializa desde recursos totalmente contemporáneos. Es un viaje al pasado desde la frescura y el toque moderno. Lo explica Irfane: “Siempre nos ha gustado ese proceso a la inversa, partir de la actualidad para acabar en el pasado. Nuestra pasión por la música se remonta a cuando éramos unos chavales y empezamos a escuchar hip-hop, que en ese momento, a inicios de los 90, era una escena rompedora. Fueron los samples que utilizaban sus productores lo que nos permitió descubrir la música disco o el G-Funk, que ahora son sonidos clave en nuestras canciones”.

Intimidad cálida

Y de todo eso hay a raudales en Still Waters. El disco suena sexy, cálido, sofisticado y creíble. Como si la banda y sus músicos estuvieran tocando en el salón de casa. Y lo acompañan de un puñado de hits disco-funk que podrían resucitar a un muerto. “Nos influye la misma música de siempre, pero a medida que pasan los años descubres cosas nuevas que te hacen mejorar y evolucionar, como el R&B comercial, que tiene una incidencia clara en el disco”, comenta Irfane. “Sí, hay muchas cosas actuales que nos influyen”, remata Berland. “Por ejemplo, que las producciones de grandes estrellas como Kanye West o Drake asuman tantos riesgos nos parece admirable e inspirador”.

Aunque más allá de sus conexiones con la actualidad, Breakbot sigue invocando la mejor esencia de la escena electrónica francesa. La autóctona y la que lo parece aunque venga de fuera. “Somos amigos de (la banda canadiense) Chromeo, pero sobre todo somos admiradores de su música. Creo que tenemos similitudes, pero ellos tienen una interpretación pop que nos encanta”, afirma Irfane. Por su parte, Thibaut Berland lo tiene claro: “Daft Punk es el grupo que más me ha inspirado desde que empecé a hacer música, sin él dudo mucho que la escena francesa hubiera llegado tan alto. A Daft Punk se lo debemos casi todo”.

'House' a la francesa

Uno de los códigos más reconocibles de la música electrónica europea es el llamado french touch. Esta forma sutil y sofisticada de distinguir al house francés de inicios de los 90 ha calado hondo entre el público, que identifica al momento sus credenciales: un irresistible combinado de sonidos funk, ritmos house, filtros in crescendo, samples de música disco y el característico sabor afrancesado de la producción. Daft Punk, Motorbass, Stardust, Bob Sinclair, Justice o, más recientemente, Breakbot, le han puesto nombre y apellidos a un subgénero que aún es referencia en todo el mundo.